Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Alguna vez has visto algo en línea que te haya parecido falso? Lamentablemente, todos lo hemos hecho. La web y sus plataformas de redes sociales parecen plagadas de afirmaciones falsas.

Entonces, ¿cómo hacemos para navegar a través del mundo virtual, sabiendo que algunas partes nos muestran algo nada parecido con la verdad? ¿Cómo sabemos qué es verdad y qué es falso?

Hasta ahora en esta serie, hemos tenido la oportunidad de reflexionar sobre algunos atributos espirituales que pueden ayudarnos a interactuar productivamente con la tecnología. Hemos explorado el papel de la tecnología en la sociedad actual, el uso del lenguaje y las palabras, y más recientemente, la importancia de usar la tecnología de manera coherente con nuestra naturaleza espiritual y nuestras creencias. Reflexionaremos ahora sobre la importancia de la honestidad y la verdad de  lo que vemos, lo que internalizamos y cómo expresamos nuestros puntos de vista en línea.

Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la Fe Bahá’í, escribió sobre la capacidad que tiene el periodismo para convertirse en “un espejo del mundo” y para reflejar con precisión y justicia la diversidad de la vida en nuestro planeta. Sin embargo, Bahá’u’lláh enfatizó que el periodismo debe llevarse a cabo con la mayor justicia, equidad y verdad:

En este Día los secretos de la tierra están desnudos a los ojos de los hombres. Las páginas de los periódicos de rápida aparición son, en verdad, el espejo del mundo. Ellos reflejan los hechos y quehaceres de los diversos pueblos y razas. Al mismo tiempo los reflejan y los dan a conocer. Son un espejo dotado de oído, vista y habla. Éste es un fenómeno asombroso y poderoso. Sin embargo, es responsabilidad de sus escritores purificarse de los impulsos de los deseos y pasiones malignas y ataviarse con la vestidura de la justicia y la equidad. Deben informarse todo lo posible sobre las situaciones y averiguar los hechos, y luego transcribirlos.

…Al lenguaje justo y a la veracidad, en virtud de su elevado rango y posición, se les considera como soles que brillan sobre el horizonte del conocimiento. – Bahá’u’lláh, Las tablas de Bahá’u’lláh, pág. 25.

Las enseñanzas bahá’ís nos instan a todos a actuar como defensores de la justicia y promover las voces que digan la verdad, independientemente de su nombre o rango. En el lado receptor, como consumidores de noticias, también necesitamos leer las noticias con un ojo investigador y buscar la verdad, antes de compartir artículos en línea:

La esencia de todo lo que te hemos revelado es la Justicia; y ésta consiste en que el hombre se libere de la ociosa fantasía y de la imitación, que sepa percibir con el ojo de la unidad Su gloriosa obra y que investigue todas las cosas con ojo perspicaz. -Ibid., pág. 104.

¿Cuántos de nosotros hemos visto un titular e inmediatamente compartimos el artículo, el meme o el blog en Facebook, Twitter o Instagram antes de leerlo? Al leer críticamente una noticia primero y verificar sus afirmaciones, mientras buscamos la verdad con un ojo perspicaz, instantáneamente nos convertimos en promotores más vigilantes del periodismo “ataviados con la vestidura de la justicia y la equidad”.

Cuando se trata de decir nuestra propia verdad en línea, que a veces puede diferir de la de otras personas con las que nos conectamos virtualmente, Abdu’l-Bahá ofreció el siguiente consejo:

…cuando os encontréis con personas cuyas opiniones difieren de las vuestras, no les volváis la cara. Todas están buscando la verdad, y existen muchos caminos que conducen a ella. La verdad tiene muchos aspectos, pero siempre es una. No permitáis que la diferencia de opinión, o la diversidad de pensamiento os distancien de vuestros semejantes, o que sea causa de discordia, de odio y rivalidad en vuestro corazón. Por el contrario, indagad diligentemente la verdad y haced de todos los seres humanos vuestros amigos. – Abdu’l-Bahá, La sabiduría de Abdu’l-Bahá, pág. 65.

Bahá’u’lláh informó e ilustró el tono y la voz que debemos usar al compartir nuestras propias experiencias o puntos de vista en línea. Este pasaje de sus escritos destaca el poder que la expresión de nuestras palabras puede tener en los corazones y las almas de los demás y de nosotros mismos:

No debe nunca tratar de enaltecerse por encima de nadie, debe borrar de la tabla de su corazón toda huella de orgullo y vanagloria, debe asirse a la paciencia y resignación, guardar silencio y abstenerse de la conversación ociosa. Pues la lengua es fuego latente, y el exceso de palabras un veneno mortal. El fuego material consume el cuerpo, mientras que el fuego de la lengua devora tanto el corazón como el alma. La fuerza de aquel dura sólo un tiempo, en tanto que los efectos de este persisten un siglo. – Bahá’u’lláh, El libro de la certeza, pág. 126.

El ensayo final de esta serie explorará los atributos de la práctica de consulta bahá’í y por qué desarrollar hábitos saludables y una verdadera amistad contribuyen como un ingrediente vital para tener una presencia constructiva en línea.

0 Comentarios

characters remaining