Todos descubren las enseñanzas bahá’ís a su manera.

Algunos reconocen la belleza y el misticismo de los escritos bahá’ís como embriagadores y convincentes. El poder de las oraciones bahá’ís atrae a una abundancia de almas. Muchas personas son profundamente influenciadas por las ejemplares vidas de las figuras centrales de la Fe Bahá’í: El Báb, Bahá’u’lláh y ‘Abdu’l-Bahá. Otros experimentan el sentido de comunión, amor y propósito unificado que existe entre los bahá’ís, y desean participar en esta comunidad mundial única.

Y millones de buscadores de la verdad han respondido a los nuevos principios revolucionarios que Bahá’u’lláh enseñó. Estos principios universales y fundamentales, nuevos para el mundo y nuevos para la religión, fueron revelados por Bahá’u’lláh en la última parte del siglo XIX – pero su poder, resonancia y relevancia son aún más verdaderos hoy en día. Si la humanidad pudiese implementar los principios bahá’ís mañana, el mundo entero se transformaría a sí mismo en el verde jardín de paz, unidad y armonía que los poetas, profetas y visionarios han soñado durante milenios.

Esta serie de artículos – doce en total – brevemente exploran los principios bahá’ís. Aunque de ninguna manera exhaustiva o académica, esta serie intenta simplemente nombrar cada principio, explorar su impacto potencial y discutir su relación con nuestra edad moderna. Esperamos que usted pueda seguir nuestros pensamientos sobre los principios bahá’ís, mientras tratamos de imaginar cómo se vería el mundo si la humanidad pudiera establecerlos:

“Los principios de las Enseñanzas de Bahá’u’lláh deberían estudiarse cuidadosamente, uno por uno, hasta sentirlos y comprenderlos con la mente y el corazón, para que os convirtáis en firmes seguidores de la luz, verdaderamente espirituales, soldados celestiales de Dios, para alcanzar y difundir la verdadera civilización…” – ‘Abdu’l-Bahá, La Sabiduría de ‘Abdu’l-Bahá, página 29.

El primero de los principios bahá’ís es la independiente investigación de la realidad. No se encuentra en ningún libro sagrado del pasado, elimina la necesidad del clero y nos libera de las imitaciones y las creencias dogmáticas no examinadas. Los bahá’ís creen que ningún alma debería seguir creencias ancestrales o tradiciones sin primero cuestionar y examinar su propio paisaje interior. En cambio, el primer principio bahá’í otorga a cada individuo el derecho y el deber de investigar y decidir lo que creen por sí mismos:

 “… cada miembro individual de la humanidad sea exhortado y ordenado a dejar de lado creencias supersticiosas, tradiciones y ciegas imitaciones de formas de religión ancestral, e investigue la realidad por sí mismo. Puesto que la realidad fundamental es una, todas las religiones y naciones del mundo se convertirán en una sola a través de la investigación de la realidad.” – ‘Abdu’l-Bahá, La promulgación de la paz universal, página 413

Los escritos bahá’ís generalmente enumeran primero este principio básico fundamental. Logra esta primacía por su importancia y su naturaleza esencial, llamando a todos en la tierra a abrir sus mentes, usando sus facultades mentales y sus corazones y espíritus para determinar en lo que creen:

Bahá’u’lláh continuamente exhorta al hombre a liberarse a sí mismo de las supersticiones y tradiciones del pasado y a convertirse en un investigador de la realidad, por su voluntad entonces podrá ver que Dios ha revelado Su luz muchas veces para iluminar a la humanidad en el camino de la evolución, en varios países y a través de muchos profetas, maestros y sabios diferentes. – [Traducción de Cortesía], Divine Philosophy, p. 8.

Cuando usted se esfuerza en buscar, en tomar sus propias decisiones acerca de sus creencias espirituales, realmente se libera: de la imitación, de la falsedad, de las tradiciones fosilizadas que hacen daño a la humanidad y perpetúan los errores del pasado. Más importante es que usted se libera de la prisión del prejuicio, el cual heredamos de nuestras tradiciones, nuestras culturas y nuestra crianza. El objetivo primordial de la investigación independiente y libre de la verdad se centra en erradicar los prejuicios y liberar nuestros corazones y mentes de su impacto corrosivo.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

0 Comentarios

characters remaining