Ahora que la temporada de celebraciones ha pasado, es posible que desee pensar en las razones reales que representa una ocasión tan maravillosa para tantas personas.

La Navidad ha sido mi tiempo favorito desde siempre. En las semanas que preceden al día en que los cristianos conmemoran el nacimiento del niño Jesús – el Cristo – siempre me conforta el pensamiento de la aparición de Cristo en la Tierra. Incluso después de estos muchos siglos, todos reconocemos las gloriosas canciones de buena voluntad que se transmiten durante la temporada de Navidad, las exposiciones de colores de los escenarios familiares de la Natividad, y la reunión de las familias. Celebramos con luces: los símbolos de la iluminación, la alegría y el brillo.

Todo el mundo conoce la historia bíblica de Cristo: el misterioso embarazo de María a través del Espíritu Santo; El viaje de María y José a Belén para inscribirse en el censo; El nacimiento de Jesús en un establo; Los pastores que fueron guiados por un ángel a la ciudad de David donde encontraron y adoraron al Niño Jesús. ¿Quién sabía entonces que estos acontecimientos y el viaje de los Reyes Magos se representarían anualmente en todo el mundo durante miles de años?

Pero, ¿quiénes eran los sabios, esos Reyes Magos del Este que habían visto una estrella inusual en el cielo?

three-wise-men

Si la estrella que siguieron fue un cometa, una supernova o una conjunción de planetas, estos hombres de aprendizaje reconocieron de las profecías de su Fe que la estrella significaba la llegada de un niño cuyo destino iba a ser un rey especial. Por eso siguieron a la brillante estrella hacia Belén. Según la tradición, los Reyes Magos eran sacerdotes zoroastrianos. Como parte de su cultura, habrían seguido los patrones de las estrellas.

Cuando el rey judío Herodes oyó que este niño sería coronado rey de los judíos, buscó a los Reyes Magos y les pidió que le informaran sus hallazgos. En secreto, temía por su trono y quería matar a Jesús; sin embargo, a los Reyes Magos, les dijo que sólo quería adorar al niño. Cuando los Reyes Magos encontraron a Jesús, que entonces tendría uno o dos años de edad, le ofrecieron regalos de oro, incienso y mirra.

Advertidos en un sueño de no volver a Herodes, los Reyes Magos partieron por una ruta diferente. Incensado por su partida clandestina, Herodes ordenó que todos los muchachos de dos años y menos en los alrededores de Belén fueran asesinados. Mientras tanto, María y José escaparon con su hijo Jesús a Egipto.

Podemos ver el mismo patrón en esta historia atribuido a un faraón egipcio unos 1.300 años antes del nacimiento de Jesús. Los adivinos, al ver aparecer una estrella brillante en los cielos, advirtieron al faraón que había sido concebido un niño que cambiaría su destino y el destino de su pueblo. Temiendo la pérdida de su trono a los esclavos hebreos, el faraón ordenó el ahogamiento de todos los niños varones en el río Nilo. Moisés escapó de la muerte cuando su madre lo envió río abajo en una canasta. Fue descubierto por una hija del faraón y criado en la casa real.

Unos 700 años antes de la llegada de Moisés, el nacimiento de Abraham también fue anunciado por una estrella. El rey Nemrod tenía un sueño inquietante. Invocando a los adivinos, se le informó de la aparición de una estrella en los cielos. Como Nemrod sabía de la tradición judía que el surgimiento de una estrella significa el nacimiento de un niño que cambiará el modo en que se practica la religión, se paseaba de un lado a otro pensando en la mejor manera de eliminar a este niño profeta, pero no lo logró.

De estos relatos históricos, la aparición de estrellas brillantes como precursores de mensajeros divinos es claramente muy antigua. Los antepasados de Abraham – Adán, Set y Enoc – predijeron maneras en las cuales los eventos celestiales podían estar ligados al advenimiento de los futuros Cristos. Siglos de observación de los cielos buscando señales de acontecimientos espirituales habrían inspirado a muchos a anticipar la aparición de “Cristos” (que significa ungidos), a través de los siglos. Historias similares de estrellas han descendido a través de Zoroastro y otros mensajeros divinos.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe Bahá’í, dijo que cuando uno de estos mensajeros aparece que “los signos que anuncian su advenimiento”, deben “revelarse en el cielo visible como también en el invisible”:

… queda claro y manifiesto que, antes de la revelación de cada uno de los Espejos que reflejan la divina Esencia, los signos que anuncian su advenimiento deben necesariamente revelarse en el cielo visible como también en el invisible, donde está la sede del sol del conocimiento, la luna de la sabiduría y las estrellas del entendimiento y prolación. El signo del cielo invisible debe necesariamente revelarse en la persona de un hombre perfecto que, antes que aparezca cada Manifestación, eduque y prepare las almas de los hombres para el advenimiento de la Lumbrera divina, Luz de la unidad de Dios entre los hombres. – Libro de la certeza, página 47

Esa estrella brillante, por supuesto, simboliza la luz de una nueva fe, y la iluminación de cada alma. Es por eso que la conmemoración de un evento tan bendito marca un momento muy especial para los cristianos cada año. Como cristiano que ha abrazado la Fe Bahá’í, yo celebro en la Navidad la llegada de todos los mensajeros de Dios.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

0 Comentarios

characters remaining