The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

Como bahá’í, he ayunado todos los años desde que tenía quince años, pero esta vez estoy haciendo un mayor esfuerzo por ayunar de una forma más consciente.

En la Fe bahá’í, el ayuno es un período de diecinueve días en el que todos los bahá’ís mayores de quince años (con algunas excepciones, como las madres embarazadas o lactantes, las mayores de 70 años o las personas que están enfermas), se abstienen de comer o beber durante las horas del día.

Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe Bahá’í, lo explicó así:

«El período de ayuno, que dura diecinueve días, comienza por regla el dos de marzo de cada año y termina el veinte del mismo mes, implica abstinencia total de alimentos y bebidas desde la salida hasta la puesta del sol. Es esencialmente un período de meditación y oración, de recuperación espiritual, durante el cual el creyente debe tratar de hacer los reajustes necesarios en su vida interior, y refrescar y vigorizar las fuerzas espirituales latentes en su alma. Su significado y propósito es, por lo tanto, de carácter fundamentalmente espiritual. El ayuno es simbólico, y sirve como recordatorio de abstinencia de deseos egoístas y carnales.» – Shoghi Effendi, Principios de Administración Bahá’í, p. 6.

Para los bahá’ís, el ayuno es una ley espiritual, pero también una experiencia profundamente personal. Nadie viene a verificar si, de hecho, está ayunando y nadie lo avergüenza si no puede ayunar. En lugar de sentirse como una penitencia, el ayuno se siente como un evento largo y emocionante y desafiante. Realmente es un momento agradable, incluso si no tiene el privilegio de estar rodeado de otras personas que estén ayunando.

La experiencia es muy diferente para todos, por supuesto. Cómo esta toma forma en tu vida depende en gran medida de tus propias circunstancias. Las cosas que pueden parecer desafiantes para los demás pueden ser fáciles para usted, y las cosas que parecen ser fáciles para todos pueden ser increíblemente desafiantes para usted.

Pero en mi experiencia, como una persona que apenas puede pasar más de dos horas sin comer bocadillos la mayoría de los días, es estimulante darse cuenta de cuánto poder tiene el alma sobre el cuerpo cuando establecemos una meta espiritual. Yo sería terrible haciendo dieta, pero cuando se trata del ayuno, incluso los momentos más difíciles no son tan difíciles como podría haber imaginado. Solo cuando nos enfocamos en nuestro propósito espiritual nos damos cuenta de cuánto poder existe dentro de cada uno de nosotros:

…porque este ayuno físico es símbolo del ayuno espiritual. Este ayuno conduce a limpiar el alma de todos los deseos egoístas, a adquirir atributos espirituales, a ser atraído por las brisas del Todomisericordioso y a encenderse con el fuego del amor divino. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 53.

Pero mientras que el ayuno en sí mismo es una experiencia poderosa, hay mucho más que podemos descubrir cuando comenzamos a reflexionar sobre lo que hemos aprendido a través del ayuno.

El ayuno me hizo darme cuenta de la cantidad de tiempo de cada día que pasaba pensando en la comida, preparando la comida, comiendo y limpiando después de la comida. Por supuesto, mantenernos alimentados es una parte importante de la vida, pero ¿es posible que, en nuestras cómodas vidas llenas de abundancia, muchos de nosotros le hayamos dado más importancia de la que necesita? No estoy diciendo que sea malo gastar tiempo en la comida, de hecho, es un arte que ciertamente debe ser celebrado. Pero es importante reflexionar sobre la abundancia que tenemos a nuestro alcance, y sobre cómo este estilo de vida no está disponible de manera generalizada. Millones de personas en todo el mundo sobreviven con comidas muy sencilla, porque no tienen acceso a nada más, y millones más están muriendo de hambre.

Cuando vivía en el hemisferio sur, donde el ayuno se lleva a cabo en uno de los últimos meses de verano, el abstenerse de beber agua durante el día fue todo un desafío. Tuve que pensar seriamente en cuánta distancia iba a caminar, para evitar ponerme en una situación en la que tendría que romper el ayuno por el bien de mi salud. Me hizo ser más consciente del privilegio que tengo de no tener que realizar trabajos físicos pesados todos los días, y de la suerte que tengo de vivir en un lugar con fácil acceso al agua:

Toda alabanza sea para Dios, Quien… les ha impuesto el ayuno para que los que poseen medios sean informados de las penalidades y sufrimientos de los desposeídos. – Bahá’u’lláh, citado en “La importancia de la oración obligatoria y el ayuno”, pág. 2.

Este año, he estado pensando en mis metas antes del ayuno. Porque se trata de algo más que abstenerse de comer y beber durante el día, se supone que es un momento de crecimiento espiritual. Así que he decidido hacer algunos ajustes que podrían ayudarme a ser más consciente del propósito detrás de lo que estoy haciendo. (Tenga en cuenta que estas son solo algunas ideas que tengo para mí misma, basadas en mis propias fortalezas y debilidades).

He estado analizando los tipos de comidas que como durante este tiempo. ¿Qué sucede si disminuyo la cantidad de platos complicados y ridículamente deliciosos que normalmente trato de comer durante este período, y en su lugar intento desarrollar la capacidad de disfrutar de la belleza de una comida simple y saludable?

¿Qué pasaría si me asegurara de leer cada día más historias sobre la vida de Bahá’u’lláh y Abdu’l-Bahá, para ponerme en una mentalidad más espiritual y apreciar los sacrificios que ellos hicieron?

Incluso he estado pensando en hacer un esfuerzo extra para lucir bien. Esto puede parecer contraproducente para el objetivo de no pensar en cosas materiales, pero no me refiero a usar maquillaje elegante, ropa o joyas, sino verme más fresca, organizada y limpia. Creo que podría ayudarme a trascender la pereza y descubrir el lado espiritual de cómo abordo mi apariencia.

Estas ideas son personales, por supuesto, pero el ayuno representa un momento en el que podemos evaluar nuestras fortalezas y debilidades personales, y ver cómo podemos crecer. Lo importante es no pasar por la logística básica del ayuno sin reflexionar adecuadamente sobre su propósito más profundo. De esa manera, puedo recordarme constantemente por qué ayuno y apreciar mejor las implicaciones espirituales de todo lo que hago todos los días.

El próximo año, podría tener diferentes objetivos. Pero a partir de ahora, voy a tratar de ser más consciente. Y ya sea que estés ayunando o no, este es un momento perfecto para aprender más sobre el lado espiritual de ser humano y poner en marcha esfuerzos para ayudar a que nuestras almas se desarrollen.

0 Comments

characters remaining