Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mientras crecía, esperaba el día en que existiera una Casa de Adoración Bahá’í en cada continente del planeta.

Ahora, eso es una realidad, cada continente alberga un Templo Bahá’í, y las Casas de Adoración Bahá’ís locales han comenzado a materializarse en pueblos, regiones y países de todo el mundo. A medida que este proceso de construcción va tomando forma, me siento cada vez ansiosa de aprender cómo este espíritu de adoración y devoción evolucionará y se presentará en tales localidades, particularmente cómo la comunidad y la localidad donde se encuentren estas instituciones divinamente ordenadas influenciarán y orientarán estilos, sonidos y melodías compartidas y escuchadas dentro de estas Casas de Adoración.

Así que vamos a examinar la potencia que tiene la recitación de textos sagrados dentro de las Casas de Adoración Bahá’ís, las formas en que las comunidades son alentadas a compartir textos religiosos sagrados y los parámetros que las Instituciones Bahá’ís han establecido para garantizar que los ‘adornemos con aquello que le corresponda”.

Casa de Adoración Bahá'í en Battambang, Camboya.

Casa de Adoración Bahá’í en Battambang, Camboya.

Recientemente, el mundo ha sido testigo de la inauguración de dos nuevas Casas de Adoración Bahá’ís locales. La primera tuvo lugar en Battambang, Camboya y la segunda no fue hace mucho tiempo, en el Norte del Cauca, Colombia. Cada ceremonia de inauguración consistió en un programa acorde y relevante para la sagrada ocasión, y para la localidad. En El libro Más Sagrado, Bahá’u’lláh llamó la atención sobre lo poderoso de recitar los versos de Dios en todas las casas de adoración bahá’ís, identificadas por el nombre árabe Mashriqu’l-Adhkar, que significa “Lugar de amanecer de la mención de Dios”:

“Enseñad a vuestros hijos los versículos revelados desde el cielo de majestad y poder, para que con las más cadenciosas melodías reciten las Tablas del Todomisericordioso dentro de los aposentos del Mashriqu’l-Adhkar. Quien haya sido arrobado por el éxtasi s nacido de la adoración de Mi Nombre, el Más Compasivo, recitará los versículos de Dios de tal modo que cautive el corazón de los que aún estén dormidos. Bienaventurado aquel que haya bebido el Vi no Místico de la vida sempiterna de las palabras de su misericordioso Señor en Mi Nombre, un Nombre mediante el cual toda montaña alta y majestuosa ha sido reducida al polvo”. – Bahá’u’lláh, El Libro Más Sagrado, p. 105.

Normalmente, como músico, cuando leo frases como “tonos melodiosos”, “recita los versos” y “cautiva los corazones”, mi mente y mi corazón vuela al imaginar la belleza y singularidad que se escuchará en cada parte del mundo donde se establezcan estas Casas de Adoración.

Los bahá’ís tienen instrucciones claras sobre la naturaleza de las reuniones y servicios que tienen lugar dentro de estos espacios espirituales: que las Casas de Adoración Bahá’ís se usen pura y exclusivamente para la adoración, que no se introduzcan formas, rituales ni costumbres establecidas. y por encima del mínimo establecido en las enseñanzas bahá’ís. Las reuniones en las casas de adoración bahá’ís deben ser simples, dignas y diseñadas para elevar el alma. En una Casa de Adoración Bahá’í, no escucharás discursos ni sermones, solo la palabra sagrada de las sagradas escrituras del mundo.

Debido a que Bahá’u’lláh nos animó a “entonar versos sagrados … en la melodía más maravillosa y elevar tales himnos de alabanza“, usted solo escuchará la música cantada, sin acompañamiento instrumental, en una Casa de Adoración Bahá’í. Escuchará a un cantante solista o un grupo de cantantes, en forma de acapella, cantando y entonando las sagradas escrituras de la Fe Bahá’í y otras, también.

El hecho de que los bahá’ís solo utilicen la música en el contexto de las voces físicas en la Casa de Adoración muestra la pureza de un espacio tan sagrado, y nos hace centrarnos en las palabras que se entonan en aquel lugar. Se alienta el uso arreglos melódicos, tonos, notas, inflexiones y espacios entre las palabras, todo al servicio de los textos sagrados. La belleza de esto es que variará de un país a otro, de una región a otra. En un artículo titulado ‘Consideraciones para establecer el texto sagrado en música para el Mashriqu’l-Adhkar’ por el musicólogo, erudito y autor bahá’í R. Jackson Armstrong-Ingram, sugirió que:

En términos de los escritos (bahá’ís) no hay “música” en el Mashriqu’l-Adhkar; sólo hay diferentes maneras de “leer”. – R. Jackson Armstrong-Ingram, Arts Dialogue, 1996.

La música en el Mashriqu’l-Adhkar es aprovechar los sentidos para ayudar a la comprensión del texto. Si una música proporciona un vehículo comprensible para el texto sagrado y atrae el corazón de al menos su cantante, probablemente sea una música aceptable. Si una música no proporciona un vehículo comprensible para el texto, no es adecuado sin importar cuánta gente la encuentre hermosa o conmovedora. La función principal de la música Mashriqu’l-Adhkar es hacer que el texto sea más accesible que si se hablara … En resumen, los escritos requieren que las músicas compuestas y seleccionadas para su uso en el Mashriqu’l-Adhkar apunten a ciertas cualidades afectivas mientras entregan claramente el texto sagrado. Estos requisitos no están ligados a ningún estilo particular de música perteneciente a una cultura en particular, y pueden aplicarse en cualquier cultura. Hacen demandas muy específicas, pero las demandas se refieren a objetivos en lugar de medios. – Ibid.

Reflexionando sobre las palabras de Bahá’u’lláh y Abdu’l-Bahá, la guía de Shoghi Effendi y las reflexiones de R. Jackson Armstrong-Ingram, siento que al usar la voz humana para cantar las palabras sagradas en las Casas de Adoración Bahá’ís proporciona el vehículo más puro posible para la música sacra. Bahá’u’lláh nos animó a:

“Entona, oh Mi siervo, los versículos de Dios que has recibido, como son entonados por aquellos que se han acercado a Él, para que la dulzura de tu melodía encienda tu propia alma y atraiga los corazones de todos los hombres”. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, p. 295.

El uso exclusivo de la voz humana en las Casas de adoración bahá’ís protege a las comunidades de todo el mundo, permitiéndoles desarrollar sus propios poderes creativos de expresión, informados por sus propias prácticas culturales y los parámetros establecidos por las instituciones bahá’ís, para compartir auténticamente cómo Los escritos bahá’ís les hablan. Ya estamos presenciando el surgimiento de textos sagrados con melodías cautivadoras que reflejan a las comunidades de todo el mundo, lo que demuestra aún más la diversidad de la comunidad internacional bahá’í. De alguna manera, esto podría verse como el surgimiento de una nueva forma de música sacra en la historia, pero en última instancia, se convertirá en un reflejo de cómo cada comunidad, única a su manera, se inspira en la revelación de Baha’u’llah.

0 Comentarios

characters remaining