Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Tendemos a pensar en la felicidad como un fenómeno individual, pero ¿alguna vez has contemplado la posibilidad de alcanzar la felicidad global? Los bahá’ís de todo el mundo trabajan para lograr ese objetivo.

Sí, la humanidad enfrenta muchos desafíos difíciles, y debemos resolverlos antes de alcanzar la felicidad global verdadera y duradera en toda su plenitud .Sin embargo, a medida que avanzamos en nuestro viaje por la vida, las enseñanzas bahá’ís nos recuerdan que la felicidad es el derecho de nacimiento de toda la raza humana:

En cuanto a las perfecciones espirituales, son el derecho de nacimiento del hombre y, entre toda la creación, le pertenecen solo a él .“El ser humano es, en realidad, un ser espiritual, y solamente cuando vive en espíritu es, en verdad, feliz”. – Abdu’l-Baha , La Sabiduría de Abdu’l-Bahá , pág. 72.

Bahá’u’lláh , el profeta y fundador de la Fe Bahá’í , prometió que aquella felicidad mundial puede ser alcanzada si es que respondemos al nuevo mensaje de su revelación:

“En toda edad y ciclo, a través de la esplendorosa luz derramada por las manifestaciones de su maravillosa Esencia, Él ha creado de nuevo todas las cosas, para que, ya sea en él cielo como en la tierra nada que refleje los signos de su gloria, sea privado de las efusiones de su misericordia, ni se desespere por las lluvias de sus favores. ¡Cuán abarcadoras son las maravillas de su ilimitada gracia! Mirad cómo han penetrado toda la creación”. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Baha’u’llah, pág. 32.

“Una nueva revelación religiosa nos afecta mucho más de lo que podemos imaginar. Su influencia se extiende por todo el mundo y en cada alma humana, creando: “Una nueva vida se agita, en esta época, dentro de todos los pueblos de la tierra…”. – Ibid., pág. 103.

Tal conmoción está directamente relacionada con los pueblos del mundo, quienes desean apasionadamente expresar la visión, la voluntad y el propósito que se ha infundido en sus almas como resultado de la ley divina de creación:

“El Orden Mundial de Bahá’u’lláh es el sistema divinamente ordenado; que tan desesperadamente buscan las naciones y pueblos. Aclamado por el Báb en el Bayán persa y sentadas sus bases por el propio Bahá’u’lláh, este Orden no tiene precedentes en la historia humana por su principio de justicia y su compromiso con la puesta en práctica de la unidad de la humanidad, así como por su capacidad de promover el cambio y de hacer avanzar a la civilización mundial. Del mismo modo, proporciona los medios por los cuales la Voluntad Divina ilumina el camino del progreso humano y guía a la humanidad hacia el establecimiento del Reino de Dios en la tierra”. – La Casa Universal de Justicia, 25 de marzo de 2007.

Esto significa que la humanidad, como colectivo, no puede alcanzar la felicidad mutua a menos que implementemos completamente los términos de construcción de civilización tal como está contenida en la revelación para esta época.

A medida que la humanidad madura y el entendimiento sobre la dimensión no material crece, especialmente en relación con el bienestar, la paz, la seguridad y el desarrollo integral de la humanidad, alcanzar la felicidad global inevitablemente atraerá una atención cada vez mayor. Porque a medida que la humanidad avanza intelectualmente y espiritualmente, sin duda nos daremos cuenta de que no hay mayor felicidad para la familia humana que armonizar con la visión, la voluntad y el propósito que se agitan dentro de su ser como resultado del poder penetrante de la revelación de Bahá’u’lláh.

Dadas las implicaciones de largo alcance de esta nueva revelación, especialmente en lo que respecta a la importancia de apreciar nuestra verdadera naturaleza espiritual y el camino que la humanidad en general está recorriendo hacia la felicidad verdadera y duradera, tal vez queramos reflexionar sobre este potente pasaje de los Escritos bahá’ís :

La Revelación que desde tiempo inmemorial ha sido aclamada como el Propósito y Promesa de todos los profetas de Dios y como el más caro deseo de sus mensajeros, ha sido ahora manifestada a los hombres por virtud de la penetrante Voluntad del Todopoderoso y de su irresistible mandato. El advenimiento de tal Revelación ha sido anunciado en todas las Sagradas Escrituras. Contemplad cómo, a pesar de dicho anuncio, la humanidad se ha desviado de su sendero y se ha apartado de su gloria.

Di: ¡Oh vosotros amantes del Dios único y verdadero! Esforzaos para que, en verdad, le reconozcáis, y conozcáis y observéis dignamente sus preceptos – Bahá’u’lláh , Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh , pág. 3.

 

0 Comentarios

characters remaining