Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Quieres construir un puente entre las divisiones raciales? A veces esa tarea puede sentirse verdaderamente desalentadora, sin importar el color de tu piel, pero la comunidad bahá’í de Austin tiene algunos consejos prácticos.

Si usted o su comunidad tienen interés en desarrollar este tipo de programa, he aquí algunas reflexiones sobre las lecciones del momento en que nuestra comunidad bahá’í, junto con la comunidad de Austin, Texas, ha trabajado con el Simposio de Louis Gregory sobre Unidad Racial en los últimos doce años. Espero que compartir estas experiencias puedan ser de alguna ayuda para posiblemente replicar este tipo de trabajo gratificante. ¡Vale la pena!

Un entorno académico es bueno para un evento como nuestro simposio de unidad racial, ya que permite que los jóvenes se sientan capaces de tomar posesión de la conversación. Louis Gregory dijo: “Entre los jóvenes del mundo hay un gran y continuo despertar a la necesidad de amistad y cooperación entre todas las razas y naciones”.

En segundo lugar, le recomendamos que obtenga sus primeras “victorias” fáciles. Lleve comida, bebida, risas, sonrisas y franqueza a sus reuniones con personas de diferentes orígenes raciales, étnicos y nacionales. En otras palabras, como aconsejan las enseñanzas bahá’ís, asuma una intención positiva:

“Cuando se establezcan dichos encuentros y los participantes se asocien entre sí en perfecto amor, unidad y benevolencia, los ángeles del Reino los alabarán…”. – Abdu’l-Bahá, citado por Shoghi Effendi en El Advenimiento de la Justicia Divina, pág. 38.

En ese sentido, siga los consejos de Abdu’l-Bahá y salga de su zona de confort. Además, como él aconsejó, aborda las diferencias mirando los rostros de todos y viendo en ellos el rostro de Dios que reside allí:

“Si os encontrarais con personas de diferente color y raza que vosotros, no desconfiéis de ellas y no os encerréis en vuestro caparazón de convencionalismo sino, por el contrario, estad alegres y mostradles bondad. Pensad que son como rosas de diferentes colores, creciendo en el hermoso jardín de la humanidad, y regocijaos de hallaros entre ellas”. – Abdu’l-Bahá, La Sabiduría de Abdu’l-Bahá, pág. 69.

Tercero: date cuenta de que la gente quiere hablar sobre raza y relaciones raciales, realmente quieren. Esto se aplica especialmente a las personas de color que, con derecho, desconfían del dañino racismo con el que se han chocado, pero en última instancia, todavía creen que existe una forma mejor de actuar a través de la amistad.

Cuarto: nadie sale sin ningún cambio de un simposio sobre la unidad racial, nadie.

Quinto: no tenga miedo de ser más incluyente, audaz o experimental en su programa. Después de unos años con bahá’ís exclusivamente afroamericanos como distinguidos oradores principales, el simposio pasó de ser un “evento bahá’í” a un evento de inspiración bahá’í cuando contactamos a miembros prominentes de la comunidad de Austin a tomar un papel de liderazgo y servir como ponentes clave. Este cambio hizo que un miembro del personal de la Universidad participante durante mucho tiempo comentara: “Pensé que esto era solo un evento bahá’í, pero ahora veo que eso no es necesariamente así”.

Un participante y colaborador bahá’í dijo: “No sé cómo empezó, pero todos los años que he estado aquí, el simposio ha sido experimental, lo que es bueno”. Se probaron diferentes formatos, desde conferencias hasta talleres hasta experiencias personales, charlas tipo TED; diferentes tipos de horarios; diferentes tipos de oradores, incluido el popular alcalde de Austin, así como oradores bahá’ís “.

En sexto lugar, incluya un componente espiritual: el servicio de adoración previo al simposio de cada año fue una excelente manera de hacer que todos adquieran el espíritu de amor y amistad necesarios para comenzar el evento. Quizás uno de los mejores comentarios que surgieron del simposio fue de uno de los jefes de NAACP (Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color) en Austin: “Tal vez deberíamos dejar que los bahá’ís se encarguen del problema de raza por aquí. Parecen tener el enfoque correcto para los problemas”.

Entonces, ¿por qué deberíamos todos emprender estas conversaciones desafiantes y aparentemente difíciles sobre la raza, el racismo y la amistad racial? Porque nuestras vidas y la felicidad de toda la humanidad dependen de su éxito.

0 Comentarios

characters remaining