Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Aquí en BahaiTeachings.org recibimos muchos comentarios y preguntas, pero una de las más frecuentes es “¿cómo me convierto en Bahá’í?”.

Un correo electrónico enviado por un buscador escribe lo siguiente: “Quiero ser miembro de tu hermosa religión. ¿Qué debo hacer para lograrlo?”

Los Bahá’ís no tienen clero, ni rituales, ni ritos y no existe el bautismo, es así que convertirse en Bahá’í no involucra ninguna ceremonia o observancia en particular. De hecho, ‘Abdu’l-Bahá dio está definición: “Un Bahá’í es alguien que ama y sirve a toda la humanidad”.

Básicamente, convertirse en Bahá’í se trata de una decisión sincera, espiritual y es una decisión profundamente personal. Realmente te conviertes Bahá’í cuando comienzas a creer en Bahá’u’lláh y en las enseñanzas Bahá’ís. Debido a que la Fe Bahá’í no tiene clero ni ninguna iniciación, convertirse en Bahá’í significa sencillamente realizar el compromiso individual a tratar de seguir todas las enseñanzas de Bahá’u’lláh.

Esta decisión generalmente ocurre después un proceso interno de búsqueda de sabiduría espiritual y guía; después de descubrir las enseñanzas Bahá’ís y explorarlas; después de comenzar a reconocer y amar a Bahá’u’lláh y su mensaje de unidad de todos los pueblos y la renovación una fe mundial; y comenzar a identificarse con las verdades místicas internas, así como las metas de progreso social de la Fe Bahá’í.

Para algunas personas, pasar por este camino de búsqueda puede tomar toda una vida, pero para otros, el reconocimiento de la verdad de las enseñanzas Bahá’ís ocurre instantáneamente.  No existe un tiempo prescrito, ni un plazo, ni camino correcto o incorrecto de búsqueda: todos caminamos nuestro propio camino espiritual y tomamos nuestra propia decisión.

Una vez que atraviesas ese camino místico y miras dentro de tu propia alma, puedes estar listo para convertirte en Baháí.

El proceso físico de convertirse en Bahá’í, de unirse a la comunidad Bahá’í y firmar como miembro de la Fe, es muy sencillo. Varía de país a país, dependiendo de las leyes civiles y religiosas, pero en la mayoría de los países, simplemente, firmas una tarjeta de declaración, la cual generalmente es como esta tarjeta de declaración de Australia:

Deseo convertirme en miembro de la comunidad Bahá’í. Acepto a Bahá’u’lláh como Portador del Mensaje de Dios para esta época y me esforzaré en seguir sus enseñanzas y en vivir la vida Bahá’í. También acepto la autoridad de las instituciones que administran los asuntos de la comunidad Bahá’í.

Bahá’u’lláh dijo que los Bahá’ís no deberían hacer proselitismo o tratar de convertir a alguien a la Fe Bahá’í forzosamente o sin su consentimiento. Esto significa que ser Bahá’í es completamente voluntario y depende totalmente de ti. Ninguna persona puede condicionar o determinar tus creencias.

Cuando firmas la tarjeta de declaración Bahá’í, serás bienvenido alegremente a tu comunidad Bahá’í local y serás parte de la comunidad Bahá’í mundial. Sin embargo, ese poderoso momento de reconocimiento, el momento en que decides ser Bahá’í, sucede primero en tu corazón.

En esencia, convertirse en Bahá’í significa enamorarse de la belleza, unidad y justicia, los sellos de la Revelación de Bahá’u’lláh. Este importante acontecimiento espiritual de tu vida, tomar la decisión de reconocer el mensajero de Dios, te llena de gran paz, alegría y libertad.

Bahá’u’lláh alabó este proceso en términos muy elevados:

“El primer deber prescrito por Dios a Sus siervos es el reconocimiento de Aquel que es la Aurora de Su Revelación y la Fuente de Sus leyes… Incumbe a todo el que alcance esta muy sublime estación, esta cumbre de trascendente gloria, observar cada uno de los preceptos de Aquel que es el Deseo del mundo.  Estos dos deberes son inseparables.  Ninguno es aceptable sin el otro”. – Bahá’u’lláh,  El Libro Más Sagrado, p. 19.

Cuando te conviertes en Bahá’í, te estás uniendo a los millones de seguidores de Bahá’u’lláh alrededor del mundo. Entras dentro de un hermoso jardín de fraternas almas que abarca cada etnia, color, clase y nacionalidad. Reconoces al mensajero de Dios para este Día. Y, principalmente, tomas el siguiente paso en un camino espiritual destinado a preparar a tu alma para su viaje eterno.

Si estás interesado en conocer más sobre cómo convertirte Bahá’í, ¡puedes llenar este formulario!

0 Comentarios

characters remaining