Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Todos queremos ser felices, pero cada vez más personas parecen estar cometiendo un grave error: confundir la verdadera felicidad con el placer temporal.

Este tipo de felicidad pasajera, placentera y puramente material puede ser inducida brevemente a través de drogas como el alcohol, la cocaína y los opioides, que desencadenan la liberación de neurotransmisores, los mensajeros químicos del cerebro como la dopamina, la serotonina y las endorfinas. Estos neurotransmisores estimulan temporalmente el sistema de recompensa del cerebro y, por lo tanto, aumentan los sentimientos de excitación y satisfacción placenteras.

Algunas personas, argumentando que el dolor es como una enfermedad que necesita ser eliminada, creen que todo sufrimiento debe ser erradicado de las experiencias de la vida a través de la tecnología médica y la ingeniería genética u otros medios. Ellos no estarían de acuerdo entonces con la opinión de Viktor Frankl de que “la principal preocupación del hombre no es obtener placer o evitar el dolor, sino ver el significado de la vida”.

Creer que el estar libre de dolor, alcanzar el placer y, en última instancia, la felicidad material es un objetivo en sí mismo, puede llevar a buscar este como un producto que se pueda sintetizar en laboratorios clandestinos (anfetaminas, LSD, opioides) o fábricas (alcohol, cannabis), que se venden para el consumo, y aclamado como un energizante del cuerpo y la mente. Vemos esa dinámica exacta en el trabajo en nuestra sociedad hoy.

Este tipo de placer temporal y puramente físico se puede encontrar en pastillas, bebidas o sustancias para fumar, inyectar y servir en fiestas como sustituto de la felicidad. Puede estimular las células cerebrales y centros de recompensa, excitar emociones y ofrecer momentos de alegría artificial y éxtasis. Tal producto, sin embargo, se administra y cualquiera que sea la forma que tome, mientras que cause un efecto inmediatamente agradable, generalmente tiene como resultado a largo plazo el de crear deterioro mental, inestabilidad emocional y disfunción, con resultados finalmente trágicos. Esa felicidad temporal y falsa puede causar adicción, disminución del juicio y la cognición y, en última instancia, la muerte del alma o del cuerpo. Las enseñanzas bahá’ís nos piden que evitemos estas sustancias y nos advierten sobre los graves efectos de su uso continuo:

“La experiencia ha demostrado hasta qué punto el renunciar a fumar, a las bebidas embriagantes y al opio conduce a la salud y al vigor, a la expansión y agudeza de la mente y a la fortaleza corporal”. – Abdu’l-Bahá, Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá, p. 114

“En cuanto al opio, es repugnante y detestable. Dios nos proteja del castigo que inflige a quien lo utiliza. De acuerdo con el texto explícito del Libro Más Sagrado, está prohibido y su consumo es absolutamente condenado. La razón demuestra que fumar opio es un tipo de demencia, y la experiencia atestigua que quien lo consume se aísla completamente del reino humano. Que Dios proteja a todos de la perpetración de un acto tan asqueroso como éste, el cual reduce a ruina el fundamento mismo de lo que es el ser humano y hace que el consumidor sea desahuciado por siempre jamás. Pues el opio se fija en el alma, de modo que la conciencia del consumidor muere, su mente se aniquila y sus percepciones se corroen. Convierte lo vivo en muerto”. – Ibid, pp. 113.

El aumento del uso excesivo de opioides y sus consecuencias destructivas es un alto precio que los usuarios pagan por mejorar su estado de ánimo o para ser aliviados del dolor, la infelicidad o la desesperación. Solo en el año 2016 en los Estados Unidos, casi 65,000 personas murieron como resultado de sobredosis de opioides y otras drogas ilícitas. Como escribió Ladislav Kovac en los Informes de la Organización Europea de Biología Molecular:

Eliminar totalmente el sufrimiento y perseguir ciegamente el placer no es un camino que lleve a la felicidad … La felicidad no puede ser un objetivo que se venda como un bien para el consumidor. Solo puede surgir como un subproducto de perseguir objetivos a largo plazo, intermitentes con emociones negativas y positivas”. – Informes EMBO, 2012 abr. 13 (4), pp. 297-302.

En las últimas décadas, se han publicado miles de libros e innumerables artículos e informes de investigación que exploran la esencia de la felicidad auténtica y los mitos relacionados con ella.

Uno de esos mitos es que el dinero trae felicidad. De hecho, no existe una correlación científica y comprobada entre el dinero y la felicidad; múltiples estudios de investigación han demostrado que un aumento en el dinero y la riqueza no produce mayor felicidad. Esto no es negar la importancia de los ingresos y la riqueza para satisfacer nuestras necesidades diarias y nuestro bienestar. Sin embargo, suponer que la acumulación de posesiones y dinero se correlaciona con un mayor logro de alegría y felicidad es falso.

Los estudios de investigación realizados en las últimas décadas muestran que acumular bienes y riquezas conduce a una sensación de aislamiento y soledad, porque las personas ricas sienten que no necesitan a los demás. Según la Harvard Business Review, es más probable que la riqueza haga que las personas sean menos generosas. (Harvard Business Review, Raj Rajhunathan, “¿Por qué los ricos no están tan contentos como podrían estar?”, 8 de junio de 2016).

Esto no significa que los ricos no puedan ser felices o generosos; algunas personas ricas que contribuyen a causas valiosas y ayudan a los pobres muestran niveles elevados de felicidad alcanzados a través de su filantropía. Sin embargo, en América del Norte, la sensación de aislamiento y soledad es muy común, especialmente entre los ricos, en parte debido a un estilo de vida competitivo y estresante centrado en el éxito. Abdu’l-Bahá dijo:

“Encontraréis a muchos acaudalados expuestos a peligros y afligidos por dificultades, y en sus últimos momentos sobre el lecho de muerte les quede el remordimiento de que deben separarse de aquello a lo cual sus corazones se hallan apegados”. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal, p. 56.

Con el avance de la ciencia, la tecnología y la prosperidad, muchos esperaban que la felicidad humana aumentara proporcionalmente entre los pueblos del mundo. Pero los estudios de investigación sugieren lo contrario. Hoy en día un gran número de los habitantes de los países ricos y acaudalados del mundo no están contentos. En países como Estados Unidos y Canadá, la depresión y el suicidio están en aumento. – Matt McMillen, “Los países más ricos tienen tasas de depresión más altas”, WebMD, 26 de julio de 2011.

¿Qué es, entonces, la felicidad espiritual? Una forma de definirlo es un sentimiento interno más profundo de paz y deleite que a menudo viene con un sentimiento de satisfacción. Su conexión con el alma humana lo hace más duradero y significativo. A diferencia de la felicidad material, no se puede encender y apagar ni manipular a voluntad

Las enseñanzas bahá’ís también nos dicen que estamos afectados por dos sentimientos opuestos, alegría y tristeza:

“No existe ser humano que no esté sometido a estas dos influencias; pero todos los sufrimientos y las penas que existen provienen del mundo material; el mundo espiritual sólo confiere alegría”. – Abdu’l-Bahá, La Sabiduría de Abdu’l-Bahá, pp. 144-145.

Los seres humanos necesitan felicidad tanto material como espiritual en sus vidas individuales, al igual que la humanidad los necesita en su vida colectiva. Pero debe haber una armonía y coherencia entre estos dos tipos de felicidad, que vemos perfectamente combinados en esta declaración de Abdu’l-Bahá:

“…la felicidad y grandeza, el rango y distinción, el placer y la paz de una persona nunca han consistido en su riqueza personal, sino más bien en la excelencia de su carácter, su longanimidad, la amplitud de su saber, y su capacidad de resolver problemas intrincados”. – Abdu’l-Bahá, El Secreto de la Civilización Divina, p. 18.

0 Comentarios

characters remaining