The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

La primera vez que tuve apendicitis, mi esposo, nuestro bebé de dos años y yo viajábamos por la hermosa Nápoles, a punto de partir hacia Israel.

Mi esposo cirujano me dijo que el mejor tratamiento conservador para la apendicitis era el ayuno. Me pidió que esperara hasta que llegáramos a Israel para operarme, ya que este era un país lleno de cirujanos.

Además de todo este dolor, mi abuela y mi suegra, las dos personas que más amaba en el mundo, además de mi esposo, habían fallecido durante mi embarazo y estaba terriblemente deprimida. Veía a mi bebé y a mi esposo como todo en el mundo, y a mí misma como nada.

Faber and Faber, una editorial de Londres, había elegido una opción para mi próxima novela, mientras yo había estado creando canciones para un grupo internacionalmente exitoso, pero en los últimos años mi capacidad de escritura me había, de alguna manera, abandonado.

Mi esposo, quien más tarde se dio cuenta de que había estado inconscientemente enojado conmigo por no ser su madre, me dijo que me había hundido tan bajo como podía hacerlo un ser humano. Aunque mi bebé estaba felizmente estimulado por su entorno y le daba frecuentes cambios de ropa, yo llevaba puesto el mismo vestido durante un mes. También había perdido mis conversaciones: mi esposo había estado trabajando tan duro que todo lo que quería hacer en casa, antes de partir para nuestro viaje, era conectar la radio a su oído, y me sorprendía cuando escuchaba cualquier conversación que no sea sobre el bebé.

En Nápoles, el desprecio que sentía hacia mí misma me llevó a hacer oraciones durante toda una noche. Sentí que esto era algo bueno como preparación para mi peregrinaje a los lugares sagrados bahá’ís en Israel.

Como muchos niños de guerra en Londres, había tenido miedo toda mi vida de ir a dormir, así como de no ir a dormir, porque cada noche de vigilia me visitaban pesadillas abrumadoras. Los ataques aéreos nocturnos de la guerra habían dejado su marca traumática.

Esa noche en Nápoles, cuando mis oraciones fueron cambiando por las reveladas para ser recitadas al amanecer, rogué por algo que me había negado deliberadamente hasta ahora: una señal de mi querida abuela. Dije: “Solo si esto no retiene su progreso en el reino espiritual”. Aunque ya había amanecido, me quedé dormida durante media hora y tuve el primer sueño en toda mi vida que no fue una pesadilla. ¡Para mí esto fue un acontecimiento trascendental! Después de eso, mis sueños mejoraron cada vez más y una tercera parte de cada 24 horas ya no las pasaba en terror.

Hubo una huelga en el aeropuerto de Nápoles, así que tuvimos que llevar nuestro propio pesado equipaje nosotros mismos.

Cuando llegamos a Israel, comencé mi peregrinaje bahá’í en el Santuario de cúpula dorada del Bab en Haifa, donde también descansan los restos de Abdu’l-Bahá. Este era mi cuarto día de ayuno, así que sentía una gran elevación.

El amanecer se había extendido gloriosamente por todo el cielo, y debajo de él sentí que mi vida se abría, un desierto después de caer finalmente la lluvia. Recordé la profecía de Isaías de que cuando llegara la Gloria de Dios, el desierto florecería como una rosa. Al acercarnos al santuario del Bab, los peregrinos encontramos árboles recortados perfectamente a nuestro alrededor, y todo lo que el Bab, Bahá’u’lláh y Abdu’l-Bahá habían realmente tocado estaba cubierto de pétalos de rosa.

Nuestro guía nos dijo que podríamos hacer lo que sintiéramos en el santuario. Por un momento, incliné la cabeza, pero luego instintivamente mis brazos hicieron el gesto de levantamiento que Abdu’l-Bahá generalmente hacía. Aunque débil, mi acción parecía haber tomado prestada la fuerza de las entidades divinas en cuya presencia espiritual sentía. Después de todo, esta era una religión que traía respeto a sí misma, que predecía el fin de los extremos de riqueza y pobreza, una religión que decía “Hablad a los ricos de los suspiros que profieren los pobres a la medianoche”.

Mis brazos se sentían totalmente desnudos, aunque en realidad estaba usando mangas largas. El amor de 10,000 personas se derramó a través de mí, y recordé que los seguidores del Bab olvidaron sus propios nombres al estar en su presencia. Cuando volví al mundo cotidiano, me dí cuenta de eso, todavía salía de mi cama todos los días al amanecer y regresaba allí en mis oraciones. Sentí que tanto la humanidad como yo habíamos alcanzado la mayoría de edad, y que, habiendo estado en el santuario que compartía con el Bab, sentiría la presencia de Abdu’l-Bahá para siempre.

Nos llevaron al cuartel de Akka, donde fue encarcelado Bahá’u’lláh, la Gloria de Dios, y donde todos los prisioneros habían sufrido condición de disentería. La leyenda decía que si un pájaro sobrevolaba Akka caería muerto. El carcelero de Bahá’u’lláh le había preguntado: “¿Hay algo que pueda hacer por ti?” Él respondió: “¿Restaurarías el antiguo acueducto romano para que la gente pueda tener agua fresca?”.

Los bahá’ís han embellecido todos estos lugares ahora. A pesar de que el cuartel de Akka era espiritualmente maravilloso, se podía ver cuán difícil había sido la vida de Bahá’u’lláh allí. Él vendió su alfombrilla de oración para pagar el entierro de uno de los miembros de su séquito. A partir ese momento parece que durmió sobre rocas irregulares en su celda.

La segunda vez que tuve apendicitis, acababa de salir del hospital en Warrnambool, Australia, después de dar a luz a mi hijo. Aprendí de mi tiempo en Nápoles que el ayuno era el mejor tratamiento conservador, así que fingí estar bien. Quería evitar la hospitalización nuevamente, lo que temía que detuviera mi capacidad de amamantar a mi hijo y me separara de nuevo de mi hija. No sabía que en Warrnambool situaban al bebé contigo.

Pero en el cuarto día de ayuno, salí de casa y le dije a mi esposo: “Será mejor que me examines”. Le diagnosticó apendicitis; pero buscó la confirmación de otro cirujano, el Dr. Fisher, quien me preguntó “¿Cuánto tiempo has estado así?”

“Hoy es el cuarto día”.

El Dr. Fisher dejó escapar un enorme suspiro de alivio: “Si fuera a haber una ruptura ya lo habría hecho”.

Estaba tan calmada con mi dolor que él admitió haber pensado: “Ella podría tener algo mucho peor que la apendicitis. Podría estar muriendo”.

He oído hablar de enfermeras preocupadas por la tranquilidad de los pacientes hasta que estos pacientes dijeron que eran bahá’ís. Entonces las enfermeras comprendieron que su tranquilidad no era un estado mental cercano a la muerte, sino la aceptación general por parte de los bahá’ís de lo que venga.

El cirujano visitó nuestra casa de nuevo a la mañana siguiente. Mi juguetona hija me estaba dando vueltas, y él exclamó: “No hagas que tu madre gire así, ¡está muy enferma!”.

“Ella no está muy enferma” le dijo.

Una mujer bahá’í que había sido monja católica se estaba quedando con nosotros, y pensé que al Dr. Fisher le encantaría conocerla porque él era católico. Ella estaba dándome la espalda mientras conversaban en la mesa. Él estaba frente a mí y le dijo: “Mi vocación es solo un oficio, aunque soy testigo de la muerte de muchos. Existe una cierta paz que llega a las personas antes de la muerte, pero es una cosa animal, no religiosa “.

Escuchaba mientras calentaba un biberón para mi bebé, una vez más sentí que mis brazos se desnudaban y crecían hasta alcanzar un tamaño gigante. Si me hubiera recostado sobre rocas desnudas e irregulares, no las habría sentido. Sentí que la vida se movía rápido, como si hubiera medio minuto en la Tierra y luego la eternidad, así que no había necesidad de preocuparme por las vicisitudes aquí. Me di cuenta de que los ojos del Dr. Fisher brillaban, mientras él me miraba. Vi que ahora sabía que incluso un mortal ordinario no tenía que morir para vivir temporalmente en el reino espiritual:

¡Alabado seas, oh Señor mi Dios!  Éste es tu siervo que ha bebido de las manos de tu gracia el vino de tu tierna merced y ha gustado de tu amor en tus días.  Yo te imploro… que proveas a tu siervo con las cosas buenas que Tú posees y lo eleves a tales alturas que considere el mundo como una sombra que se desvanece más rápido que un abrir y cerrar de ojos.

Protégelo también, oh mi Señor, por el poder de tu inmensurable majestad, de todo lo que Tú detestas.  Tú eres verdaderamente su Señor y el Señor de todos los mundos. – Bahá’u’lláh, Oraciones Bahá’ís, pág. 129.

La tercera vez que tuve apendicitis, mis hijos eran adolescentes. Mi apéndice fue finalmente extirpado quirúrgicamente, y ahora felizmente mi ayuno solo ocurre durante el mes bahá’í de ayuno, que finaliza en el año nuevo bahá’í y otorga un “regalo oculto” a aquellos que son sinceros.

1 Comment

characters remaining
  • Ernest Lopez
    Jun 06, 2019
    Que Linda historia. El tema es bien conocido, lo difícil que es trascender el dolor y pesares que nos trae la vida. Nos das sin pensarlo, una manera de sentir ese impulso que nos da valor por sobresalir de temor, dudas y desorientación que el sufrimiento nos hace sentir. Y a la vez te acompañamos siguiendo tus pasos del peregrinaje bahá’í. Gracias por inspiración que nos haces sentir. Bendiciones.