Sabemos algo importante de registros fósiles y geológicos: nuestros ancestros vinieron de un mundo que se volvió muy frío poco después de su aparición.

Afortunadamente para nosotros, sobrevivieron en África, que entonces era una región moderadamente templada, cuando gran parte del hemisferio norte del planeta se volvió inhabitable, congelado en un hielo de una milla de profundidad.

¿Cómo funcionó eso? Bueno, el período glacial más reciente de la Tierra -que la mayoría de nosotros llamamos la Era de Hielo- ocurrió durante los últimos mil siglos de la Era Pleistoceno, desde aproximadamente 110,000 hasta alrededor de 12,000 años atrás. Los humanos modernos-homo sapiens sapiens-solo evolucionaron hace tan solo 163,000 años, un tiempo relativamente corto antes de que el mundo comenzara a volverse muy, muy frío.

Aproximadamente en 10,000 a. C, cuando el hielo comenzó a retroceder cuando el clima de la Tierra comenzó un ciclo de calentamiento natural nuevamente, los científicos creen que nuestros antepasados comenzaron sus migraciones de África a Asia, Europa, Australia y las Américas. Impulsados por el calor, la sequía, una población humana en expansión y el ciclo normal de variación culminante, esos pueblos buscaron una vida mejor para ellos y sus familias, convirtiéndose en los primeros migrantes.

Si lo piensas, todos debemos nuestra existencia a la valentía y el coraje de aquellos pueblos ancestrales, nuestros antepasados comunes, y a las condiciones climáticas que hicieron posible sus vidas y el crecimiento de nuestra especie. ¿Puedes imaginarte el desafío espiritual que una exploración tan peligrosa de lo desconocido debe haber supuesto para ellos? ¿Te imaginas lo que se necesitó para simplemente sobrevivir? Por su tenacidad y su audacia, les debemos nuestra gratitud y nuestras vidas.

Las enseñanzas bahá’ís nos piden a todos, sin importar nuestra etnia, color de piel u origen nacional, que nos veamos como la progenie de esas personas originales, como una familia humana:

Todos debemos considerarnos como hojas, ramas y frutos de un árbol, hijos de un hogar; pues todos descendemos de la progenie de Adán. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación de la Paz Universal, p. 174.

Esa combinación de frío que retrocede y calor que avanza tiene relevancia inmediata en la actualidad. Nuestros siete mil millones de parientes aquí en el planeta Tierra ahora enfrentan un desafío espiritual similar e igualmente desalentador: mientras se derriten el hielo glacial y las regiones polares del mundo, ahora tenemos que encontrar una forma de lidiar con el calor global en rápido aumento.

Más allá de la fluctuación natural de las temperaturas globales, y por primera vez en la historia de la humanidad, nuestro planeta se está calentando muy rápidamente, muy por encima de los niveles previamente registrados. Los científicos en general coinciden en que este cambio en nuestro clima, causado en gran parte por la actividad humana, proviene principalmente de la quema de combustibles fósiles y la acumulación en la atmósfera de la Tierra de sus gases de efecto invernadero. Esto nos amenaza a todos y desafía nuestra sostenibilidad como especie. El cuerpo de gobierno internacional elegido democráticamente de la Fe Bahá’í, la Casa Universal de Justicia, escribió recientemente:

La investigación científica sobre la cuestión de las contribuciones humanas al calentamiento global se ha desarrollado gradualmente a lo largo de más de un siglo de investigación y, más recientemente, con un intenso escrutinio. Si bien, naturalmente, habrá diferencias de opinión entre los científicos individuales, en la actualidad existe un grado sorprendente de acuerdo entre los expertos en campos relevantes sobre la causa y el impacto del cambio climático. – 29 de noviembre de 2017.

Si lee el Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, que puede encontrar en el sitio web del IPCC, comprenderá lo que significa la Casa Universal de Justicia. Producido por más de 600 expertos científicos de 32 países, aprobado por 195 naciones, el informe sintetiza más de 9.200 publicaciones científicas y tiene en cuenta 54.677 comentarios de 1.089 revisores científicos, lo que lo convierte en uno de los documentos científicos más rigurosamente revisados en la historia.

El informe del IPCC concluye categóricamente que el calentamiento de nuestro planeta es inequívoco y que la causa principal ha sido las acciones humanas de las últimas décadas. El cambio climático no es solo una teoría o una creencia; es un hecho científico, confirmado por la aplastante mayoría de los científicos del mundo.

La palabra latina sapiens significa “sabio” y, así como la ciencia nos ha etiquetado como “doblemente sabios”, los seres humanos necesitamos abordar de forma inteligente esta enorme señal de socorro global que recibimos de nuestro propio planeta. Pero primero, tenemos que definirlo: ¿el cambio climático es una amenaza tecnológica, un desafío científico, un problema del capitalismo industrializado, un fenómeno concomitante de sobrepoblación, una política y una lucha política, un problema energético?

El consenso científico responde afirmativamente a todas esas preguntas, pero eso no nos acerca a soluciones reales. Muchos expertos han concluido que las soluciones no serán de naturaleza fundamentalmente tecnológica; en su lugar, podríamos comenzar a considerar el cambio climático como un problema principalmente espiritual, un enigma surgido de nuestro fracaso colectivo como especie a respetar, cuidar y honrar el medio ambiente de la Tierra. Impulsado por el exceso materialista, el poder de las corporaciones multinacionales para contaminar, la falta de voluntad política o previsión y, en última instancia, por el comportamiento de todos en el planeta, la verdadera solución al cambio climático requerirá la intervención de todos.

Usted- sí, usted -puede realmente tener un impacto personal significativo en este enorme desafío que enfrentamos todos los descendientes de Adán y Eva. Siga esta serie de ensayos para descubrir cómo.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

1 Comentario

characters remaining
  • Nadia Mora
    Jun 29, 2018
    Excelente gracias por compartir!