Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Justicia

Foucault, Bahá’u’lláh y la política de las relaciones internacionales

Navid Pourmokhtari | Nov 6, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Navid Pourmokhtari | Nov 6, 2022

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Un tema central impregna toda la revelación bahá’í: la unidad de la humanidad y la forma en que esa unidad podría desarrollarse hasta convertirse en un sistema de gobierno global para un nuevo mundo unido.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í, escribió:

A cada Profeta a Quien el Creador Todopoderoso e Incomparable ha determinado enviar a los pueblos de la tierra Le ha sido confiado un Mensaje, y Se Le ha encargado actuar de la forma que mejor satisfaga los requisitos de la época en que aparece. Dios tiene dos propósitos al enviar a Sus Profetas a los hombres. El primero es librar a los hijos de los hombres de la oscuridad de la ignorancia y guiarlos a la luz del verdadero entendimiento. El segundo es asegurar la paz y tranquilidad del género humano y proveer todos los medios por los cuales éstas pueden ser establecidas… mediante el espíritu de la unicidad, curen la dolencia de esta humanidad dividida.

Esta serie de ensayos sobre ese tema esencial tratará de revelar cómo el pensamiento del filósofo Michel Foucault puede ayudarnos a entender, en toda su riqueza, relevancia e implicaciones, las enseñanzas sobre la gobernanza global de Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í.

Estos ensayos también esperan mostrar cómo las enseñanzas de Bahá’u’lláh trascienden el concepto de gobernanza de Foucault –lo que él llamó «gubernamentalidad»– como base para crear un orden global capaz de establecer la paz universal y transformar la política de las relaciones internacionales.

Examinar e interrogar las obras de estos pensadores seminales –uno, un filósofo influyente y el otro, un mensajero divino que creó la más reciente Fe global– abre posibles vías e intersecciones para trazar los contornos de una modalidad de gobierno completamente nueva. Esa nueva forma de gobernar a la humanidad encierra la promesa de una paz global inclusiva, lo que Bahá’u’lláh describió como «la Más Grande Paz», una paz global inclusiva y duradera «como nunca han presenciado ojos mortales».

Para empezar, analicemos brevemente los pensamientos del filósofo y del profeta.

RELACIONADO: La unión de las naciones en un sistema federal

El influyente filósofo francés Foucault

Michel Foucault, una de las figuras más creativas e influyentes dentro del campo de la teoría social crítica, produjo un amplio corpus de trabajo centrado en el poder y la gobernanza, que pocos pensadores contemporáneos pueden rivalizar. Foucault acuñó el término «gubernamentalidad» para referirse a una nueva forma radical de organizar y gestionar la interacción de los seres humanos que va más allá del modelo tradicional de poder soberano. En el proceso, Foucault ofreció un modo polifacético de gobernar a los individuos y a las poblaciones y, por ende, a las naciones.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe bahá’í

Bahá’u’lláh, el mensajero sagrado que fundó la Fe bahá’í a mediados del siglo XIX, puso en marcha una nueva revelación, una nueva religión mundial y una secuencia de acontecimientos mundiales destinados a unir a las naciones, las razas y las religiones.

Shoghi Effendi, en una declaración que escribió sobre la Fe bahá’í para las nacientes Naciones Unidas en 1947, ofreció un breve resumen sobre la vida de Bahá’u’lláh:

Mirza Husayn-Ali, nombrado Bahá’u’lláh (la Gloria de Dios), nativo de Mazindaran, cuyo advenimiento había predicho el Báb, fue atacado por esas mismas fuerzas de ignorancia y fanatismo, fue encarcelado en Tihran, fue desterrado, en 1852, de su tierra natal a Bagdad, y de ahí a Constantinopla y Adrianópolis, y finalmente a la ciudad prisión de Akka, donde permaneció encarcelado por no menos de veinticuatro años, y donde falleció en 1892. En el curso de Su destierro, y particularmente en Adrianópolis y Akka, formuló las leyes y ordenanzas de Su Dispensación, expuso, en más de cien volúmenes, los principios de Su Fe, proclamó Su Mensaje a los reyes y gobernantes de Oriente y Occidente, tanto cristianos como musulmanes, se dirigió al Papa, al Califa del Islam, a los principales magistrados de las repúblicas del continente americano, a todo el orden sacerdotal cristiano, a los líderes del Islam chií y suní y a los sumos sacerdotes de la religión zoroástrica. En estos escritos proclamó Su Revelación, convocó a aquellos a los que se dirigió para que atendieran Su llamada y abrazaran Su Fe, les advirtió de las consecuencias de su negativa y denunció, en algunos casos, su arrogancia y tiranía. – [Traducción provisional de Oriana Vento]

RELACIONADO: Ciudadanos de una patria común

Bahá’u’lláh enseñó la unicidad de la humanidad, la eliminación de todos los prejuicios, la concordancia de la ciencia y la religión, la igualdad de sexos, la adopción de una lengua auxiliar universal y la armonía y unidad esenciales de todas las religiones. Él dijo: «La tierra es un solo país y la humanidad sus ciudadanos». Bahá’u’lláh proclamó inicialmente su nueva Fe en 1863 y falleció en 1892. Desde entonces, muchos millones de personas de todos los países del planeta se han hecho bahá’ís.

Con el fin de articular con claridad y precisión los escritos de Bahá’u’lláh, y en particular su concepto de gobierno global, esta serie de artículos hace referencia a las obras de su hijo y sucesor Abdu’l-Bahá, y de su bisnieto y posterior Guardián de la Fe bahá’í Shoghi Effendi, «los expositores autorizados» de su orden mundial. Estos dos individuos dedicaron sus vidas a idear y llevar a cabo un plan multifacético para hacer realidad la futura sociedad global que Bahá’u’lláh diseñó y previó. Los bahá’ís de todo el mundo coinciden en que su exposición del orden mundial de Bahá’u’lláh, en particular sus aspectos políticos y administrativos, sigue siendo fiel a su intención original.

En el próximo ensayo de esta serie, comenzaremos a profundizar en los paralelismos y similitudes de lo que tanto Bahá’u’lláh como Foucault propusieron para una forma totalmente nueva de gobernar la humanidad.

También podría interesarte

Justicia

¿Cómo llegamos a la paz? Se empieza por el discurso

Justicia

¿Cómo aliviar la pobreza a través de las virtudes?

Justicia

Equilibrando la Economía con la Ecología: Reflexionando sobre la forma en que gastamos el dinero


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.