Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cada uno de nosotros trae una variedad de cosas al hogar en el transcurso de nuestra vida, tanto a la casa en la que vivimos como al hogar dentro de nuestro corazón.

Somos, por naturaleza, coleccionistas de momentos, guardianes de los recuerdos de nuestras experiencias de vida.

Algunas de las cosas que traemos a casa son solo curiosidades y novedades, artículos que alguna vez pensamos eran interesantes, pero que ahora tal vez no lo sean tanto. Muchos de ellos son solo adornos ornamentales, las pequeñas minucias intrascendentes que se acumulan a lo largo de la vida. Los llevamos a casa y los mostramos por un tiempo, pero no tenemos un gran apego a ellos. Sabemos que están destinados a ser desechados o reemplazados por otros tesoros y recuerdos más significativos que tengan asociaciones especiales unidas a ellos.

Los tipos de cosas que más valoramos tienden a tener una cosa en común: por una razón u otra, se han vuelto sagrados para nosotros. Los reverenciamos por su significado más profundo. Estos son simbólicos y mnemotécnicos de la misma manera que una fotografía nos recuerda la sonrisa de un ser querido, una carta vieja y escondida es el depósito del afecto de nuestro amor, o la obra maestra de crayón de nuestro hijo nos ayuda a recordar que somos perdonados si a veces pintamos fuera de las líneas.

De las muchas cosas que traemos a casa, las más sagradas para nosotros son las pruebas de que somos amados.

Sin embargo, de vez en cuando nos cansamos de la acumulación de desorden y necesitamos hacer una limpieza importante. Observamos nuestras pertenencias y desechamos ciertas cosas, no solo porque nuestra casa se esté llenando, sino porque ya no necesitamos todas las cosas que guardamos. A medida que limpiamos, hacemos balance de lo que tenemos. Siempre nos encontramos con algunas de las cosas que heredamos de nuestros padres. Algunos de estos no son bonitos, pero como son parte de nuestro patrimonio, dudamos en deshacernos de ellos. Nos decimos que aún no hemos tenido tiempo suficiente para determinar su verdadero valor.

Luego vienen los regalos que necesitamos analizar, una combinación de cosas que hemos recibido de otros y cosas que nos hemos dado a nosotros mismos. Nos decimos a nosotros mismos que conservaremos las cosas que todavía nos dan consuelo, y las que no se irán. Sin embargo, cuanto más miramos, más encontramos. Hay regalos por todas partes, habitaciones enteras llenas de regalos que habíamos olvidado que recibimos. A diferencia del resto de nuestras pertenencias, los regalos rara vez se desechan. Independientemente de su tamaño o sofisticación, todos son apreciados porque son la muestra del amor.

Entre el resto se encuentran los misteriosos regalos que aparecen de vez en cuando en nuestra puerta. Esto es lo que realmente esperábamos encontrar en nuestra limpieza de la casa. Estas son las cosas más apreciadas y sagradas que tenemos, porque son los dones de Dios, las evidencias de su amor por nosotros.

Después de una buena limpieza, nuestra casa parece mucho más brillante, iluminada por la luz de todo el amor que hemos encontrado. Ahora, cuando pasamos por las habitaciones de nuestro hogar, podemos mirar a nuestro alrededor y ver que estamos rodeados de las evidencias de nuestra propia espiritualidad. Incluso en los rincones sombríos, podemos ver signos de misericordia y perdón. Hay una sala donde las paredes están decoradas con nuestra propia imagen. Las fotos antiguas cuelgan una al lado de la otra, algunas atractivas y otras no tanto. Están allí para recordarnos cuánto hemos progresado y transformado espiritualmente. Al estar ante ellos, estamos orgullosos de ver cuán lejos hemos llegado, pero nos sentimos humildes por lo lejos que hay que llegar.

Cuando terminamos de limpiar la casa, podemos ver que está mejor que antes. Al poner las cosas de nuevo organizamos de manera diferente, moviendo algunas cosas. Esta es una de las razones por las que limpiamos nuestra casa de tiempo en tiempo. Cuando nuestra comprensión de las cosas cambia, nuestras creencias y puntos de vista también cambian. Muchas de las cosas que tenemos se mueven muchas veces antes de encontrar el lugar adecuado para ellas.

Al hacer un balance nos sentimos aliviados de encontrar espacios vacíos aquí y allá en toda la casa. Estos son los lugares donde los prejuicios y el odio alguna vez acecharon, y es bueno ver que algunos de ellos desaparecieron. Notamos que todavía hay algunos que debemos eliminar, pero tal vez la próxima vez que hagamos un inventario veamos menos de ellos. Somos pacientes porque el progreso, no la perfección, es el objetivo de la limpieza de la casa. Al final, enderezamos el letrero junto a la puerta que dice:

¡Oh Hijo del Ser! Tu corazón es Mi morada; santifícalo para Mi descenso. Tu espíritu es Mi lugar de revelación; purifícalo para Mi manifestación. – Bahá’u’lláh, Las palabras ocultas, pág. 46.

1 Comentario

characters remaining
  • Salvador Ramirez
    Oct 28, 2019
    para entender este mensaje: es necesario estar despiertos espiritualmente y cómo puedo lograrlo??