Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La historia y enseñanzas de la Fe Bahá’í se centran alrededor de la inspiradora persona de su Fundador, Bahá’u’lláh. Los rasgos de carácter que exhibió a lo largo de una larga y turbulenta vida, Su cuerpo voluminoso y comprensivo de obras escritas, y el impacto que ya ha tenido en el mundo califican a Bahá’u’lláh por un lugar en el firmamento de las luminarias religiosas más grandes de la historia.

Bahá’u’lláh, Cuyo nombre en árabe significa “La Gloria de Dios”, afirmó ser sino otro que el Prometido predicho en las sagradas escrituras de todas las grandes religiones del mundo. Las enseñanzas espirituales y éticas de Bahá’u’lláh abarcan todos los aspectos de la condición humana y nos ofrece los medios para lograr nuestro viejo sueño de paz mundial:

Dios tiene dos propósitos al enviar a Sus Profetas a los hombres. El primero es librar a los hijos de los hombres de la oscuridad de la ignorancia y guiarlos a la luz del verdadero entendimiento. El segundo es asegurar la paz y tranquilidad del género humano y proveer todos los medios por los cuales éstas pueden ser establecidas. – Pasajes de los escritos de Bahá’u’lláh, página 95

Bahá’u’lláh enseñó que toda la humanidad son los hijos de un Dios amoroso, Quien ha guiado nuestra evolución espiritual y social en etapas progresivas hasta la época actual, que está destinada a atestigua la unificación del mundo, la justicia universal, y el establecimiento de la paz permanente. Esta es la época cuando la promesa de Dios de Paz, como se predice en las escrituras de las grandes religiones del mundo, se cumplirá.

Bahá’u’lláh enseñó que cada ser humano está dorado de un alma inmortal. El propósito de esta vida física es el desarrollo de cualidades espirituales necesarias para la próxima vida. Sin embargo, esto no significa que debamos despreciar este mundo. Al contrario, los medios para la vida espiritual son a través del servicio amoroso a toda la humanidad, así como a través del cultivo de la ve y las virtudes personales.

ReligionsLas enseñanzas de Bahá’u’lláh afirman las verdades eternas enseñadas por todas las grandes religiones del pasado. Sus enseñanzas sostienen la validez e inspiración divina de los grandes Profetas y Mensajeros como Moisés, Jesús, y Muhammad, todos enviados por Dios con el propósito de guiar a la humanidad. Bahá’u’lláh ha dado los principios que responden a las necesidades de la época actual. Entre ellos está la unicidad de la humanidad, un principio que, por sí mismo, tiene vastas implicaciones morales y sociales. Este principio de la unicidad de la humanidad implica la igualdad de hombres y mujeres, así como la igualdad de todas las razas.

La armonía de ciencia y religión es otra enseñanza esencial de Bahá’u’lláh, así como el principio de la investigación independiente de la verdad. Entre otras cosas, está la necesidad de la eliminación de todas las formas de prejuicios, la eliminación de los extremos de riqueza y pobreza, y el principio de la educación obligatoria para todos.

Otra enseñanza de Bahá’u’lláh es que el tiempo ha llegado para establecer un Sistema de orden mundial. Bahá’u’lláh ha diseñado un nuevo sistema de gobierno, basado en los principios descritos anteriormente, que se ocupa de las necesidades materiales y espirituales de la humanidad. Este sistema es el núcleo y patrón de una nueva civilización mundial que surgirá en la plenitud del tiempo y marcará el establecimiento del Reino de Dios sobre la tierra.

En su corazón, la Fe Bahá’í se dirige a los anhelos más profundos del espíritu humano. Proclama la continua presencia de Dios en los asuntos humanos y la feliz noticia que las profecías de los días de antaño han de cumplirse. Se refiere al amor infinito y perdurable de Dios por cada uno de nosotros, Su seguridad que la justicia divina reinará, y Su abierta llamada a una vida con propósito en este mundo y felicidad eterna en el mundo venidero.

Hoy, la Fe Bahá’í cuenta con millones de seguidores prácticamente en cada nación y territorio de la tierra, firmemente estableciéndose como una nueva gran religión mundial. Los logros de esta unida comunidad global, que comprende toda la diversidad de la raza humana, ya presagian la realización de las antiguas esperanzas de la humanidad por la paz mundial y la felicidad universal.

Esta serie de ensayos se enfocan en varios temas esenciales. En primer lugar, narra la vida de Bahá’u’lláh y otras figuras centrales en la historia de la religión para que el lector pueda apreciar mejor sus vidas extraordinarias y su contexto histórico. Entremezclados con esta historia, varios ensayos tratarán de las creencias y enseñanzas bahá’ís básicas. Otros artículos en esta serie cubrirán la relación específica de la Fe Bahá’í con el cristianismo; el surgimiento y difusión de la Fe Bahá’í por el mundo; la visión bahá’í de la paz mundial; y qué significa ser un bahá’í para el individuo. El objetivo aquí es simplemente ofrecer una visión general que puede servir como punto de partida para un estudio más profundo.

La historia de la Fe Bahá’í – única en los anales de la historia religiosa por las circunstancias de su nacimiento, los episodios dramáticos que acompañaron su crecimiento y desarrollo, y el carácter de su visión que abarca el mundo – comienza con lo que podría parecer improbable en tiempo y lugar.

Para pedir Dios Habla de Nuevo (Gods Speaks Again) de Kenneth E. Bowers.

0 Comentarios

characters remaining