Mientras me sentaba en un banco fuera de nuestra biblioteca pública, un joven latino me dijo: “¡Que tengas un buen día!”. ¡Qué sorpresa!

Sí, definitivamente me sentí agradablemente sorprendido, yo, un extraño sentado en un banco. Oh, no lo ignoré, ni a su andar, de hecho, inmediatamente noté el levantamiento de su brazo derecho e índice mientras me señalaba y asentía con la cabeza su saludo.

“¡Ah, tú también!” Contesté rápidamente, sonriendo.

Pensé: ¡Qué bien! ¡Este extranjero me saludó a mí, otro extranjero! Ahora bien, ¿no habría sido mejor si yo hubiera dicho algo primero?

Tenemos tal vez docenas de oportunidades para elevar el espíritu de una persona todos los días en nuestras actividades normales. Sin embargo, recuerdo las horas de almuerzo en el centro de Trenton, Nueva Jersey, donde trabajé durante décadas, la mayoría de la gente absorta en sus pensamientos, sin mirarme a la cara ni por reconocimiento ni por un simple saludo. Ojalá pudiera decir que yo mismo estaba siempre listo con una sonrisa o un gesto de “hola”.

Todos deberíamos tener un gran día, por eso fue una revelación cuando yo era un joven bahá’í aprender que éste es “El Gran Día de Dios”, es decir, el día de un nuevo mensajero de Dios, que trajo enseñanzas de paz, amor y unidad. Me tomó más tiempo darme cuenta que cada época en la que aparece un nuevo mensajero de Dios es un “Gran Día”. ¿Qué lo hace “Grande”?

Imagine un premio o un reconocimiento que espera por usted, y un día llaman a su puerta con flores y una gran pancarta que dice “¡Ha ganado!”

Eso es lo que sentí cuando me di cuenta de que Bahá’u’lláh, un hombre de la nobleza y profeta persa encarcelado durante la mayor parte de su vida, tenía un mensaje que podía cambiar completamente la fortuna de la humanidad, si tan sólo atendiéramos a sus consejos y exhortaciones. En este dibujo dado por Dios, todos en la Tierra ganamos:

“El mundo del ser brilla, en este Día, con el resplandor de este Divina Revelación. Todo lo creado ensalza su gracia salvadora y canta sus alabanzas. El universo está envuelto en éxtasis de alegría y regocijo. Las Escrituras de Dispensaciones pasadas celebran el gran Jubileo que debe necesariamente saludar este más gran Día de Dios. Bienaventurado él que ha vivido para ver este Día y ha reconocido su posición”. – Bahá’u’lláh, citado por Shoghi Effendi en El advenimiento de la justicia divina, página 74.

Éste es, como indicó mi nuevo amigo, un gran día, un Día brillante, glorioso e inclusivo, en el que todos podemos amarnos y respetarnos mutuamente, honrarnos y mostrar bondad el uno con el otro, a un grado y escala que la humanidad aún no ha experimentado.

Esa es la esperanza de todos los bahá’ís del mundo, que todos en este planeta reconozcan este gran día. “Tener un gran día” nunca significó tanto, porque no es sólo una esperanza, sino también una promesa y una realidad divina:

“Grande y bendito es este Día, el Día en que todo lo que estaba latente en el hombre se ha manifestado y se manifestará. Sublime sería la posición del hombre si se aferrase a la rectitud y a la verdad…” – Bahá’u’lláh, Tablas de Bahá’u’lláh, página 256.

Como puede ver, en este concurso, todo el mundo tiene una voz, un boleto, un rol por jugar en la unificación pacífica del mundo. Según las enseñanzas bahá’ís, cada persona es un hijo de Dios, cada persona tiene un derecho dado por Dios a la vida pacífica y la prosperidad, al trabajo, educación, amor y respeto y a la vida en armonía con su prójimo, en cooperación y paz, en lugar de desacuerdo y odio.

Eso es lo que me gusta de los escritos de la Fe Bahá’í: renuncian a la división y al desacuerdo y se centran en la unidad y el amor. Es por eso que comparto estas creencias con todos los que las leen y que luego reconocen, profundamente, que la elección y el libre albedrío de cada individuo gobiernan cómo puedan o no reaccionar.

Porque en este Gran Día de Dios, como en todos los días, la elección, la maravillosa elección, siempre es nuestra, para ofrecer alegres “holas” a los extraños, o para responder con “Tú también ten un gran día”.

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

0 Comentarios

characters remaining