En una noche fría y clara, mi esposo y yo abrimos nuestra casa a los invitados para una noche de oración, consulta sobre asuntos comunitarios y socializar.

¿Qué es este evento único? Se llama “La Fiesta Bahá’í”.

Cada diecinueve días, en la noche que comienza un nuevo mes bahá’í, los bahá’ís se reúnen para la Fiesta. Por su nombre, usted está probablemente adivinando que hay una enorme comida involucrada. Si bien es cierto que las fiestas suelen ofrecer meriendas o comida de algún tipo (y a veces incluso una cena de comida para llevar), estas reuniones festivas bahá’ís generalmente no tienen comidas ricas, elaboradas, de varios platos; en su lugar, son fiestas en el sentido espiritual de la palabra, donde las personas satisfacen sus almas más que sus estómagos.

diverse-handsPara decirlo de otra manera, una Fiesta reúne a la comunidad bahá’í para orar, discutir eventos locales, planear futuras celebraciones y actividades, revisar las preocupaciones y sugerencias de la comunidad y, por último, pero no menos importante, socializar, comer juntos y divertirse con uno otro.

La Fiesta Bahá’í es una noche no sólo de oraciones y conversaciones, sino una que enfatiza las discusiones de construcción comunitaria y el discurso significativo y la consulta. En otras palabras, los bahá’ís hablan de lo que está sucediendo en el mundo que les rodea, y planean ayudar a resolver los males que enfrenta el mundo al comenzar a nivel de base: el vecindario local.

¿Cómo se traduce esto en acción? Los bahá’ís conscientemente y activamente conocemos a nuestros vecinos; organizamos y enseñamos clases gratuitas para niños; organizamos reuniones devocionales donde todo el mundo es bienvenido; y tenemos grupos de prejóvenes para los adolescentes y preadolescentes en el barrio. Discutimos los problemas en la comunidad local y global, ayudamos a nuestros vecinos y trabajamos con todos – no importan sus creencias, afiliación religiosa, raza, género, antecedentes culturales o edad – para construir un mundo mejor, más amable, menos prejuiciado y una sociedad más pacífica. Nuestro objetivo: transformar el mundo, un alma y un barrio a la vez.

A medida que los bahá’ís trabajan unos con otros y con nuestros semejantes, a menudo hacemos preguntas: ¿Cómo podemos ayudar mejor a nuestros vecinos? ¿Las personas que conocemos que sufren o están con problemas necesitan una visita, comida, ropa o apoyo? ¿Los niños que podrían beneficiarse de la educación espiritual sobre la importancia de las virtudes y el servicio a la humanidad necesitan una nueva clase para aprender sobre esas cosas? ¿Hay jóvenes en nuestra ciudad que podrían participar en un grupo prejuvenil? ¿En qué proyectos de servicio participan los jóvenes y cómo podemos ayudarles a tener éxito?

Como se puede ver en estos pocos ejemplos, los bahá’ís tienden a plantear preguntas que van más allá del clima y de lo que alguien hace para ganarse la vida. Queremos saber acerca de las profundas y significativas discusiones que podemos tener unos con otros sobre lo que realmente importa afectar el cambio en nuestro mundo.

Todo esto comienza en la reunión mensual de la comunidad, reunión devocional y conferencia de consulta bahá’í llamada Fiesta:

Has preguntado acerca de la fiesta de cada mes bahá’í. Esta fiesta se celebra para fomentar la camaradería y el amor, para recordar a Dios y suplicarle con corazones contritos y para alentar las actividades benéficas.
Es decir, los amigos deberían allí ocuparse extensamente de Dios y glorificarle, leer las oraciones y los sagrados versículos y tratarse unos a otros con el mayor afecto y amor. – ‘Abdu’l-Bahá, Selección de los escritos de ‘Abdu’l-Bahá, página 127

Además de aumentar el amor y la comunión entre los creyentes, las Fiestas promueven el bienestar espiritual:

En cuanto a la Fiesta de Diecinueve Días, ella regocija la mente y el corazón. Si esta fi esta se celebra de manera apropiada, los amigos, una vez cada diecinueve días, se sentirán espiritualmente restablecidos y dotados con un poder que no es de este mundo. – Ibíd. Página 128

En otro pasaje, ‘Abdu’l-Bahá escribió:

Observáis hasta qué punto se halla el mundo en continuo tumulto y conflicto y a qué extremo han llegado ahora sus naciones. Ojalá que los amantes de Dios logren enarbolar el pabellón de la unidad humana, para que el tabernáculo unicolor del Reino del Cielo proyecte su sombra protectora sobre toda la tierra; desaparezcan los malentendidos entre los pueblos del mundo; todas las naciones se mezclen entre sí, y unas con otras actúen como el amante con su amado.
Es vuestro deber ser bondadosísimos con todo ser humano y desearle el bien; trabajar por la edificación de la sociedad; inspirar en los muertos el hálito de vida; actuar en conformidad con las instrucciones de Bahá’u’lláh y transitar por Su camino: hasta que convirtáis el mundo del hombre en el mundo de Dios. – Ibíd., páginas 125-126

Si está interesado en eliminar el racismo, educar a toda nuestra juventud, servir a los demás y transformar el mundo “levantando la bandera de la unidad humana”, los bahá’ís de su área animan y dan la bienvenida a su ayuda. Independientemente de su religión, edad, sexo o contexto, todos son bienvenidos a trabajar juntos para curar los males de nuestra sociedad global. Para encontrar una actividad bahá’í cerca de usted, llene el formulario aquí en BahaiTeachings.org, o visite los sitios web de las comunidades bahá’ís en todo el mundo bajo “contacto” en bahai.org. ¡Nos encantaría conocerle!

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

0 Comentarios

characters remaining