Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando los bahá’ís se encuentran con oposición a algo que han dicho, hecho u oposición a sus creencias, las enseñanzas de los bahá’ís ofrecen una suave receta sobre cómo responder:

El cielo de la sabiduría divina está iluminado con las dos luminarias de la consulta y la compasión. Consultad juntos en todos los asuntos, por cuanto la consulta es la lámpara de guía que abre camino y es lo que confiere entendimiento. – Bahá’u’lláh, Las Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 112.

La compasión, por supuesto, significa tratar a los demás, incluso a aquellos que no están de acuerdo con usted, de una manera amable, empática y considerada. La consulta, para los bahá’ís, significa escuchar las opiniones de los demás sin juzgar ni prejuzgar, y luego examinar esas opiniones y los hechos relevantes juntos en un espíritu de colaboración para buscar la verdad:

…la consulta debe tener como meta la investigación de la verdad. Aquel que expresa una opinión no debería decir que es correcta y justa, sino presentarla como una contribución al consenso de opiniones, pues la luz de la realidad se hace aparente cuando coinciden dos opiniones. Cuando el pedernal y el eslabón se juntan salta una chispa. – Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 90.

En ese espíritu, entonces, examinemos las dos afirmaciones específicas que hizo un comentarista en respuesta a un reciente artículo de BahaiTeachings.org sobre el cambio climático: (1) “El supuesto efecto invernadero de CO2 se ha sobreestimado enormemente y (2) en realidad el cambio climático ha logrado producir el calentamiento catastrófico predicho por los modelos climáticos “.

Primero, evaluemos el lenguaje del reclamo. Muchos de los llamados “escépticos del clima” o “negadores del clima” utilizan este tipo de lenguaje para generar duda, especialmente mediante el uso de adjetivos desdeñosos como “supuesto” para describir el efecto invernadero. Entonces: ¿el efecto invernadero es “supuesto” o real? Aquí está la definición del efecto invernadero del Diccionario Webster: “El calentamiento de la tierra y su atmósfera inferior causada por la radiación solar atrapada”.

Los científicos se refieren al intercambio de radiación entrante y saliente que naturalmente calienta la Tierra como efecto invernadero, debido a que un invernadero funciona de la misma manera. La radiación ultravioleta (UV) entrante pasa fácilmente a través de las paredes de vidrio de un invernadero y luego es absorbida por las plantas y las superficies duras del interior. La radiación infrarroja (IR) más débil, que produce calor, queda atrapada dentro, calentando así el invernadero. Este efecto permite que las plantas tropicales prosperen dentro de un invernadero, incluso durante un invierno frío, y permite que los seres humanos sobrevivan en la Tierra, mediante este proceso en el que la atmósfera mantiene suficiente calor cerca de la superficie para mantener la vida. Si alguna vez has entrado a un invernadero y pudiste sentir aquel calor interno, o si entraste dentro de un automóvil estacionado bajo el sol por un tiempo, entonces seguro ya comprendes este principio básico.

Por supuesto, la atmósfera de la Tierra cumple orgánicamente la misma función, permitiendo que entre la radiación del sol pero no dejándolo salir por completo. Es por eso que el planeta mantiene una temperatura promedio de referencia de 59 grados, lo que permite que exista la vida humana. Sin embargo, cuando la actividad humana carga de forma antinatural la atmósfera de la Tierra con gases de efecto invernadero excesivos, incluidos metano, CO2 y clorofluorocarbonos (CFC), esos gases atrapan más calor. Eso es ciencia básica, sin “pretensiones” al respecto.

Tal vez, como pueden haber sugerido los escritos de Bahá’u’lláh durante el siglo XIX, la humanidad podría tener éxito en envenenar toda nuestra atmósfera con suficientes gases de efecto invernadero para poner en peligro a toda nuestra especie:

Cosas extrañas y asombrosas existen en la tierra, pero están ocultas a las mentes y a la comprensión de los hombres. Estas cosas son capaces de cambiar toda la atmósfera de la tierra, y la contaminación con ellas resultaría letal. – Bahá’u’lláh, Las Tablas de Bahá’u’lláh, pág. 45.

Entonces, ¿se ha “sobreestimado enormemente” el efecto invernadero, como sugiere nuestro amigo el comentarista?

Como muchos de los puntos que desean resaltar los escépticos climáticos, este tiene algo de verdad, pero no la verdad completa. Durante el   siglo XX, por ejemplo, con el estudio de la ciencia del clima todavía en su relativa infancia, algunos estudios científicos proyectaron y modelaron estimaciones futuras de las concentraciones de gases de efecto invernadero que no se han visto reflejados en el mundo real. Entonces, sí, algunos estudios sobreestimaron el impacto futuro del cambio climático, pero no “en gran medida”.

Sin embargo, ese hecho ejemplifica el problema de aceptar declaraciones generales y radicales expresadas en voz pasiva como esta. ¿Por qué? Porque en los primeros días de la ciencia climática moderna, muchos otros científicos proyectaron estimaciones futuras que han demostrado ser fácticas y precisas en retrospectiva. Como en toda exploración científica, algunas estimaciones resultaron precisas y otras no.

Esto revela una táctica argumentativa estándar de personas y grupos que rechazan la preponderancia de la evidencia científica. Aquellos que no aceptan el estado actual de la ciencia climática a menudo “seleccionan” tales sobreestimaciones, y luego usan esas instancias individuales para condenar toda la ciencia al respecto.”Si se demuestra que un estudio está equivocado”, dice el razonamiento defectuoso, “entonces no puedes confiar en ningún estudio”.

Lo que nos lleva a la inevitable conclusión de que no toda la ciencia funciona igual de bien. No hay sorpresa allí. Toda empresa humana tiene sus fallas y defectos. Sin embargo, muchas de las estimaciones anteriores sobre las concentraciones de gases de efecto invernadero se han cumplido con notable precisión. Si desea escanear un compendio de estas estimaciones y juzgar su precisión relativa por ti mismo, este útil sitio web registra y evalúa la precisión de esas estimaciones pasadas y lleva a cabo una discusión científica sólida y continua sobre ellas.

Si examinas cuidadosamente la ciencia del cambio climático y te educas sobre las diversas opiniones expresadas sobre el tema, puedes llegar a la misma conclusión a la que el 97% de los científicos climáticos del mundo han llegado y están de acuerdo: que el calentamiento global es real y que abordar efectivamente este requerirá un cambio significativo en la forma en que funciona el mundo actualmente. (Si deseas saber más sobre ese consenso del 97%, visitar este sitio.

Sin embargo, a pesar de la evidencia, muchas fuerzas económicas, políticas y sociales temen y, por lo tanto, se resisten al tipo de cambio significativo que estos hallazgos científicos serios requieren. Generalmente, esas fuerzas representan el status quo y aquellos que prosperan bajo este sistema actual. La ciencia nos dice, sin embargo, que el status quo no puede continuar, o pondrá en peligro la existencia de la raza humana. Tenemos una gran elección: o la humanidad cambia o el clima lo hará.

Entonces, desde una perspectiva bahá’í, el calentamiento global antropogénico (AGW) representa una oportunidad para un cambio profundo y transformador en la dirección que ha tomado la humanidad:

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático señaló que colocar a la humanidad en un camino sostenible requeriría “cambios rápidos, de gran alcance y sin precedentes en todos los aspectos de la sociedad”. Esto incluye transformaciones en sistemas tecnológicos, industriales, agrícolas y científicos, que a su vez requieren un cambio sin precedentes en valores, suposiciones, estándares y patrones de pensamiento y comportamiento…

La crisis climática: uno de los síntomas más pronunciados de nuestro orden global en crisis, requiere un cambio transformador genuino. Sus diversas manifestaciones físicas son una expresión de la inexactitud e insuficiencia de nuestra visión de nosotros mismos y del mundo. – “Para abordar el cambio climático, garantizar la coherencia entre el principio y la acción”, Declaración de la Comunidad Internacional Bahá’í, 20 de septiembre de 2019.

En el próximo ensayo de esta serie, examinaremos la otra afirmación principal del comentarista: “el cambio climático no ha logrado producir el calentamiento catastrófico predicho por los modelos climáticos”.

0 Comentarios

characters remaining