Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Alguna vez has sentido una confirmación divina? ¿algo por lo que orabas se hizo realidad?

Definamos el término: Webster’s describe “divino” como “inspirado por un Ser Supremo o Deidad”, y el sustantivo “confirmación” como “una declaración corroborativa o evidencia”.

En el Libro de Job, vemos a Job, un hombre próspero y temeroso de Dios, abatido por graves calamidades diseñadas para poner a prueba su fe en el Ser Supremo de la Santa Biblia: Dios. En medio de sus aflicciones, Job confiere con sus amigos, que creen que han ocurrido eventos catastróficos debido a la falta de fe y apostasía de Job.

¿Somos como Job? A todas las apariencias, podemos estar yendo muy bien, entonces ocurre lo inesperado: la pérdida de un ser querido, un trabajo o un diagnóstico de salud calamitoso pueden enviarnos a una espiral de confusión y desesperación. Los que nos rodean pueden sospechar secretamente que hicimos algo mal para traer estas catástrofes a nuestras cabezas. En tiempos como esos, ¿dónde está Dios, preguntamos? ¿Dónde está nuestro refugio, nuestro puerto seguro? ¿Dónde está la confirmación de la intercesión y el alivio de estos ensayos?

En los escritos de Bahá’u’lláh, explicó que los eventos que de otro modo podrían ser inexplicables pueden estar destinados a ayudarnos en el desarrollo de nuestra capacidad espiritual:

“No te aflijas por lo que te ha sucedido, pon toda tu confianza en Dios, el Todopoderoso, el Omnisciente, el Sabio”. – Epístola al Hijo del Lobo, pág. 21.

Durante una reciente discusión sobre valores espirituales, un amigo planteó esta pregunta: “¿Qué son las confirmaciones divinas?”. Estas dos palabras a menudo se encuentran dentro de las escrituras Bahá’ís:

La magnanimidad del hombre debe ser celestial o, en otras palabras, debe ser asistida por la confirmación divina, para que él pueda llegar a ser la causa de la iluminación del mundo de la humanidad. – Abdu’l-Bahá, Las Tablas del Plan Divino, p. 23.

“Las confirmaciones divinas “pueden implicar confiar en el reconocimiento de caminos previamente desconocidos que nos llevan a cumplir una meta, un deseo o una idea. El servicio a la humanidad también puede ser una fuente de confirmaciones divinas: el centro de la vida bahá’í es el servicio a la humanidad y la confianza en la Voluntad de Dios:

“Nunca pierdas tu confianza en Dios. Ten siempre esperanzas, pues las dádivas de Dios nunca cesan de fluir sobre el hombre. Si observas desde cierta perspectiva, ellas parecieran decrecer, mas desde otra, son plenas y completas. El hombre, en todas las condiciones, está inmerso en un mar de bendiciones de Dios”. – Abdu’l-Bahá, Selección de los Escritos de Abdu’l-Bahá, p. 205.

Del mismo modo que existen leyes físicas que rigen la vida humana, como la ley de la gravedad, existen leyes espirituales que reflejan las leyes de la física, como la causa y el efecto. Cada acción causa una reacción. Hoy nos encontramos en un mundo asediado por todo tipo de horrores. A pesar de nuestros mejores esfuerzos por ver lo bueno en la humanidad y ser positivos acerca del futuro, nos enfrentamos ahora a preguntas abrumadoras sobre cuál es la dirección que la humanidad está tomando, cómo resolver injusticias y desigualdad globales y cómo crear un futuro pacífico para todos nosotros. ¿Cómo se puede navegar el presente y el futuro de la humanidad, cómo podemos avanzar, individual y colectivamente, para resolver todos los males del mundo? La Palabra de Dios y los actos de la humanidad a veces parecen ser diametralmente opuestos. Con todas las tragedias en el mundo, algunos se preguntan si existen incluso confirmaciones e intercesiones divinas.

La pregunta es: si el Ser Supremo es “Totalmente Misericordioso y Amoroso”, ¿por qué cosas terribles e inexplicables suceden diariamente a la humanidad? ¿Cuáles son entonces estas “confirmaciones divinas” que los Escritos bahá’ís afirman que circulan a las almas de la humanidad?

Como en la física, cada acción produce una reacción. El acto de servicio humilde y desinteresado a la humanidad y del desapego espiritual del mundo material puede causar una reacción: confirmaciones divinas. En respuesta a una pregunta pidiendo guía sobre una acción propuesta, Abdu’l Bahá, el hijo del fundador de la Fe Bahá’í, respondió:

“Ciertamente, las confirmaciones divinas te ayudarán, y el poder del Convenio y Testamento te asegurará el triunfo y la victoria”. – Selección de los Escritos de ‘Abdu’l-Bahá, p. 215.

Las confirmaciones divinas también representan un tema constante en de la Biblia y el Corán. A pesar de sus grandes pruebas y dificultades, Job experimentó confirmaciones divinas. Si la Divinidad es una Fuente única de todo bien, la paciencia de Job frente a las pruebas y dificultades refleja su creencia en esa “esencia divina incognoscible” que rige su vida. Inmediatamente antes de una calamidad inimaginable, la vida de Job fue una confirmación de una enorme riqueza y estatus. Job sostuvo su confirmación de la gracia de Dios aun cuando abruptamente se le fueron arrebatadas las bendiciones materiales. Job conservó su paciencia y confianza en Dios, incluso cuando comenzaron las erupciones en todo su cuerpo, y sus amigos y familiares lo abandonaron.

En las oración de Bahá’u’lláh, aquellas pruebas se convierten en confirmaciones divinas:

“Oh Tú, Cuyas pruebas son la medicina curativa para quienes están cerca de Ti, Cuya espada es el deseo ardiente de todos los que Te aman, Cuyo dardo es el más caro deseo de los corazones que Te anhelan”- Oraciones Bahá’ís, p. 190.

0 Comentarios

characters remaining