Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Este 5 de Diciembre se celebra el Día Internacional del Voluntario, un día establecido por las Naciones Unidas en 1985 para recordar y honrar el trabajo de voluntarios en sus diversos programas humanitarios. El nombre oficial es Día Internacional del Voluntario para el Desarrollo Económico y Social, lo cual engloba los programas de la ONU y también refleja en parte el tipo de servicio voluntario que se realizan en el marco de las actividades organizadas por la Comunidad Baha’i. Baha’u’lláh dice:

“Es de hecho un hombre, quien hoy, se dedica al servicio de toda la raza humana. El Gran Ser dice: Bienaventurado y feliz es aquel que se levanta para promover los mejores intereses de los pueblos y razas de la tierra” -Principios de Educacion Baha’i p.166

El desarrollo económico y social va de la mano con el desarrollo del espíritu y el cultivo de valores y virtudes. Sin una fortaleza de principios morales, el desarrollo económico genera extremos de riqueza y pobreza. Sin un andamio de amor por la humanidad, el desarrollo social puede excluir a muchos grupos.
Actividades como las clases para niños, los grupos prejuveniles y las reuniones de oración, crean esa base espiritual para el desarrollo integral de las comunidades. Los maestros de las clases para niños ayudan a los niños a identificar estas virtudes en sus almas y con ayuda de historias y artes, les guía a aplicarlas en sus vidas. Las personas que sirven como animadores de los grupos prejuveniles lideran los grupos y facilitan la reflexión de los chicos y les acompaña a iniciar pequeños proyectos de servicio en sus comunidades. Estas actividades son posibles, gracias al trabajo voluntario de los tutores, quienes conducen los círculos de estudio -el método de capacitación para los voluntarios en estas actividades. Los círculos de estudio recalcan muchísimo estos temas y desafía al voluntario a mirar su labor con ojos diferentes. El desafío para el voluntario es generar cambios en la sociedad, y al miso tiempo en sí mismo.

“¡Estos días son muy preciosos! Aprovecha esta oportunidad y enciente una candela que nunca será extinguida, la cual verterá su luz eternamente, iluminando el mundo de la humanidad” – Selección de los Escritos de Abdul-Bahá, p. 201.

Este candela encendida del voluntarismo promovido por las Naciones Unidas está muy vivo en la comunidad baha’i. Gracias a que otros voluntarios nos invitaron a participar, hemos crecido como personas, como familia y como comunidad en estos últimos años. Gracias a estas experiencias como voluntarios podemos aseverar, sinceramente, que hay esperanza para la humanidad.

Entonces hoy queremos enviar un gran agradecimiento a todos los voluntarios por el mundo:

A aquellos que dejaron su hogar para ayudar a sus hermanos en otros pueblos,
a los maestros de nuestros hijos en las clases baha’is para niños.
los animadores de grupos de nuestros prejóvenes,
nuestros tutores en los círculos de estudio que nos capacitan para servir,
a los que se toman el tiempo de llevar y traer a otros para que puedan participar,
a los que preparan la comida para alimentar a los que sirven.
Cada uno colaborando según sus capacidades y oportunidades.

Gracias por ayudar a nuestras comunidades a crecer
¡Feliz Día Internacional del Voluntario!

0 Comentarios

characters remaining