Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Una de las principales enseñanzas de la Fe Bahá’í es la educación obligatoria universal. Los padres son responsables de educar a sus hijos, para que así ningún niño permanezca sin educación.

“…es de incumbencia del padre y de la madre adiestrar a sus hijos, tanto en la que respecta a la buena conducta como en el estudio de libros; es decir, en el grado que se requiera tal estudio, de modo que ningún niño, ya sea mujer o varón, permanezca iletrado”. – ‘Abdu’l-Bahá, Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá, p. 127.

Todos los niños deben recibir educación. Pero si el niño es huérfano o los padres no pueden cubrir sus gastos de educación, la responsabilidad de educar a ese niño recae en la comunidad. Además, cada niño debe tener la oportunidad de aprender una profesión con la que se pueda sostener y servir a la comunidad que los apoya.

La educación de cada niño es obligatoria. Pero si los padres no pueden permitirse enviar a su hijo e hija a la escuela y se ven obligados a elegir entre ellos, se le da prioridad a la niña, porque las niñas son las futuras madres potenciales de la sociedad.

La igualdad de hombres y mujeres se alcanza cuando ambos puedan recibir la misma educación; por lo tanto, la educación obligatoria universal es el principio subyacente para lograr la igualdad de género. En las enseñanzas Bahá’ís, incluso se enfatiza más la educación de las niñas.

“Al proclamar la unidad de la humanidad, Él enseñó que los hombres y las mujeres son iguales a la vista de Dios y que no existe distinción entre ellos. La única diferencia que existe ahora es debido a la falta de educación y adiestramiento. Si a la mujer se le otorga igual oportunidad de educación, la distinción y el concepto de inferioridad desaparecerán”. – ‘Abdu’l-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal, pp. 174-175.

“…incumbe a las niñas de esta gloriosa era estar versadas en las diversas ramas del conocimiento, en las ciencias y las artes y todas las maravillas de estos tiempos preeminentes, para que puedan educar a sus hijos y adiestrarles desde sus primeros días en los caminos de la perfección”. – ‘Abdu’l-Bahá, Compilación del Departamento de Investigación de la Casa Universal de Justicia, p. 17.

Para poder lograr el mejoramiento del mundo, toda la humanidad debe recibir educación. Depende de cada uno educarse y proporcionar los medios para que sus hijos obtengan una educación también.

“Hemos prescrito a todos los hombres aquello que conducirá a la exaltación de la Palabra de Dios entre Sus siervos, y del mismo modo, al avance del mundo del ser y la elevación de las almas. Para este fin, el mejor medio es la educación del niño”. – Bahá’u’lláh, Una recopilación sobre la educación bahá’í, p. 2.

0 Comentarios

characters remaining