Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Hace ocho años, en 2011, las Naciones Unidas proclamaron el 30 de julio como el Día Internacional de la Amistad. Claro, todos tenemos amigos que amamos, pero ¿cómo celebramos la amistad en general?

Nos podría ayudar comprender la idea inspiradora detrás del Día Internacional de la Amistad: que la amistad entre pueblos, países, culturas e individuos puede inspirar esfuerzos de paz y construir puentes entre las comunidades. Esa idea tiene una historia fascinante.

Todo surgió inicialmente de una propuesta de paz hecha por la UNESCO originalmente adoptada por la Asamblea General de la ONU en 1997. Esa propuesta definió una “Cultura de Paz” como un conjunto de valores, actitudes y comportamientos que rechazan la violencia y se esfuerzan por prevenir conflictos abordando sus causas profundas con el fin de resolver problemas. ¿Cómo, se preguntaron los líderes de la ONU, podríamos crear y sostener una Cultura de Paz global?

Después de mucha deliberación entre las naciones del mundo, la ONU llegó a una conclusión: que los pueblos, las organizaciones y las naciones del mundo necesitaban tomar ocho acciones específicas para que prevaleciera una cultura de paz:

  • fomentar una cultura de paz a través de la educación;
  • promover el desarrollo económico y social sostenible;
  • promover el respeto de todos los derechos humanos;
  • asegurar la igualdad entre mujeres y hombres;
  • fomentar la participación democrática;
  • comprensión avanzada, tolerancia y solidaridad;
  • apoyar la comunicación participativa y el libre flujo de información y conocimiento;
  • promover la paz y la seguridad internacionales.

La Declaración y Programa de Acción sobre una cultura de paz ( A / RES / 53/243 ) adoptada en 1999, enumeró específicamente estos ocho objetivos como el camino hacia la paz mundial.En un paralelo sorprendente, esas resoluciones de la ONU reflejan los principios de las enseñanzas bahá’ís en relación a ese tema:

Bahá’u’lláh, el Sol de la Verdad, ha amanecido desde el horizonte de Oriente, inundando todas las regiones con la luz y vida que nunca perecerán. Sus enseñanzas, que encarnan el espíritu divino de la era y son aplicables a este período de madurez de la vida del mundo humano, son:

La unidad del mundo de la humanidad
La religión debe ser la causa de la unidad.
La investigación independiente de la verdad.
La igualdad entre hombres y mujeres.
El abandono de todos los prejuicios existentes entre los hombres
Paz universal
Educación universal
Un idioma universal
Solución del problema económico. – Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 428.

A principios del siglo XX, Abdu’l-Bahá enumeró esos principios básicos bahá’ís como “el verdadero y acabado espíritu del modernismo”. – Ibid. Y, finales del mismo siglo, las naciones del mundo estuvieron de acuerdo.
Como solo uno de los resultados de ese acuerdo global, el Día Internacional de la Amistad reconoce la relevancia e importancia de la amistad como un componente noble y valioso en la vida de toda la humanidad, tal como lo hacen las enseñanzas bahá’ís:

No cometáis aquello que ensucie la límpida corriente del amor o destruya la dulce fragancia de la amistad. ¡Por la rectitud del Señor! Habéis sido creados para mostrar amor unos por otros, y no perversidad y rencor No os enorgullezcáis en el amor a vosotros mismos, sino en el amor a vuestros congéneres. No os gloriéis en el amor a vuestra patria, sino en el amor a toda la humanidad. – Bahá’u’lláh, Las Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 91.

Las enseñanzas de Bahá’u’lláh enfatizan el amor y la amistad entre todas las personas. Los bahá’ís creen y se esfuerzan por poner en práctica el espíritu de amistad con todos, sin importar su edad, género, color o nacionalidad:

¿Qué provecho existe en estar de acuerdo en que la amistad universal es buena, y en hablar de la solidaridad de la raza humana como un gran ideal?; a menos que estos pensamientos se trasladen al mundo de la acción, serán inútiles. – Abdu’l-Bahá, La Sabiduría de Abdu’l-Bahá, pág. 18.

Si realmente deseáis amistad con todas las razas de la tierra, vuestro pensamiento, espiritual y positivo, se difundirá; se convertirá en el deseo de otros, fortaleciéndose cada vez más, hasta alcanzar la mente de todos los seres humanos. – Ibid., pág. 35.

Sé alguien que convoca al amor y sé bondadoso con toda la raza humana. Ama a los hijos de los hombres y participa de sus pesares. Sé de aquellos que promueven la paz. Ofrece tu amistad, sé digno de confianza. Sé un bálsamo para toda herida, una medicina para todo mal. Enlaza las almas entre sí. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, pág. 22.

Por tanto, asociaos con amistad, amaos los unos a los otros y abandonad los prejuicios de raza, despejad para siempre esta lóbrega oscuridad de la ignorancia humana. Pues en el siglo de la luz el Sol de la Realidad ha aparecido. Ahora es el momento de unirse, y ahora es el período de la unidad y la concordia. – Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 325.

En el Día Internacional de la Amistad, la ONU alienta a los gobiernos, las organizaciones internacionales y los grupos de la sociedad civil a realizar eventos, actividades e iniciativas que contribuyan a los esfuerzos de la comunidad internacional para promover un diálogo entre civilizaciones, solidaridad, comprensión mutua y reconciliación.

Para aprovechar ese esfuerzo, los bahá’ís del mundo alientan a todos a convertir el diálogo en acción, con el objetivo de lograr la amistad y la unidad entre toda la raza humana.

0 Comentarios

characters remaining