Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Últimamente he estado reflexionando sobre el poder radiante del pensamiento positivo, la manifestación y la visualización.

Como una persona joven que forma parte de una generación de personas emprendedoras e innovadoras, parece que todas las demás personas que conozco están intentando atraer cierto tipo de vida para sí mismas. A menudo, me encuentro a mí misma inmersa en conversaciones vivas sobre cómo manifestar de la realidad que uno quiere crear para sí mismo, expresándolas y haciéndolas realidad, sobre la visualización y cómo poner energía positiva en el mundo como un medio para atraerla.

La mayoría de las personas parecen estar buscando algo, buscando atraer a sí mismas las bendiciones del mundo, pidiéndoles que se revelen en cada una de nuestras vidas personales. Preguntando: ¿cómo pueden las cosas desarrollarse de la mejor manera posible?

Algunos dicen que uno tiene que aprovechar el poder de la mente para abrirse a todo lo que la buena vida tiene para ofrecer. Otros sostienen que son las misteriosas leyes del universo dan forma a nuestro viaje. Muchos creen en alguna combinación de los dos. El libre albedrío ciertamente juega un papel en esto, pero estas recientes conversaciones me hacen pensar que ahora, tal vez más que nunca, mis compañeros sienten curiosidad por saber cómo podemos ponernos en contacto con las fuerzas espirituales en juego.

Al pensar en estas fuerzas y en este deseo que muchas personas tienen de alcanzar la felicidad, es probable que tengamos que redefinir y reconceptualizar lo que pensamos acerca de las bendiciones más preciosas de la vida. ¿Será que estas son las que vienen de una vida de comodidad, facilidad y aparente libertad? ¿Son realmente materiales, o son mucho menos tangibles?

Los escritos bahá’ís sugieren:

¡Oh mis siervos! Si descubrieseis los ocultos océanos, sin riberas, de mi incorruptible riqueza, con toda certeza no estimarías en nada al mundo, no, menos aún, a toda la creación. – Bahá’u’lláh , Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh , pág. 170.

Si el tesoro más valioso, el regalo más impresionante y significativo, no es algo que pueda imaginar, entonces es posible que aunque pueda anhelar que lo que sé que es bueno, sea solo una pequeña porción de lo que realmente existe. Teniendo esto en cuenta, es lógico tratar de separarse de resultados específicos. Si bien puede que sea imposible para mí entender, lo que podría parecer un “no” del universo o de Dios hoy en día podría conducir a un futuro “sí”, algo de mucho mayor valor.

Las enseñanzas bahá’ís nos piden que confiemos en esa sensación de generosidad, felicidad y prosperidad espiritual de un futuro desconocido:

Nunca pierdas tu confianza en Dios .Ten siempre esperanza, pues las dádivas de Dios nunca cesan de descender sobre el hombre … El hombre, en todas las condiciones, está inmerso en un mar de bendiciones de Dios.Por tanto, no desesperes en ninguna circunstancia, sino más bien permanece firme en tu esperanza. – Abdu’l-Bahá , Selecciones de los escritos de Abdu’l-Bahá , pág. 155.

De manera similar a como lo hace la ley de atracción o pensamiento positivo, Abdu’l-Bahá instó a la humanidad a mantener la esperanza. Si bien muchos pueden encontrar esta cita confusa, considerando el dolor y la desgracia en nuestro mundo actual, esta implica que podemos crecer de estas dificultades. El descontento y las bendiciones no se excluyen mutuamente, nuestras vidas pueden estar llenas de recompensas y de dificultades simultáneamente .Con el fin de recordar esto, tenemos que ser implacables en nuestra esperanza, y sin descanso conscientes del escaso conocimiento que se tiene de la realidad.La humildad, entonces, también parece ser clave para aprovechar estas bendiciones.

Desarrollar una comprensión clara de las fortalezas y debilidades de uno mismo forma una parte esencial de la construcción de una vida que cumpla su propósito más profundo.Los escritos bahá’ís enfatizan la importancia de conocer los desafíos de cada uno para esforzarse por crecer en este sentido:

En tanto un hombre no encuentre sus propias faltas, jamás podrá ser perfecto. Nada es más fructífero para el hombre que el conocimiento de sus propios defectos – Abdu’l-Bahá , La Promulgación a la Paz Universal , pág. 256.

Confiar y servir a Dios es una pieza del rompecabezas que generalmente no se expresa tan explícitamente en la mayoría de las conversaciones que tengo con mis amigos. Sin embargo, las personas hablan de encontrar su pasión, una forma en la que puedan contribuir a la sociedad y como poder desarrollar su potencial. Aunque no se entienda tan directamente, ¿no es buscar cómo se puede servir a la humanidad el encontrar nuestro propósito en la vida? Los bahá’ís creen que el descubrir un objetivo más elevado, un objetivo que va más allá del beneficio propio y de alguna manera es desinteresado, es crucial. Para encontrar la felicidad, entonces, necesitamos gratitud:

Aunque a cada instante desatarais la lengua en acción de gracias y reconocimiento, no podríais cumplir con la obligación de expresar gratitud por estas dádivas. – Abdu’l-Bahá , Selecciones de los escritos de Abdu’l-Bahá , pág. 80.

Al aprender sobre cómo acceder a la bondad de este mundo, estas citas de las enseñanzas bahá’ís han sido fundamentales para explicar cómo pienso encontrar la alegría. Ya sea que su poder sea un fenómeno psicosocial, un acontecimiento espiritual o un poco de ambos, estos principios ayudan a crear una guía para navegar el deseo natural por alcanzar salud, bienestar, productividad y propósito.

 

0 Comentarios

characters remaining