Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Desde los primeros tiempos de nuestra historia, los profetas han llamado a la humanidad a acercarse Dios. Los llamamos profetas porque profetizaron eventos futuros y un estado futuro de realidad.

También podríamos llamarlos “amonestadores”, “legisladores” o “exhortadores”, pero son principalmente maestros que comparten su conocimiento sobre la esencia desconocida de nuestro Creador.

Abdu’l-Baha, en una charla ofrecida en Washington DC en 1912, dijo:

“Permitidme pregunta: ¿cuál es el propósito de la posición de los Profetas? ¿Por qué Dios ha enviado a los Profetas? Es axiomático que los Profetas son los educadores de los hombres y los maestros de la raza humana. Vienen para conferir educación universal a la humanidad, para darle instrucción, para sacar la raza humana del abismo de la desesperación y la desolación y permitirle al hombre alcanzar el apogeo del progreso y la gloria. a. La gente está en la oscuridad; los Profetas los llevan al reino de la luz. Se hallan en un estado de extrema imperfección; los Profetas les brindan perfecciones. El propósito de la misión profética no es otro que la educación y guía de la gente. Por tanto, debemos considerar y estar alertas al hombre así calificada, es decir, cualquier alma que demuestre ser el Educador de la humanidad y el Maestro de la raza humana indudablemente es el Profeta de Su época”. – La Promulgación a la Paz Universal, p. 396.

Nadie sabe a cuántos profetas mayores y menores ha enviado Dios a la humanidad, pero todos ellos tienen una conexión con aquella esencia desconocida que llamamos el Creador .Moisés fue “el que conversó con Dios” y su legislador.Jesús declaró: “Yo soy el Alfa y Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin”, lo que significa su identificación con Dios .Muhammad dio revelaciones, cada una conocida como Ayah, que literalmente significa “la Señal de Dios”.El Bab, el Heraldo de la revelación de Bahá’u’lláh y un profeta por derecho propio, fue más directo y dijo: “¡Soy, soy, soy, el Prometido! “Yo soy Aquel Cuyo nombre habéis invocado durante mil años… ” – citado por Shoghi Effendi en Dios Pasa, pág. 21.

El único propósito de estas manifestaciones: transformar los corazones y las mentes de las personas y darles un camino para entender y aceptar la vida del espíritu. Las palabras de los profetas, de la mejor forma en que podamos entenderlas, son palabras directamente de Dios para nosotros. Estas palabras pretenden ganar nuestros corazones, expandir y abrir nuestras mentes, cambiar nuestros comportamientos y crear el reino de Dios en la Tierra, un reino donde la fuerza es el servidor de la justicia, donde existe la cooperación y el amor, y donde todos nos sentimos obligados a cuidar de nuestros hermanos y hermanas de todas las razas y procedencias.

En un sentido real, conocer al profeta es lo mismo que conocer a Dios.

Desafortunadamente, en muchas de las antiguas religiones del mundo, el amor y el conocimiento del profeta se han convertido en apego, no en comprensión. Si entendiéramos a estos profetas como maestros y a la vida como una escuela, sabríamos que nuestro desarrollo depende del progreso de un maestro a otro, de un nivel de grado al siguiente .A medida que la historia ha evolucionado y hemos evolucionado durante ese tiempo, se requieren nuevos pensamientos y acciones, basados en las lecciones aprendidas de cada maestro.

Mientras la humanidad persista en una definición parroquial y estrecha de estos grandes maestros, una en la que estos personajes sagrados se envíen a personas específicas con un mensaje destinado solo para ellos, un mensaje escrito en tablas de piedra como tal, un mensaje incapaz de cambio, desarrollo y evolución, entonces nos mantendremos divididos en un estado de inquietud y confusión.

Pero hoy vivimos en una época en que esa confusión ha sido resuelta con las enseñanzas y el ejemplo de Bahá’u’lláh. Las enseñanzas bahá’ís dicen que Dios envió al siguiente maestro divino en una larga lista de maestros, con un nuevo libro que contiene los planes para finalmente lograr la unificación de los pueblos del mundo en la paz universal.

Ese libro contiene más que una simple exposición de cómo llegamos hasta este punto y por qué. También describe y proporciona herramientas para avanzar. Esas herramientas son las leyes para esta nueva era, como adoptar un lenguaje universal y crear una nueva civilización a través de un orden económico y administrativo equitativo. Proporciona una base espiritual para relacionarnos con Dios y con nuestros semejantes en un lenguaje claro e inequívoco, adaptado a las necesidades de esta generación moderna y las que sigan.

Bahá’u’lláh nos habló sobre la importancia de esta nueva revelación:

“No peséis el Libro de Dios con los criterios y ciencias comunes entre vosotros, ya que el Libro mismo es la Balanza infalible establecida entre los hombres. En ésta, la más perfecta Balanza, debe pesarse todo cuanto poseen los pueblos y linajes de la tierra, en tanto que su medida ha de comprobarse según su propia norma, si lo supierais”. – El libro Más Sagrado, p. 56.

Las páginas de ese libro son voluminosas: los textos sagrados bahá’ís abarcan decenas de miles de páginas, incluidos los escritos de Bahá’u’lláh, su hijo Abdu’l-Bahá, su bisnieto Shoghi Effendi y la democráticamente elegida Casa Universal de Justicia, que lidera la comunidad global bahá’í de hoy. Las palabras escritas por autores bahá’ís y otros también son voluminosas, al igual que las que leen aquí en BahaiTeachings.org.

Los profetas, entonces, proveen una cadena ininterrumpida de guía para la humanidad. Sus libros y palabras inspiran grandes logros y civilizaciones enteras. Por su propia existencia, nos hicieron esta pregunta: ¿No abrirás el libro de Dios abriendo tu mente y corazón a su conocimiento?

 

0 Comentarios

characters remaining