"Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í."

Todo comenzó como un chiste: un inversionista de Silicon Valley, un ejecutivo solar, un abogado, un trabajador de salud y un ex minero de carbón van juntos a un bar en Virginia. Junto con ellos también había un pastor.

Pero esto no era cosa de risa.
Ellos formaban parte de un grupo de treinta personas reunidas en Williamson, en el sur de Virginia Occidental, hace dos años, quienes estaban participando en un programa llamado Experiencia de Impacto, de cinco días de duración, que se enfocaba en ayudar a revitalizar una zona impactada por la minería del carbón.

Una Experiencia de Impacto impulsa la transformación de las comunidades marginadas mediante la construcción de relaciones estratégicas entre los inversionistas, las fundaciones, las empresas y los empresarios y líderes locales que desean apoyar. Las personas participan en diferentes ámbitos políticos, raciales, de clase, de fe y sin fe. El proceso introduce varios conceptos bahá’ís, desde proporcionar a las comunidades de base la oportunidad de determinar sus propias agendas con respecto a la regeneración de sus comunidades, a enfocarse en la diversidad y dignidad en la búsqueda de ideas empresariales, a permitir que los patrocinadores se relacionen con la comunidad en igualdad de condiciones para co-crear soluciones.  Todo esto se logra a través del respeto, la confianza y la creación de asociaciones a largo plazo.

“…¿hay obra alguna en este mundo que sea más noble que el servicio al bien común?   ¿Hay mayor bendición concebible para el hombre que el hecho de convertirse en el promotor de la educación, el desarrollo, la prosperidad y el honor de sus prójimos?” – ‘Abdu’l-Bahá, El secreto de la civilización divina, p. 103.

Volviendo a mi historia sobre Williamson, alrededor de la mitad de las personas involucradas con esta Experiencia de Impacto vivían en el área; la otra mitad, eran inversionistas, empresarios e innovadores que querían trabajar con las comunidades marginadas para co-crear soluciones a sus problemas.

Al termino de los cinco días, uno de los inversionistas, Double Bottom Line Partnes, se había asociado con Solar City para evaluar 300,000 acres de terreno antes utilizado para la minería de carbón para que sea utilizado ahora como estaciones de energía solar para los residentes locales. El ex minero de carbón, ahora médico, se comprometió a convertir una “fábrica de píldoras”, que producía opiáceos ilegalmente para adictos, en un centro que trabajaría en reducir las altas tasas de diabetes en el área. En un esfuerzo por impulsar el turismo, el abogado y otros planearon regresar con sus amigos para una carrera local en la carretera, la cual fue organizada por un hombre cuyos padres habían fallecido causa de la diabetes y quien ahora había perdido 100 libras de peso corporal.

Williamson, West Virginia ha luchado por la supervivencia desde que el negocio del carbón comenzó a reducirse; la comunidad también combate algunas de las tasas más altas de obesidad, diabetes, hipertensión y abuso de opiáceos en el país. Está claro que el status quo no es una opción. Los problemas que enfrenta Williamson no están aislados. En todo Estados Unidos, la desigualdad de la distribución de la riqueza está aumentando. El Banco Mundial estima que el 80% de la población mundial vive en extrema pobreza. Oxfam informa que la riqueza del 1% más rico es igual al otro 99%.

Los participantes locales de Experiencia de Impacto sintieron una sensación de optimismo, pero ¿podrían confiar en ello? ¿Era realmente posible cambiar su suerte con el apoyo de desconocidos? Muchas veces antes, las buenas intenciones no habían marcado la diferencia.  Esta vez sintieron algo distinto. Uno de los participantes dijo más tarde: “He pasado tanto tiempo … compartiendo el impacto de nuestro viaje con mi familia y colegas porque fue una experiencia increíble, que seguramente facilitará un cambio positivo no solo en nuestras comunidades, sino también en nuestras comunidades. también en nuestras vidas “.

Desde aquella Experiencia de Impacto que tuvo lugar hace dos años, los participantes han continuado colaborando, y muchos han regresado a Virginia Occidental en los últimos años. DBL introdujo el programa Revolution Foods en la comunidad con el potencial de proporcionar almuerzos asequibles y saludables para los escolares de West Virginia. Las grandes empresas de tecnología han estado apoyando a la comunidad en torno al acceso de banda ancha. Se están llevando a cabo iniciativas para crear una plataforma de gestión de destinos y oportunidades de ecoturismo, entre otros.

Los visitantes dijeron que habían aprendido mucho de lo que Williamson había hecho para abordar la diabetes y el abuso de drogas. Por ejemplo, el Dr. Beckett del Centro de salud y bienestar Williamson logró una de las disminuciones más altas en la reducción de la diabetes a través de un enfoque orientado a la salud de la comunidad. La gente de Williamson, y todos los participantes del programa Experiencia de Impacto, quisieron replicar este tipo de reunión exitosa en otras ciudades y compartir su historia. (Actualmente, se están llevando a cabo esfuerzos similares en Puerto Rico, Georgia, Houston y en otros lugares). También aprendieron una o dos cosas sobre el baile de bluegrass.

“En esta tierra polarizada, parece más importante que nunca minimizar lo que nos separa y maximizar lo que nos une. Hace más de 150 años, las enseñanzas baha’ís proclamaron: La tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos”. – Tablas de Bahá’u’lláh, p. 167.

¿Cómo se sería si involucrásemos al mundo entero en base a esta realidad? El camino actual no está funcionando y necesitamos una nueva ruta. Como aprendimos en Experiencia de Impacto, el conectar a las personas y tomar decisiones basadas en el respeto mutuo y una humanidad compartida puede marcar una diferencia fundamental.

Al final de la reunión en Williamson, el pastor escribió una canción que tomó prestada del Dr. Martin Luther King, Jr.: “La oscuridad no puede expulsar a la oscuridad: sólo la luz puede hacerlo. El odio no puede expulsar al odio: solo el amor puede hacer eso”.

Las enseñanzas Bahá’ís lo expresa así:

“¡No desesperéis!  Trabajad con tesón.  La sinceridad y el amor conquistarán al odio. ¡Cuántos hechos aparentemente imposibles llegarán a suceder en estos días!  Constantemente, dirigid vuestros rostros hacia la Luz del Mundo”. – Abdu’l-Bahá, Las Charlas de París, p. 30.

0 Comentarios

characters remaining