"Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í."

Muy a menudo, los Bahá’ís reciben esta pregunta: ¿Qué significa ser un Bahá’í?

Generalmente, tratamos de explicar que los Bahá’ís pertenecen a la minoría religiosa más extendida del mundo, fundada por Bahá’u’lláh, un profeta y prisionero persa del siglo XIX, quien enseñó sobre la unidad de naciones, razas y religiones.

“El propósito fundamental que anima a la Fe de Dios y a Su Religión es proteger los intereses de la raza humana, promover su unidad, y estimular el espíritu de amor y fraternidad entre los hombres”. Bahá’u’lláh, Pasaje de los Escritos de Bahá’u’lláh, p. 125.

Por supuesto, existe mucho más que explicar que solo eso. Contestar esta pregunta tan básica podría tomar una hora, un día o una vida.

Debido a que la Fe Bahá’í difunde su mensaje de forma delicada y discreta, no todos han escuchado sobre ella. Sin embargo, en los últimos 150 años, se ha convertido en una de las religiones más extendidas en el Tierra. Debido a que los Bahá’ís provienen de todas las nacionalidades, orígenes, étnia, clase social y de todos los hermosos colores de piel que ofrece la raza humana, muy probablemente hay Bahá’ís viviendo en tu comunidad o en algún lugar cerca de ti.

Si es que prestas atención, hasta es posible que los reconozcas.

Por lo general, los Bahá’ís suelen irradiar felicidad, tratan de ser positivos, radiantes, poseen una perspectiva de la vida sana y expresan su amor por la humanidad al comprometerse en trabajo de voluntariado para niños, jóvenes, ancianos y pobres.   Los Bahá’ís se esfuerzan al máximo por ejemplificar las enseñanzas espirituales de Bahá’u’lláh, los cuales hacen un llamamiento a reconocer y amar a Dios y llevar adelante una civilización en continuo progreso.

Abdu’l-Bahá, el hijo de Bahá’u’lláh y líder de la Fe Bahá’í luego del fallecimiento de su padre, definió a un verdadero Bahá’í en las siguientes palabras:

“Sed bondadosos con toda la gente, amad a la humanidad, considerad a toda la humanidad como vuestros parientes y siervos del más excelso Dios. Esforzaos día y noche para que la animosidad y la contienda desaparezcan de los corazones de los hombres; para que todas las religiones se reconcilien y las naciones se amen, unas a otras; para que no queden prejuicios raciales, religiosos o políticos y el mundo de la humanidad contemple a Dios como principio y fin de toda existencia. Dios ha creado todo y a Dios todos regresarán. Por tanto, amad a toda la humanidad con toda el alma y el corazón” –Promulgación a la Paz Universal, p. 338.

Es así que esta serie de nueve ensayos cortos intentan responder dos de las preguntas más frecuentes que hacen las personas que conocen las enseñanzas Bahá’ís: ¿Qué significa ser un Bahá’í? ¿Cómo te conviertes en Bahá’í? Comenzaremos ahora con el singular concepto Bahá’í sobre la unidad de todas las religiones.

La Revelación Progresiva

Los Bahá’ís creen que los fundadores de todas las grandes religiones del mundo, incluyendo Abram, Krishna, Buda, Moisés, Cristo, Muhammad y ahora Bahá’u’lláh, han aparecido en distintos periodos de la historia humana para escribir capítulos progresivos de una misma gran Fe.

Juntos estos mensajeros y profetas de Dios, enviados por un gran Ser Supremo para permitirnos alcanzar las respuestas a nuestras preguntas más profundas, han creado un torrente de enseñanzas secuenciales, conectadas, místicas y prácticas a través de la historia humana.  Los Bahá’ís llaman a ese patrón “revelación progresiva”.

Sencillamente, los Bahá’ís observan la extensión épica total de la revelación religiosa y creencias como un solo sistema, y no como mensajes de profetas dispares que compiten entre sí.  La Fe Bahá’í se centra en la unidad de todas las religiones, en el mensaje común de los profetas y fundadores, y la unidad esencial de sus enseñanzas.

Los Bahá’ís creen que un solo Dios único ha dotado a la humanidad de una única Fe.

Como maestros de una misma escuela, los fundadores de las grandes religiones del mundo revelan progresivamente el conocimiento y percepciones que la humanidad necesita para seguir aprendiendo, progresando y avanzando.

Esta sencilla pero profunda manera de percibir a las religiones significa que los Bahá’ís aceptan todas las grandes religiones como legítimas y verdaderas. Bahá’u’lláh enseñó: la religión es una, esta ha sido revelada a lo largo del curso de la historia por un Dios amoroso a través de una serie de Educadores Divinos.

Como podrían pensar, los Bahá’ís provienen de distintos orígenes: cristianos, musulmanes, judíos, budistas, hindúes y todas las otras tradiciones religiosas; además, también de orígenes agnósticos y ateístas.

Abrazar la Fe Bahá’í significa aceptar aquella Fe única que no rechaza a otras religiones.

La esencia de las enseñanzas Bahá’ís: amor, armonía y paz, reflejan el mensaje más profundo contenido en todas las tradiciones y verdades espirituales. Los Bahá’ís desean impartir aquel amor y unidad que Bahá’u’lláh describe y enseña, es así que la comunidad Bahá’í da la bienvenida a todos. Por favor, siga leyendo esta serie de artículos mientras descubrimos lo que significa ser un Bahá’í y cómo estos dirigen sus vidas.

0 Comentarios

characters remaining