Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Anticipación: el secreto de unas buenas vacaciones

Jaellayna Palmer | Abr 23, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaellayna Palmer | Abr 23, 2023

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Un estudio reciente ha descubierto que tener unas vacaciones en el horizonte aumenta nuestras posibilidades de seguir siendo felices, quizá incluso más que las propias vacaciones.

La investigación demuestra que el tiempo dedicado a planificar un viaje suele resultar más agradable que el propio viaje o las sensaciones inmediatamente posteriores al regreso a casa. ¿Por qué? La anticipación.

RELACIONADO: Tecnología, contacto y nomofobia: ¿estamos sobreconectados?

Aunque no se trata de una experiencia universal, sí es frecuente. A menudo, las vacaciones pueden estar plagadas de decepciones o dejarnos exhaustos en lugar de vigorizados. Luego, la gente suma los gastos y le preocupa no poder pagarlo todo.

Los consejos del mencionado estudio incluían disfrutar de más tiempo para planificar, a fin de prolongar el periodo de anticipación, y tener siempre planeado otro viaje, aunque sólo fuera una excursión de fin de semana. Mientras reflexionaba sobre los efectos de anticipar futuras alegrías, me vinieron a la cabeza imágenes de viejos anuncios de ketchup y la canción «Anticipation», y luego pensé más en esta noticia y el comentario que la acompañaba.

Todos hemos experimentado la anticipación como una emoción genuinamente placentera. Todos necesitamos un descanso de nuestras rutinas y responsabilidades diarias, y unas vacaciones pueden ofrecer ese descanso. Pero, aparte del tiempo libre, ¿qué más puedo esperar? Antes de que empiecen las vacaciones, la lista de posibilidades es espléndidamente larga y llena de resultados positivos. Pero, ¿qué hay de la decepción en las propias vacaciones? Sentir decepción significa tener nociones preconcebidas: en lugar de acoger con agrado lo que ocurra, tenemos una visión de lo que creemos que debería ocurrir. Sin embargo, algunos de mis mejores momentos han tenido lugar cuando no tenía expectativas concretas.

Me encanta pasear por lugares desconocidos y ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Esto no tiene por qué implicar una larga visita a un lugar lejano y exótico. Una de mis primeras lecciones en este sentido la recibí cuando era estudiante universitaria y me preparaba para una experiencia de estudio de campo de un semestre de duración. Después de que mi profesor me llevara en coche a un pueblecito a una hora del campus, me dijeron que lo explorara y escribiera un artículo sobre lo que había aprendido ese día. Incluso ahora, muchos años después, recuerdo con agrado aquel día, incluida la simpática persona de la cafetería local que me invitó a comer mientras charlábamos sobre las esperanzas y los temores de los jóvenes adultos.

Dadas nuestras ajetreadas vidas y el hecho de que unas vacaciones pueden ser largas en su planificación y cortas en su duración, y reconociendo el alto coste tanto en tiempo como en dinero asociado a ellas, cada uno de nosotros tenemos nuestras propias ideas sobre cómo resultará cada viaje, vacaciones o día festivo. Podemos esperar diversión, relajación, emoción, estimulación intelectual o romance. En lugar de sentirnos decepcionados si no es así, podemos convertirnos en viajeros abiertos a las sorpresas y, entonces, se desarrollarán acontecimientos maravillosos.

RELACIONADO: Simbolismos del camino espiritual

Al igual que cada viaje, la vida misma es una travesía, por no decir unas vacaciones, llena de incógnitas. Adaptarnos a lo que sucede en el camino nos brinda la oportunidad de ver la vida de otra manera. Como se cita en el libro de J. E. Esslemont «Bahá’u’lláh y la Nueva Era», Abdu’l-Bahá dijo:

Cualquiera puede ser feliz en una posición de comodidad, desahogo, éxito, salud, placer y gozo; pero si uno es feliz en época de adversidad, sufrimientos y mala salud, es una prueba de nobleza.

Si la felicidad es una prueba de nobleza en circunstancias tan graves como las dificultades, las penurias o la enfermedad, entonces también debería aceptar de forma positiva lo que ocurre durante un viaje de fin de semana o unas vacaciones. Cada viaje lejos de los patrones familiares de la vida ofrece la oportunidad de abrazar lo desconocido, aceptar lo que es y reconocer que incluso las decepciones serán buenas historias más adelante.

También podría interesarte

Cómo mantener el sentido de maravilla y asombro
Vida

Cómo mantener el sentido de maravilla y asombro

Por qué no podemos olvidar las duras lecciones de la pandemia
Vida

Por qué no podemos olvidar las duras lecciones de la pandemia

Neuro-Divergencia: cuando simplemente no puedes orar
Vida

Neuro-Divergencia: cuando simplemente no puedes orar


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.