Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

En las profesiones relacionadas con el servicio a otros o en los roles de voluntariado, donde se lucha contra la injusticia o se ayuda a aliviar el dolor de otros, ¿cómo podemos evitar caer en la trampa de actuar como un salvador?

Los psicólogos también llaman a esa mentalidad de ser salvador, es decir aquella grandiosa ilusión de que solo nuestras propias acciones pueden mejorar el mundo, el “complejo mesiánico”. Probablemente entiendas por qué.

Entonces, ¿qué actitud debemos mostrar cuando intentamos ayudar a los demás? Este pasaje de las enseñanzas bahá’ís describe el servicio a los demás como un esfuerzo por reflejar el amor de Dios:

Dios ha creado a todos y a Dios todos regresarán. Por tanto, amad a la humanidad con toda el alma y el corazón. Si os encontráis con un pobre, ayudadle; si veis un enfermo, curadlo; tranquilizad al temeroso. Al cobarde hacedle noble y valeroso, educad al ignorante, asociaos con el extranjero. Emulad a Dios Considerad cuán bondadoso es, cuán amorosamente trata a todos, y seguid Su ejemplo. Debéis tratar a la gente de acuerdo con los preceptos divinos. En otras palabras, tratadlos tan bondadosamente como Dios los trata, pues éste es el más grande logro para el mundo de la humanidad. -Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 298.

Sin combinar esta cita con una actitud de profunda humildad, algunos podrían verlo como un llamado a imponer nuestra propia definición de educación, curación y bienestar a los demás, en otras palabras, tratar de actuar como un mesías.

Este tipo de “pensamiento de salvador” probablemente se entiende más popularmente en el contexto del “complejo del salvador blanco”: las creencias y actitudes paternalistas asociadas con los blancos que se precipitan en las comunidades negras para “arreglarlas”. Incluye suposiciones preconcebidas de que las personas de color no son lo suficientemente inteligentes o motivadas para satisfacer sus propias necesidades, por lo que las personas blancas deben tomar la iniciativa para “salvarlas”. En el fondo, las personas quieren mostrar a los demás que son personas “buenas”, pero en el proceso de tratar de “salvar” a otros, generalmente terminan imponiendo estándares de bienestar europeos centrados en culturas con diferentes expectativas.

Este complejo se vincula directamente con una historia de supremacía blanca, pero el “pensamiento de salvador” también aparece en otras poblaciones. Otras formas de privilegio social, como ser parte de una clase socioeconómica superior, haber completado ciertos niveles de educación formal, o incluso la identidad de género de una persona, pueden darnos una falsa sensación de superioridad cuando trabajamos para abordar los problemas de otra comunidad.

Dado que las ideas de salvador pueden surgir de un deseo genuino de crear una sociedad mejor y más equitativa, a veces es fácil pasar por alto las señales. Pero si no estamos atentos para evitar este tipo de ideas, corremos el riesgo de que se desarrollen en nuestro trabajo y nuestras relaciones. Si bien una mentalidad de salvador y sus efectos se discuten más comúnmente en el contexto del trabajo voluntario o de las profesiones de asistencia a los demás, las implicaciones del paternalismo son relevantes en todos los ámbitos.

Por ejemplo, supongamos que es una mujer blanca estadounidense que es amiga de una mujer africana. Un día, tu amiga te habla sobre cómo el drama familiar se está apoderando de su vida, cómo tiene tanto que hacer para cuidar a su familia, y cómo está agotada y luchando por encaminar su propia carrera debido a eso.

En lugar de preguntarle a tu amiga qué quiere hacer, le dices que parece que su familia se está apoderando de su vida y que debería dejarlos a un lado. Con ese consejo, aclaras que no entiendes por qué ella no puede simplemente poner un espacio entre ella y su familia, claramente, le están creando problemas, por lo que debería tomar valor y apartarse de ellos. Tu amiga protesta, pero tú hablas por encima de ella, segura de que tu consejo es correcto.

Si bien todos naturalmente nos prestamos consejos desde nuestras propias perspectivas, en este caso su perspectiva podría verse afectada por la creencia de que sabe más que ella y que su amiga no sabe cómo llevar una vida plena y útil.

Pero su consejo está ligado a sus propios valores culturales, en este caso, la creencia muy estadounidense de que el individuo se antepone al colectivo. En las culturas africanas, ocurre lo contrario. Entonces, aunque su consejo puede parecer correcto en su mente y para su trasfondo cultural, puede no ser el mejor camino para su amiga.

Además, ¿estaba incluso pidiendo consejo, o simplemente interviniste porque asumiste que sabías más? Tal vez ella ya sabía cómo quería abordar la situación y solo necesitaba desahogarse.

Los escritos bahá’ís dicen que debemos tratar de emular a Dios en nuestro servicio. Pero ¿qué significa esto realmente? Para tratar de emular a Dios, ¿no deberíamos preguntarle a la gente lo que necesitan, en lugar de proporcionar ayuda a la fuerza y con condescendencia?

Si identificamos un problema, tal vez podamos abrir una conversación con los involucrados en lugar de asumir que solo sabemos la respuesta. De la misma manera que tenemos una humilde conversación con Dios, podemos tener conversaciones sinceras y genuinas entre nosotros. Este pasaje explica cómo podemos mostrar humildad el uno al otro:

“No debe nunca tratar de enaltecerse por encima de nadie, debe borrar de la tabla de su corazón toda huella de orgullo y vanagloria, debe asirse a la paciencia y resignación, guardar silencio y abstenerse de la conversación ociosa”. – Bahá’u’lláh, El libro de la Certeza, pág. 126.

Cuando pensamos en emular a Dios o mostrar amor el uno al otro, ¿qué pasa si tratamos de mostrar acciones que sean como oraciones suaves, abiertas, honestas, reflexivas y genuinas? Una oración verdadera no involucra demandas o suposiciones. Si queremos ayudar a los demás, primero podemos explorar lo que necesitan y luego ofrecer lo que podamos, en lugar de llegar a conclusiones y desautorizar accidentalmente a las personas en el proceso.

0 Comentarios

characters remaining