The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

A menudo, cuando los occidentales pensamos en el sacrificio, pensamos en el poderoso ejemplo de Jesucristo, pero la práctica espiritual del sacrificio no se limita únicamente al ejemplo de Jesús.

También nosotros podemos participar en este tipo de sacrificio, no sacrificándonos físicamente, sino llevando a cabo acciones consistentes, nobles y desinteresadas que ejemplifiquen cualidades espirituales.

Servir a los demás de una forma práctica no es solo un sacrificio que hacemos por una buena causa. También es el sacrificio que Dios hace por nosotros a través de nuestras acciones mutuas. Como escribió Abdu’l-Bahá:

Cada uno de los amados de Dios debe poner su atención en esto: en ser la misericordia del Señor para el hombre; ser la gracia del Señor. – Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 5.

En su charla sobre los cuatro tipos de sacrificio, dada en los Estados Unidos en 1912, Abdu’l-Bahá introdujo el tercer significado del sacrificio con una metáfora de la naturaleza:

… si plantáis una semilla en el suelo, de ella nacerá un árbol. La semilla se sacrifica por el árbol que surgirá de ella. En apariencia la semilla se pierde y se destruye; pero la semilla, la misma semilla que se sacrifica, es absorbida y se incorpora al árbol en sus capullos, frutos y ramas. – La Promulgación a la Paz Universal, pág. 438.

La semilla cumple su propósito solo perdiendo su identidad como semilla. Se deshace, literalmente se desvanece, para que el árbol pueda crecer y desarrollarse.

Esto puede significar que a medida que caminamos por un camino de servicio a los demás, nuestras acciones cambian gradualmente lo que somos. Tal vez nos sentimos más cómodos estando cerca de personas de diferentes orígenes, o nos molestan menos los pequeños inconvenientes, o deseamos más profundidad en nuestras conversaciones con los demás. A través de estas experiencias, eliminamos esas cualidades que nos mantienen pequeños e inertes. Sacrificar es liberar poderes dentro de nosotros que nos conectan con algo mucho más grande. Abandonamos lo que es inferior por algo que es superior, lo que nos lleva al cuarto significado del sacrificio:

En cuanto al cuarto significado del sacrificio: es el principio de que una realidad sacrifica sus propias características. El hombre debe desprenderse de las influencias del mundo material, del mundo de la naturaleza y de sus leyes; pues el mundo material es el mundo de la corrupción y de la muerte. Es el mundo del mal y de la oscuridad, de la animalidad y de la ferocidad, de la sed de sangre, la ambición y la codicia, de la egolatría, el egoísmo y la pasión; éste es el mundo de la naturaleza. El hombre debe desligarse de todas estas imperfecciones, debe sacrificar estas tendencias que son privativas del mundo exterior y material de la existencia.

Además, el hombre tiene que adquirir cualidades celestiales y alcanzar atributos divinos. Debe convertirse en la imagen y semejanza de Dios. Debe buscar la bondad de lo eterno, convertirse en expositor del amor de Dios, la luz de guía, el árbol de la vida y el depositario de las bondades de Dios. Es decir, el hombre debe sacrificar las cualidades y atributos del mundo de la naturaleza por las cualidades y atributos del mundo de Dios. – Ibid., pág. 439.

Podríamos decir que el sacrificio representa el esfuerzo que ponemos para convertirnos en una mejor persona: el empeño constante de deshacerse de los hábitos centrados en uno mismo y formar nuevos hábitos altruistas infundidos con cualidades mejores y más espirituales. Las partes primordiales prehumanas de nuestra psique buscan comodidades físicas y placeres, estatus social y venganza por agravios pasados. Pero a medida que nos desarrollamos individual y colectivamente, intercambiamos aquellos por atributos más nobles de la unidad espiritual iluminada por la guía de Dios para la humanidad: bondad, amor, compasión, generosidad, justicia, sabiduría y muchos otros.

Este cuarto significado del sacrificio puede ayudarnos a comprender que el sacrificio no es una dificultad. Ciertamente, las dificultades pueden ayudar a su progreso. Pero por sí solo, según las enseñanzas bahá’ís, este sacrificio es valioso en sí mismo.

La iluminación de las cualidades celestiales crea felicidad y bienestar humanos. Entendido en este sentido, no es necesario decir que un grupo de personas debe sacrificarse y otro grupo no necesita hacerlo. En este cuarto sentido del sacrificio, ya sea rico o pobre, privilegiado o marginado, el aprovechar ciertas cualidades internas faculta a los individuos y las comunidades a aumentar su práctica social externa. Se sacrifican por todos. Para algunos podría implicar una especie de asertividad. Para otros podría significar lo contrario. Pero en cualquier caso, perseverar en un camino de acción moral requiere fuerza de carácter y agilidad de espíritu, y eso es algo bueno para todos.

Además, llamar a alguien a adoptar un estándar de comportamiento más elevado no los ataca. Ahora, por supuesto, algunas personas están haciendo lo mejor que pueden en circunstancias difíciles, y no es correcto presionarlas demasiado. Pero para muchos de nosotros, elevar nuestra conducta personal a un nivel superior no es mucho pedir. Un llamado al sacrificio, en este cuarto sentido del término, afirma la dignidad y la nobleza de la capacidad de una persona para la acción moral.

Por ejemplo: si alguien de manera convincente me hace ver que comer menos carne reducirá las emisiones de gases de efecto invernadero, esa no es una demanda para aceptar más sufrimiento en mi vida, incluso si me encanta el bistec. No están tratando de retenerme. Están mostrando cómo puedo elevarme a mí mismo y a los demás, dándome la oportunidad de elevarme por encima de mi naturaleza egoísta, afinar mis poderes espirituales y aplicarlos por una causa más grande que yo, por el bien de todos.

Medir mi felicidad en comodidades puramente físicas significa conformarse con una visión estrecha y sofocante de la existencia humana. En general, una vez que reconocemos que hay más en la vida que perseguir la gratificación instantánea, un estilo de vida enfocado en tratar de hacer del mundo un lugar mejor se vuelve mucho más atractivo.

Hemos crecido en una sociedad en la que superficialmente parecía ordenada y bien organizada, pero en sus márgenes y oculta fuera de vista se ha desordenado y se ha precipitado hacia el desastre. Nos criaron para pensar que mientras tuviéramos nuestros asuntos personales en orden, que si estudiamos mucho, conseguimos el trabajo correcto y encontramos el socio correcto, todo estaría bien. Pero a medida que pasan los años, el velo se quita y percibimos que vivir de acuerdo con nuestro propio interés no solo es inadecuado. Es inmoral, incluso si es posible lograrlo en primer lugar. Todos estamos conectados. A medida que nos adentramos en el temido e incierto núcleo del siglo XXI, ¿quién nos ha enseñado alguna vez a entregarnos con sacrificio a una causa digna, a un propósito más elevado y más noble? ¿Quién es el que incluso nos ha enseñado qué es el sacrificio? Algunos reconocen que Cristo y Bahá’u’lláh ciertamente lo enseñaron. ¡Pero cuán pocos son, y cuán pocas personas realmente escuchan y hacen los sacrificios necesarios! Cambiemos eso.

0 Comments

characters remaining