Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Durante los años universitarios, muchas personas piensan que están “demasiado ocupadas” para dedicarse al mejoramiento de sus comunidades fuera de la universidad, pero lamentablemente están equivocadas.

La idea de que sus años universitarios representan una actividad que lo consume completamente es una mentalidad fácil de entender, ya que este mensaje se encuentra en todos los lados: “concéntrese en sus estudios”, “usted solo será joven una vez”, “lo importante en este momento es tu educación “.

Estas ideas no están equivocadas: solo que ven las cosas desde una perspectiva muy material.

Después de todo, ¿vale la pena la educación si se desarrolla de forma aislada? ¿Por qué vemos nuestra contribución espiritual al mundo que nos rodea como una actividad separada de quienes somos?

Las enseñanzas bahá’ís dicen que todo lo que tenemos puede ser “dedicado al servicio del bien general”.

“Nos ha dado Dios ojos para que podamos mirar al mundo en derredor y echar mano de cuanto hará avanzar la civilización y las artes de la vida. Nos ha dispensado oídos para que podamos oír y aprovechar la sabiduría de los estudiosos y filósofos e incorporarla a su promoción y práctica. Se nos han conferido sentidos y facultades para dedicarlos al servicio y bien general, de modo que nosotros, que nos distinguimos sobre las demás formas de vida por la percepción y la razón, breguemos en todo tiempo y en todos los campos, sea la ocasión grande o menuda, ordinaria o extraordinaria, hasta que la humanidad toda se haya reunido a salvo dentro de la fortaleza inexpugnable del conocimiento”. – Abdu’l-Bahá, El Secreto de la Civilización Divina, p. 7.

Por supuesto, “la sabiduría de los estudiosos y filósofos” es la razón por la que vamos a la universidad en primer lugar. Una educación superior es una excelente herramienta para el servicio, y es una actividad que vale la pena. Pero Abdu’l-Bahá también define el servicio a los demás como algo que ocurre “en todo momento y en todas las líneas”.

Es más fácil decirlo que hacerlo. ¿verdad? Para cada persona, diferentes cosas se convierten en prioridades dependiendo de la etapa en la que nos encontremos en nuestras vidas.

Personalmente, como alguien que esta estudiando una doble especialización y trabaja, también, mientras intentan mantener mis amistades, la logística doméstica y otras responsabilidades, entiendo la lucha. Pero decir que nunca tengo tiempo sería una mentira: sigo viendo programas de televisión de vez en cuando, salgo con amigos o tomo una siesta extra larga.

Entonces, ¿sería irracional reservar una o dos horas a la semana para enfocar mis energías en ayudar a mi comunidad de alguna manera significativa?

La vida universitaria establece patrones para nuestra vida en el futuro. Es un espacio diseñado para que los estudiantes encuentren su trayectoria profesional, creen hábitos de estudio reales, establezcan relaciones y también descubran cómo administrar el tiempo. Las cosas que aprendemos en la universidad nos llevarán a lo largo de nuestras vidas, y una vez que construyamos un estilo de vida a lo largo de estos años, es probable que este no cambie mucho en el futuro.

Si esperamos hasta que estemos viviendo una vida más “estable”, o hasta que tengamos más tiempo libre, ¿cuándo comenzaremos a servir a los demás? ¿Cuando estemos en la escuela de posgrado?, ¿dónde los estudios son igual de intensos, si no más? ¿Cuándo comiencen nuestras carreras? ¿Cuando tengamos familias que sostener? Ahora es el momento de establecer los patrones habituales de vida que se convertirán en permanentes.

Por supuesto, hay muchas personas que encuentran maneras de ayudar a sus comunidades sin importar su edad, su profesión o el tamaño de las familias que alimentan. Pero esas personas no solo empezaron a pensar en cómo contribuir una vez que tenían tiempo y dinero, ellos ya habían establecido un hábito de servicio en sus vidas, y solo permitieron que ese servicio creciera y cambiara según la etapa de sus vidas.

Es cierto: solo se es joven una vez. Eso significa que no debemos perder este precioso tiempo en nuestras vidas en buscar solo cosas materiales y limitar nuestros horizontes a nosotros mismos. En lugar esto, deberíamos explotar completamente nuestro propio potencial en todos los aspectos, no solo trabajando en nuestra carrera y nuestras relaciones, sino también en el propósito principal por el cual estamos en la Tierra: dedicarnos a ayudar a otros y elevar a la humanidad:

“Es muy apropiado y conveniente que en esta época iluminada – la edad del progreso del mundo de la humanidad – seamos abnegados y nos pongamos al servicio de la raza humana…

Toda alma imperfecta es egocéntrica y sólo piensa en su propio bien. Mas, a medida que sus pensamientos se expanden ligeramente, comienza a pensar en el bienestar y la comodidad de su familia. Si sus ideas se amplían algo más, su preocupación será la felicidad de sus conciudadanos; y si continúan extendiéndose, pensará en la gloria de su país y de su raza. Pero cuando las ideas y opiniones alcancen el grado más elevado de expansión y lleguen a la etapa de la perfección, la persona se interesará por la exaltación de la humanidad. Será entonces un bienqueriente de todos los hombres y procurará el bien y la prosperidad de todos los países. Éste es un indicio de perfección”. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, p. 53.

Poner el servicio en el centro de nuestras vidas significa que este no es más un pasatiempo; se convierte en una prioridad, de la misma manera que encontrar tiempo para comer o dormir. Sí, comer y dormir puede ser muy difícil de manejar en la universidad. Pero todavía lo hacemos en algún nivel: ya sea tomar una siesta en la biblioteca, reducir el tiempo de sueño o comer mientras se realizan tareas múltiples.

El servicio puede ser tan flexible como comer y dormir, y es igual de necesario: incluso si sirves algunos días más que otros, o a veces tienes que dedicar tiempo conscientemente para ello, es saludable e importante para su alma. No se trata de si debes o no hacerlo, es una cuestión de averiguar cómo. Hay muchas maneras de servir, y depende de nosotros descubrir cómo podemos hacerlo en este momento exacto de nuestras vidas.

0 Comentarios

characters remaining