Cuando era niño, siempre escogía el asiento de la ventana, la maravilla de mirar las nubes como un llamado de sirena que nunca me dejaría, pero este viaje era diferente.

Me encontré en un estado de ánimo más reflexivo, y cuando miré hacia fuera desde el avión en la vasta extensión de abajo, la puesta de sol justo detrás de nosotros, sintiendo este gran tubo de metal sacudiéndose por el aire, todo parecía tan real y hermoso, casi celestial.

Pensé, si estoy asombrado al mirar este mundo físico, ¿cuán hermoso debe ser el próximo mundo?

boy-looking-out

Si usted cree en la vida siguiente, sabes que son mundos reales también, pero no puedes percibirlos de la misma manera. En este mundo puedo ver, tocar, oír, y todo parece bastante real y sustancial, por lo que en general consideramos el mundo siguiente como una fantasía o no real. Pero ¿es este mundo físico sustancial y tan real como pensamos? Soy un abogado de formación, pero me encanta la ciencia y saber lo suficiente como para ser peligroso cuando se trata de explicar las cosas que he leído o visto.

He notado que unos cuantos hallazgos científicos siguen apareciendo cada vez más que leo: que no sabemos dónde reside verdaderamente la conciencia, que percibimos las cosas de muchas formas (observación directa, sueños o experimentar lo que otros hacen a través de historias) y que la realidad en sí no es lo que pensamos que es. Todavía no hemos recorrido todo el camino a través de estos agujeros de conejo, pero podemos empezar a obtener vislumbres de que hay una conciencia, incluso si no hemos encontrado dónde, y que nuestro verdadero yo reside allí.

El hijo del fundador de la Fe Bahá’í, ‘Abdu’l-Bahá, afirma que “la realidad del hombre es su pensamiento, no su cuerpo material”. Esto tiene mucho sentido, cuando se piensa en sueños que pueden ser tan reales como este mundo físico, sólo para ser plenamente consciente de que en realidad era un sueño cuando te despiertas. Incluso cuando vemos películas, los científicos dicen que nuestros cerebros perciben lo que está sucediendo en la pantalla como realidad y activan las mismas áreas de nuestro cerebro como si estuviéramos compartiendo esas mismas experiencias.

Hay un hallazgo que me ha desconcertado más que cualquier otro: cuán realmente vacío está realmente este mundo físico, incluso sin tener en cuenta el vasto universo vacío. Cuando nos fijamos en este asunto que parece tan sustancial, es realmente en su mayoría espacio vacío. De hecho, cuanto más profundamente entramos en materia, más espacio vacío encontramos. Todo lo que vemos es un 99,9% de espacio, desde esas espesas nubes desde mi ventana hasta mi mano, hasta este gran tubo de metal. Cuando usted “mira” dentro de cada átomo, es en su mayoría espacio vacío, con algo más pequeño dentro que también es mayormente espacio. Todo esto me recordó una cita de los escritos bahá’ís que lo puso todo en perspectiva:

Has de saber que el Reino es el mundo real y este lugar inferior es tan sólo su sombra extendida. Una sombra no tiene vida propia; su existencia es sólo una fantasía y nada más; no son sino imágenes reflejadas en el agua que al ojo aparecen como pinturas. – ‘Abdu’l-Bahá, Selección de los escritos de ‘Abdu’l-Bahá, página 238

Esto también me hizo pensar que tal vez el Reino de Dios, estos mundos espirituales, no están tan lejos de nosotros como pensamos. Si este mundo físico no es más que espacio vacío y espejismos, entonces la imagen debe estar conectada a este mundo – el espejo interactúa de alguna manera con el objeto que está en él.

Los escritos bahá’ís realmente abordan este hecho y hablan de que los mundos espirituales están “más cerca del hombre que su vena vital”. Pero incluso tan cerca como estos mundos espirituales pueden estar, nuestra comprensión es tan limitada. Lo que me da gran consuelo y me hace el sentido más intuitivo es la descripción de ‘Abdu’l-Bahá de nuestro propio viaje al próximo mundo:

Por ello, juzgar que después de la muerte del cuerpo el espíritu perece, es como imaginar que el pájaro cautivo en una jaula tenga que perecer porque la jaula se rompa, aunque el pájaro nada tenga que temer con ello. Nuestro cuerpo es como la jaula, y el espíritu es como el pájaro… por tanto, si la jaula se destruye, el pájaro permanecerá y subsistirá; su sensibilidad se hará aún más intensa, su percepción será mayor y su felicidad aumentará. – ‘Abdu’l-Bahá, Contestación a unas preguntas, página 277.

Las enseñanzas bahá’ís nos piden que meditemos en el próximo mundo, ya que nos recuerda nuestra verdadera realidad y propósito en esta vida.

Así que mientras contemplaba las nubes, no podía dejar de ver la belleza de la naturaleza, y también imaginar cómo aún más maravillosos los mundos espirituales de Dios deben ser. Cuánto más real percibir verdaderamente las cosas con toda nuestra esencia, sentir más profundamente, ver a los demás y conectarnos a un nivel más profundo. Esta es la razón por la que no se nos muestra plenamente la realidad del próximo mundo, o ¿quién querría quedarse aquí? Sin embargo, tenemos un propósito en este mundo también, lo que los bahá’ís creen que no es sino una pequeña parte de la vida que es eterna. Estamos aquí para vivir una vida que se extienda a la eternidad, por lo que debemos prepararnos con determinación y perseverancia.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

0 Comentarios

characters remaining