"Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í."

Vivimos en un mundo en el que un número cada vez mayor de personas consume más y más cosas, y ese exceso de consumo daña a la humanidad.

Este consumo agota los recursos de la Tierra; contamina peligrosamente nuestra agua, aire y suelo; y es una de las principales causas del calentamiento global.  No hay duda: el crecimiento económico continuo no es realista en un planeta finito.

Las Naciones Unidas abordan este formidable problema con su Objetivo de Desarrollo Sostenible 12: Consumo y Producción Responsables, que dice que debemos: “reducir urgentemente nuestra huella ecológica cambiando la forma en que producimos y consumimos bienes y recursos“.

Al mismo tiempo, son demasiadas las personas que hoy en día no pueden siquiera satisfacer sus necesidades básicas. Ellas deben ser apoyadas a través del desarrollo sostenible y deben tener derecho a una parte justa de los recursos de la Tierra. Esto hace que la reducción del consumo por parte de las personas más ricas del mundo sea aún más importante, lo que incluye a la mayoría de las personas que viven en países desarrollados, así como a la clase acomodada y de clase media de los países en vías desarrollo.

El desafío al que nos enfrentamos es enorme, porque las generaciones actuales han crecido en una cultura de consumismo. No han experimentado ninguna otra forma de vida. Las personas dan por hecho bienes de consumo y se sienten autorizados a poseerlos.

A pesar de su capacidad para disfrutar de bienes materiales en una escala y calidad sin precedentes en la historia humana, muchas personas no están contentas, y una crisis de salud mental está en progreso con un número creciente de personas afectadas por la depresión y las adicciones, y algunos de ellos incluso son propensos a suicidio y actos de violencia. Los estudios han demostrado que una vez que se satisfacen las necesidades básicas, más bienes materiales no mejoran la felicidad.

El materialismo y el consumismo, entonces, no satisfacen las necesidades reales de las personas, y finalmente destruyen los sistemas de soporte vital de la Tierra, poniendo en peligro incluso la supervivencia de la civilización humana.

Todas las religiones del mundo nos advierten sobre la codicia, por ejemplo, el Tao te Ching enseña “No hay mayor calamidad que permitirse la avaricia“. La Biblia dice: “Cuídate y mantente en guardia contra toda codicia, porque la vida de uno lo hace no consiste en la abundancia de sus posesiones “(Lucas 12:15). El Islam advierte “Oh hijos de Adán, … come y bebe, pero no seas extravagante. De hecho, a él no le gustan los que cometen extravagancias “. – Corán 7:31.

Esto no significa que debemos ir al otro extremo, al ascetismo. Podemos disfrutar de las cosas bellas que este mundo nos ofrece, incluso al reducir significativamente nuestro consumo.

Todo esto significa que debemos que volver a pensar sobre cuál es el propósito de nuestras vidas, considerando que los humanos somos seres espirituales. Si no nutrimos nuestras almas, permaneceremos hambrientos, incluso en el banquete más lujoso de cosas materiales. Las enseñanzas bahá’ís dicen que:

“…El mundo no es más que una apariencia, vana y vacía, una mera nada que lleva semejanza de realidad. No pongáis vuestros afectos en él… El mundo es como el vapor en un desierto; el sediento sueña que es agua y lucha por alcanzarlo con todas sus fuerzas, hasta que cuando llega a él, encuentra que es sólo una mera ilusión”. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, p. 172.

Pero simplemente pedirle a la gente que reduzca drásticamente su consumo probablemente sería inútil. Su vacío primero debe estar lleno de una conexión espiritual, con significado y sentido de pertenencia. Una comprensión más profunda de su propósito en la vida proporcionará la base para una reducción sustancial en el consumo. Las promesas vacías del materialismo ya no serán necesarias. La gente estará mucho más abierta a enfrentar la realidad de la crisis ambiental de nuestro planeta y a vivir una vida más simple y ambientalmente sostenible.

La adoración del becerro de oro del materialismo y del mito del crecimiento económico ilimitado puede luego ser reemplazado por conectarnos con nuestra esencia espiritual y con nuestro Creador.

La Torá enseña “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma y con todas tus fuerzas” (Deuteronomio 6: 5). Y Jesús dijo: “Amarás a tu prójimo como a ti mismo” (Marcos 12:31). El amor por Dios y por su creación nos hace preocuparnos por todas las personas que son explotadas en el sistema económico actual y por todas las demás criaturas de la Tierra que sufren o incluso se están extinguiendo debido a la pérdida de hábitat, la contaminación y un cambio clima.

Tal amor le da propósito a nuestra vida, así como un sentido de pertenencia.

Los bahá’ís creen que todas las personas son creadas como seres nobles y merecen los mismos derechos. Al mismo tiempo, cada individuo comparte alguna responsabilidad por el bienestar de la sociedad. Las enseñanzas bahá’ís dicen que las personas encuentran la felicidad en la promoción de “…los mejores intereses de los pueblos y razas de la tierra”. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, p. 131.

Bahá’u’lláh dijo “Que vuestra visión abarque el mundo en vez de limitarse a vuestro propio ser”. – Ibib, p. 94.

Tal actitud altruista que proviene del interior de un individuo es la clave de la felicidad de ese individuo, así como un requisito previo para los cambios a gran escala que se necesitan a medida que avanzamos hacia una civilización sostenible.

Imagínese una sociedad que se preocupa por el bienestar de cada individuo, y donde las personas están ansiosas por contribuir al bien común. Servir juntos para hacer del mundo un lugar mejor hace que la gente sea realmente feliz. Brinda a sus vidas un propósito profundo y un sentido de pertenencia a un círculo social significativo. Hay muchas áreas de necesidades sociales donde podemos marcar la diferencia en lugar de perder nuestro tiempo, nuestras mentes y nuestros corazones en la búsqueda de compras sin sentido.

La pregunta difícil es cómo llegar allí. En las últimas dos décadas, la comunidad Baha’i global ha experimentado con un modelo de transformación social que parece funcionar. Las comunidades se empoderan a sí mismas con clases de estudio que proporcionan nutrición espiritual, valores éticos, así como habilidades y experiencia para el servicio práctico a la comunidad. Este modelo se ha utilizado con adultos, jóvenes y niños en casi todos los países del mundo.

Estos esfuerzos educativos podrían expandirse y reproducirse. Ya han demostrado que funcionan y son una gran promesa para el futuro, ya que construyen las bases para la transformación social. Las personas ya no tendrán la necesidad del consumo excesivo, porque se satisfacen con una vida significativa.

Las Enseñanzas Bahá’ís dicen:

El honor y distinción de la persona consisten en que, de entre toda la muchedumbre del mundo, se convierta ella en una fuente de bien social. ¿Hay merced concebible mayor que ésta, que el hecho de que una persona, mirando dentro de sí, encuentre que por medio de la gracia confirmadora de Dios se ha convertido ella en la causa de la paz y bienestar, de la felicidad y adelanto de sus congéneres? No, por el verdadero Dios, no hay mayor bendición, ni delicia más completa. – ‘Abdu’l-Bahá, El Secreto de la Civilización Divina, p. 6-7.

0 Comentarios

characters remaining