The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

La adolescencia es una etapa crucial dentro del desarrollo del ser humano. Algunos la conciben como una etapa llena de problemas y dificultades por la que el ser humano está prácticamente obligado a pasar y que más adelante, con el pasar de los años, esta cesará y el joven regresará a ser alguien “normal” en la vida. Lo coloqué entre comillas ya que esta propuesta es algo subjetiva, esto debido a que existen otros grupos que piensan lo contrario al calificar a esta etapa como una llena de potencial para el servicio a sus comunidades, en especial su barrio.

La Casa Universal de Justicia, la máxima autoridad espiritual de la comunidad Bahá’í, en su mensaje de Riḍván del año 2000, menciona que constituyen un grupo especial entre los jóvenes de la comunidad y que estos presentan también necesidades especiales, considerando que están pasando por numerosos cambios interiores, por lo cual necesitan una atención creativa.

“Entre los jóvenes de la comunidad figuran los conocidos como prejóvenes, situados en edades comprendidas entre, digamos, los doce y quince años. Representan un grupo especial con necesidades especiales dado que se sitúan en cierto modo entre la infancia y la juventud, en un período en que experimentan numerosos cambios interiores. Debe prestárseles una atención creativa de modo que participen en programas de actividades que centren sus intereses, moldeen sus capacidades para la enseñanza y el servicio, y los lleven a participar en la interacción social con otros jóvenes. El empleo de las artes en sus diversas formas puede revestir gran valor en tal actividad”. – Instituto Ruhi, Libro 5: Liberado los poderes de los pre jóvenes, Unidad 2, sección 1.

Existe un punto de convergencia con las teorías usualmente empleadas en la sociedad acerca de los adolescentes: esta es una etapa de numerosos cambios físicos en el individuo. Esta etapa presenta un acelerado crecimiento físico, que se percibir en el aumento de estatura y la masa muscular, experimentando numerosos cambios hormonales. La voz de los niños toma una forma más gruesa y las niñas comienzan a tomar la forma de mujeres jóvenes. Estos cambios físicos, intelectuales y emocionales son los que moldearán su conducta futura.

Los cambios emocionales por los que pasan  representan una parte decisiva en su conducta, si bien existe emoción por el surgimiento de estos poderes, también conllevan incomodidad durante su desarrollo. Se presentan una serie de emociones a veces contrariadas; pueden estar felices en la mañana y por la tarde mostrarse enojados con los demás; pueden querer estar solos, pero al mismo tiempo querer recibir visitas, esto está relacionado con el surgimiento de un nuevo nivel de conciencia en el adolescente.

Este nuevo nivel de conciencia genera en una batalla continua entre lo que se le enseñó durante la etapa anterior de su vida y lo que ahora su entorno le sugiere, se encuentra en la búsqueda constante de respuestas a preguntas sobre su propio ser y lo que puede realizar.

La sociedad asume que estos jóvenes no son capaces de tomar una responsabilidad seria frente a esta búsqueda incesante de respuestas. Anteriormente se señaló acerca del surgimiento de un nuevo nivel de conciencia en el individuo; los adolescentes automáticamente observan su entorno más cercano:  su familia, su ambiente educativo y sus amistades del barrio o la escuela y es allí donde buscan respuestas; se colocó en ese orden de espacios ya que es el más usual. Los adolescentes buscan respuestas en el hogar  a través de  sus padres como medida  de protección automática; sin embargo, esto depende mucho de la atención brindada en el hogar, ya que esto se da  según el grado de confianza y amistad brindada por ellos, si este no es el caso, recurrirán a la ayuda de algún profesor cercano a ellos en la institución  donde estudian, esto también va ligado  al grado de confianza y amistad que haya tenido o tenga con ellos; finalmente, como medida auxiliar y a veces confirmatoria recurrirá a la ayuda de algún compañero reconocido en su escuela , en su mayoría estos amigos no cuentan con los recursos necesarios para guiar de la manera correcta a su compañero, pero como son pares y “se comprenden”, surge un espíritu de compañerismo entre ellos y consejo mutuo sin haber tenido la experiencia de acción ética en normas espirituales básicas del hogar.

Es allí donde comienzan a surgir estos comportamientos indeseados en el adolescente, este comienza a encontrar respuestas en este entorno que, en su mayoría, no es el más adecuado y comienzan los comportamientos de rebeldía mal encausada en el hogar, sentimientos de enojo, tristeza, sentimientos individualistas acerca del progreso. Es esto lo que causa este sentimiento de desesperanza con este grupo de edad, pero la pregunta importante es: ¿Cuánto tiempo les dediqué cuando me compartían sus dudas y preguntas? ¿De verdad les di importancia a esos momentos?

Esta propuesta nos lleva a pensar que el comportamiento negativo en los adolescentes no es algo intrínseco a su naturaleza, sino que ese comportamiento es moldeado por su entorno inmediato mencionado anteriormente, el desarrollo de su potencial está altamente vinculado con   la atención creativa que se le brinde en esta etapa inicial de sus vidas, de la cual dependerá la toma de correcta de decisiones importantes en su juventud e incluso adultez.

Abdúl-Bahá, el hijo mayor de Bahá’u’lláh fundador de la Fe Bahá’í, menciona lo siguiente:

“Es sumamente difícil enseñar al individuo y refinar su carácter una vez que ha pasado la pubertad. Para entonces, tal como lo ha demostrado la experiencia, aun cuando se hagan todos los esfuerzos por modificar alguna de sus tendencias, no servirá de nada. Quizá pueda mejorar en algo hoy, pero al cabo de algunos días se olvidará y retornará a su condición habitual y a sus modos acostumbrados”. – Instituto Ruhi, Libro 5: Liberando los poderes de los pre-jóvenes, Unidad 2, Sección 3.

Es por esto que es urgente brindarles una educación adecuada en esta etapa, para que puedan liberar ese potencial hacia el servicio a la humanidad, ya que es en esta edad en la que muchos de sus patrones de pensamiento y conducta se fijarán.

0 Comments

characters remaining