Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

La profeta lakota y mensajera de Dios, la Mujer Búfalo Blanco, como todos los mensajeros del Creador, trajo enseñanzas espirituales y morales a su pueblo.

Esas enseñanzas profundas, en gran parte desconocidas fuera de la cultura indígena de Lakota hasta hace tan solo poco tiempo, tienen una enorme resonancia y concordancia con las tradiciones espirituales de otras creencias. Como las enseñanzas bahá’ís enseñanzas afirman, los principios morales y espirituales de todas las grandes religiones poseen una misma base subyacente:

Esforcémonos con todos nuestros poderes para unir al Este y Oeste, para que las naciones del mundo puedan progresar y que todos puedan vivir de acuerdo con el único fundamento de las religiones de Dios. Los elementos de la religión divina son una sola realidad, indivisible, no múltiple. Es una. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal, pág. 64 .

Teniendo en mente esta unidad, los autores bahá’ís Christopher Buck y Kevin Locke hablaron extensamente sobre la relación entre las enseñanzas bahá’ís y las enseñanzas espirituales indígenas Lakota de la Mujer Búfalo Blanco. Su conversación continúa aquí:

P: En la narración del estadista, erudito y cantante Lakota, Lone Man (nombre Lakota / Teton Sioux: Iśna´ la-wića´ ), grabado en 1911 (junto con 18 canciones grabadas en cilindros de cera) en la Reserva Standing Rock , Fort Yates, Dakota del Norte. He identificado las siguientes diez enseñanzas éticas y morales primarias y positivas de la Mujer Búfalo Blanco:

  1. Poseer “gran respeto y reverencia hacia las cosas sagradas”.
  2. Vivir como “si perteneciéramos a una sola familia”.
  3. Sé “siempre muy fiel a las promesas”.
  4. “Cesar las hostilidades contra otras naciones”.
  5. “Proveer ayuda a los enfermos”.
  6. “Consolar a los demás en tiempo de tristeza”.
  7. Mostrar “bondad hacia toda criatura viviente en la tierra”.
  8. “Recordar a los muertos”.
  9. “Amar a los hijos profundamente”.
  1. “Llevar vidas puras por encima de todo”. – Frances Densmore, “Teton Sioux Music” , Boletín del Buró de Etnología Estadounidense , vol. 61 (1918): 1–561 [ver páginas 65–66].

Kevin, me gustaría preguntar, ¿identifiqué esto bien? Hay más enseñanzas, pero estas parecían sobresalir en la narrativa de Lone Man. Si es así, ¿podría comentar sobre cada uno de los “Diez Mandamientos” (mi término, ¿si te parece bien?) de la Mujer Búfalo Blanco? ¿Te educaron con estos valores sagrados, la moral y la ética?

R: En primer lugar, el libro que usted cita, “Teton Sioux Music”, es la razón por la cual la Fe Bahá’í se estableció en Standing Rock. Audrey Reynolds, la primera bahá’í que se mudó a Standing Rock, recibió una copia de “Teton Sioux Music” cuando era joven (tengo esa copia original), y señaló que los informantes de Frances Densmore secuestraron la narrativa insistiendo en que el relato de la aparición y las enseñanzas de la Mujer Búfalo Blanco debían ser lo primero, porque son fundamentales para todo, y para que Lone Man pueda dar el relato. (De hecho Densmore explica esto en la introducción).

Audrey Reynolds se sintió tan conmovida por este relato y la naturaleza espiritual de todas las narraciones en “Teton Sioux Music” que eventualmente la llevó a la Fe Bahá’í, y se fue directamente del primer Congreso Mundial Bahá’í en Londres en 1963 a Standing Rock! Su esposo, Jonathan Reynolds, sigue vivo y podría dar muchos más detalles. La forma en que “Teton Sioux Music” describe y desarrolla estos Diez Mandamientos es asombrosa. ¡El título que das aquí es ingenioso e inspirador!

Q: Gracias, Kevin. Así es como lo entiendo desde una perspectiva bahá’í: cada Fe brinda una guía moral y espiritual esencial a sus seguidores, y también a las civilizaciones de la época. Cada uno de los fundadores de esas religiones trae mandamientos, principios y leyes que alientan a la humanidad a amarse unos a otros, a establecer la paz y respetar lo sagrado de la vida. Las enseñanzas bahá’ís lo expresan de esta manera:

Las divinas Manifestaciones de Dios han sido iconoclastas en Sus enseñanzas, desarraigando el error, destruyendo las falsas creencias religiosas y llamando nuevamente a la humanidad a la unidad fundamental de Dios. Todos Ellos, igualmente, proclamaron la unidad del mundo de la humanidad. La enseñanza esencial de Moisés fue la ley de Sinaí, los Diez Mandamientos. Jesucristo renovó y nuevamente reveló los mandamientos de un solo Dios y los preceptos de la acción humana. En Muhammad, aunque el circulo era más amplio, la intención de Su enseñanza de igual forma fue el de elevar y unificar a la humanidad en el conocimiento de un Único Dios. En el Báb nuevamente el círculo estaban más agrandado, pero la enseñanza esencial era la misma. Los Libros de Bahá’u’lláh son más de cien. Cada uno de ellos es una prueba evidente, suficiente, para la humanidad; cada uno, desde la base al ápice, proclama la unidad esencial de Dios y de la humanidad, el amor de Dios, la abolición de la guerra y la norma divina de la paz. Cada uno, además, inculca la moral divina, la manifestación de las gracias señoriales; hay en cada palabra un libro de significados. Pues la Palabra de Dios es sabiduría colectiva, conocimiento absoluto y verdad eterna. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal, pág. 168.

R: Sí, Chris, esa sabiduría colectiva se refleja en cada una de las santas religiones, incluidas las creencias Lakota .Entonces, en el siguiente ensayo de esta serie, veamos los mandamientos espirituales de la Mujer Búfalo Blanco y veamos cómo encajan en este concepto bahá’í de la unidad de todas religiones.

Ilustraciones de Daniel Eskridge .

2 Comentarios

characters remaining
  • humberto villar
    Feb 26, 2019
    Me encanta, es maravilloso saber que una mujer fuera una Manifestacion Divina para el pueblo Lakota,...es fantastico .!!!...gracias por el articulo.........
  • Hasan Elías
    Feb 25, 2019
    Genial!!! Dios envió cientos o miles de Profetas a todos los continentes y regiones y de este planeta. De algunos han quedado registros históricos, de otros, no.