Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Ahora estoy en casa después de participar del Parlamento Mundial de las Religiones (WPOR) en Toronto, tratando de reorientarme a mí misma de esa experiencia espiritual maravillosa y unificadora.

Al regresar a mi propia vida diaria, quiero reflexionar sobre lo que aprendí y cómo la WPOR me está inspirando a la acción.

Anteriormente en esta serie de ensayos, prometí usar esta última entrega para compartir los aspectos más destacados de cada uno de los seis temas principales del evento. Sin embargo, ahora que reviso mis notas y mis pensamientos, me doy cuenta de que no solo es poco práctico sino también engañoso. ¿Por qué? Porque los temas del Parlamento Mundial estaban entrelazados en lugar de tratarse como temas separados, y también porque esos temas son simplemente demasiado importantes para limitarlos a un ensayo.

Siendo ese el caso, reflexionaré sobre lo que aprendí en dos ensayos finales en lugar de uno. En general, sin embargo, toda la reunión me hizo pensar en esta cita de la  Casa Universal de Justicia , el cuerpo de lider elegido democráticamente por los bahá’ís del mundo :

Sin embargo, existe la seguridad de saber que, en medio de la desintegración, se está configurando un nuevo tipo de vida colectiva que da expresión práctica a todo lo que es celestial en los seres humanos. – La Casa Universal de Justicia , para los bahá’ís del mundo, abril de 2015.

La desintegración de la sociedad a la que se refería la Casa Universal de Justicia se ha vuelto cada vez más obvia para muchas personas, pero rara vez vemos ese “nuevo tipo de vida colectiva” que “da expresión práctica a todo lo que es celestial en los seres humanos”.  Lo vi en el Parlamento Mundial de las Religiones, así que déjame decirte lo que presencié.

Tema # 1 de WPOR: Pueblos indígenas: la evolución espiritual de la humanidad

Las preocupaciones de los pueblos indígenas del mundo, sus sufrimientos por la colonización y los prejuicios, y sus inmensas contribuciones a nuestro pasado y presente mundial, eran intrínsecas a la WPOR. Por ejemplo, casi todos los oradores o presentadores comenzaron por reconocer el hecho de que Toronto se encuentra en las tierras nativas tradicionales.Las personas indígenas con frecuencia contribuyeron al programa formal, y sus perspectivas sobre el cambio climático se valoraron especialmente al considerar nuestra relación con la Tierra y con los demás. La música indígena y otros artefactos culturales nos animaron, ya sea durante un segmento de entretenimiento organizado, exhibiciones visuales a lo largo de los pasillos o cabinas en la sala de exposiciones donde los asistentes compartieron conversaciones e ideas.

Lejos de residir en los márgenes de la sociedad, los pueblos indígenas y sus ideas estaban muy a la vanguardia del pensamiento y la acción en WPOR. Esta prominencia reflejó los ideales y principios bahá’ís  con respecto a los pueblos indígenas del mundo:

El principio fundamental de la unidad de la humanidad y el objetivo de la Fe [bahá’í] para promover la unidad en la diversidad, subyace en el enfoque bahá’í de los pueblos indígenas. Sus derechos son inseparables de los derechos humanos para todos, y la Fe bahá’í defiende el derecho de los pueblos indígenas a desarrollarse y enorgullecerse de su propia identidad, cultura e idioma. – La Casa Universal de Justicia , de una carta sobre prácticas tradicionales en África, 16 de diciembre de 1998.

Tema WPOR # 2: La dignidad de la mujer en las tradiciones de sabiduría del mundo

Mujeres de todas las edades, orígenes geográficos, tradiciones culturales y pensamiento religioso presentaron y participaron en cada momento del Parlamento Mundial de las Religiones. Encontré esto especialmente valioso en los aspectos no verbales del evento, como las artes. Las mujeres también desempeñaron roles más formales, donde tenían una posición igual a la de los hombres al presentar, asesorar, hablar, discutir y actuar. En lugar de sentirse condescendiente a un mandato de igualdad impulsado por el feminismo, se sintió exactamente como lo sugiere la palabra “dignidad”, tanto reconocer como honrar a las mujeres como socios iguales en la vida y en nuestro planeta.

Estas citas bahá’ís parecen resumirlo:

En este mundo las mujeres tienen los mismos derechos que los hombres; en la religión y en la sociedad ellas son elementos muy importantes. Mientras se impida a las mujeres alcanzar sus más elevadas posibilidades, los hombres serán incapaces de lograr la grandeza que podría ser suya. . –   Abdu’l-Bahá , La Sabiduría de Abdu’l-Bahá , pág, 162.

La igualdad de hombres y mujeres no es una condición cuyos efectos se limiten a la mitad de la población mundial. Su puesta en marcha revolucionará todas las facetas de la sociedad humana. -Hacia un nuevo discurso sobre religión e igualdad de género, declaración de la comunidad internacional bahá’í

Tema # 3: Acción por el clima: cuidado de nuestra tierra, responsabilidad por nuestro futuro

Cuando por primera vez escuché sobre el Parlamento Mundial de las Religiones en Toronto, vi “Acción climática”, no solo “Cambio climático”, como uno de los temas principales que figura en la agenda . Ahí fue cuando supe que quería participar.

Comprendo que no todos los que lean esto estarán de acuerdo en que este es el desafío más importante que enfrenta la humanidad en este momento, pero quizás podamos estar de acuerdo en que debemos buscar respuestas para enfrentar no solo la amenaza a nuestro clima y toda la vida en el planeta, sino también al deber de lidiar con las pérdidas ya ocurridas, a menudo catastróficas, que la Tierra y sus especies han sufrido. Si llega el momento en que necesitaremos que la ciencia y la religión trabajen juntas, ¡seguramente es para esto!

La siguiente declaración de la comunidad internacional bahá’í establece el estándar:

Una respuesta al cambio climático requerirá cambios profundos a nivel del individuo, la comunidad y las naciones del mundo. Sin duda, estos serán informados por el progreso continuo en el ámbito de la ciencia, la tecnología, la economía y la política. Para complementar los procesos de cambio que ya están en marcha, consideramos las formas concretas en que el principio de la unidad de la humanidad podría ser operacionalizado en los niveles antes mencionados y podría servir para generar impulso, apoyo y capacidad intelectual para enfoques más integrados y justos para encontrar la solución del desafío que tenemos ante nosotros. – La Comunidad Internacional Bahá’í, Aprovechando la oportunidad: redefiniendo el desafío del cambio climático, 1 de diciembre de 2008.

Casi todas las sesiones, independientemente del día, tema, presentador o enfoque, mencionaron el desafío del cambio climático. La situación se ha vuelto tan extrema, y el consenso entre las personas de fe es tan fuerte, que escuché una y otra vez sobre la amenaza a nuestro planeta, el impacto en cada ser vivo, la urgencia del problema y la necesidad de encontrar soluciones prácticas, soluciones espirituales tanto a nivel sistémico como individual. Tal vez, pensé, la creciente unanimidad acerca de los problemas ambientales que enfrentamos entre las grandes religiones del mundo puede proporcionar el consenso global que necesitamos para abordar este tema de enorme importancia.

0 Comentarios

characters remaining