Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

 “¿Podría contarme un poco sobre las oraciones de los bahá’ís?”, me preguntó un ministro metodista amigo mío.

“¡Claro que sí!”, respondí. “¿Cuánto tiempo tienes?”

“Oh, solo quiero saber lo básico”, dijo con una sonrisa.

“¿Qué tal si escribo un ensayo corto?”, le pregunté. Así que aquí está mi breve, humilde y lejos de una comprensión completa de lo que significa para orar para los bahá’ís.

Los bahá’ís oran a un Dios incognoscible; uno que no encaja con ninguna descripción física y que existe mucho más allá de cualquiera de nuestras limitadas concepciones mentales. Los bahá’ís no intentan antropomorfizar a Dios. Los escritos bahá’ís contienen cientos de hermosas oraciones y los bahá’ís son libres de leerlos, recitarlos, entonarlos o cantarlos, pero también pueden orar con sus propias palabras si lo desean. Para los bahá’ís, las oraciones permiten a cada persona conversar con Dios, descargar sus almas, experimentar una epifanía espiritual.

Las enseñanzas bahá’ís instan a los bahá’ís a orar y meditar todos los días:

“Ruego a Dios que diariamente podáis avanzar en espiritualidad, que el amor a Dios se manifieste cada vez más en vosotros, que los pensamientos de vuestros corazones se purifiquen, y que vuestros rostros puedan estar siempre vueltos hacia Él. Que todos y cada uno de vosotros alcance el umbral de la unidad y entre en el Reino. Que cada uno de vosotros sea como una antorcha llameante, encendida y ardiendo vivamente con el fuego del Amor de Dios”. – Abdu’l-Bahá, La Sabiduría de Abdu’l-Bahá, p. 99.

Para los bahá’ís, la oración tiene el poder de llevar al alma a un reino diferente de ser:

“¡OH HIJO DE LO MUNDANO! Grato es el reino del ser si llegaras a él, glorioso es el dominio de la eternidad si fueses más allá del mundo de la mortalidad, dulce es el sagrado éxtasis si bebieras del cáliz místico de manos del Joven celestial. Si alcanzaras esta posición te librarías de la destrucción y de la muerte, del afán y del pecado”. – Bahá’u’lláh, Las Palabras Ocultas, p. 46.

Las enseñanzas bahá’ís dicen que el Creador nos ha dado una serie de intermediarios para ayudarnos a comprender el infinito: profetas y mensajeros como Cristo, Buda y Moisés, y para esta época Bahá’u’lláh, cuyo propósito es llevar el amor y la sabiduría de Dios a la humanidad. Los bahá’ís son libres de orar a esos mensajeros divinos, o a Dios directamente, pero Bahá’u’lláh nos pide a todos que hagamos oraciones:

“Aquel que no realiza buenas obras ni actos de adoración es como un árbol que no da fruto, y una acción que no deja rastro. Todo el que llegue a sentir el sagrado éxtasis de la adoración rehusará trocar ese acto o cualquier alabanza de Dios por todo lo que existe en el mundo. El ayuno y la oración obligatoria son como dos alas para la vida del hombre. Bienaventurado aquel que con su ayuda se remonta al cielo del amor de Dios, el Señor de todos los mundos”. – Bahá’u’lláh citado en La Importancia de la oración obligatoria y el ayuno, p. 1.

Encontrará esa descripción de oración y adoración, “santo éxtasis”, a lo largo de las escrituras bahá’ís y en las oraciones bahá’ís como esta:

“Haz firmes nuestros pasos, oh Señor, en tu sendero y fortalece nuestros corazones en tu obediencia. Dirige nuestros rostros hacia la belleza de tu unicidad y alegra nuestros pechos con los signos de tu divina unidad. Adorna nuestros cuerpos con el manto de tu generosidad, aparta de nuestros ojos el velo de pecado y danos el cáliz de tu gracia, para que la esencia de todos los seres pueda cantar tu alabanza ante la visión de tu grandeza. Revélate pues, oh Señor, por tu misericordiosa Palabra y el misterio de tu divino Ser, para que el sagrado éxtasis de la oración pueda henchir nuestras almas, oración que se eleve por encima de las palabras y letras y trascienda el murmullo de las sílabas y los sonidos, para que todo se convierta en la nada ante la revelación de tu magnificencia”. – Abdu’l-Bahá, Oraciones Bahá’ís, p. 69.

La primera vez que encontré las notables y conmovedoras oraciones bahá’ís, escritas por Bahá’u’lláh y Abdu’l-Bahá en el lenguaje puro del corazón, me sonaron un tanto extrañas, con su tono elevado y, a veces, con un lenguaje formal. Pero cuanto más los leía, más me enamoraba, me tocaban el alma profundamente. La belleza de las palabras y los símbolos, el poder de las imágenes magníficas, las alusiones místicas profundas me llevaron, y me dieron la profunda sensación de estar entrando en la majestuosa presencia de algo mucho más grande que yo, de estar sosteniendo una conversación entre mi espíritu y el Creador.

Tal vez eso ocurre porque muchas de las oraciones bahá’ís provienen directamente del profeta y fundador de la Fe bahá’í, Bahá’u’lláh, un amigo comentó eso una vez. A través de toda la historia de las religiones del mundo, podemos ver que no tenemos muchas oraciones reales y verificadas que hayan sido reveladas por el profeta y fundador de cada religión. Pero en esta nueva era, El Bab, Bahá’u’lláh y Abdu’l-Bahá revelaron literalmente miles de oraciones increíblemente hermosas, poderosas y significativas.

Desde mi primer encuentro con esas oraciones, he llegado a confiar en el poder de las oraciones bahá’ís y se han convertido en los maravillosos himnos de mi espíritu:

“Por tanto, oh amados del Señor, esforzaos con el corazón y el alma por recibir una parte de Sus santos atributos y tomar vuestra porción de las mercedes de Su santidad, para que lleguéis a ser las señales de la unidad, los estandartes de la singularidad y tratéis de descubrir el significado de la unicidad; para que, en este jardín de Dios, elevéis la voz y cantéis los venturosos himnos del espíritu. Llegad a ser como los pájaros que Le ofrendan su gratitud, y en los florecientes vergeles de la vida entonad tales melodías que hagan deslumbrarse las mentes de aquellos que saben. Izad una enseña sobre las más altas cumbres del mundo, una bandera del favor de Dios que ondee y flamee a los vientos de Su gracia; plantad en el campo de la vida, en medio de las rosas de este mundo visible, un árbol que produzca frutos frescos y fragantes”. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, p. 11.

0 Comentarios

characters remaining