Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Las pinturas de la artista de Nueva York Juliet Thompson adornaban la Casa Blanca y el Smithsonian; sin embargo, ella vivía para un propósito mucho más elevado.

Era conocida por sus convincentes retratos en colores pastel de Primeras Damas, políticos, miembros de la sociedad, historiadores, predicadores y artistas, pero las pinturas que más le gustaban a ella fueron las pinturas que retrataban a la sagrada familia bahá’í .

Bienvenido a “Elevando al mundo del ser” , una nueva serie de artículos donde aprenderemos sobre los bahá’ís que dejaron huella en la historia a través de sus actividades creativas y artísticas:

“Las artes, los oficios y las ciencias elevan al mundo del ser y conducen a su exaltación. El conocimiento es como alas para la vida del hombre y una escalera para su ascenso. – Bahá’u’lláh, La epístola al hijo del lobo, pág. 26.

Una fotografía de Juliet Thompson de pie junto a su retrato de la Primera Dama Grace Coolidge.

Una fotografía de Juliet Thompson de pie junto a su retrato de la Primera Dama Grace Coolidge.

Juliet Thompson fue una intrépida profesora de la Fe Bahá’í , conocida por su coraje y firme creencia en la visión unificadora de Bahá’u’lláh para la humanidad, durante unos de los momentos más oscuros de la historia. A principios de siglo ella se paseaba entre todos los rangos de la sociedad, ofreciendo su hogar en la ciudad de Nueva York como lugar de reunión y refugio, mientras luchaba incansablemente por la emancipación de las mujeres y el fin de la guerra. Su estrecho vínculo con Abdu’l-Bahá, su amor paternal, su aliento y, a veces, su castigo, ha sido inmortalizado en   “El diario de Juliet Thompson”, un emotivo retrato en primera persona de su profundo amor por su fe. Esta es su historia.

Juliet Thompson nació el 23 de septiembre de 1873 en Virginia. Fue criada en Washington DC por una familia prominente y rica. Su padre era conocido por ser amigo cercano de Abraham Lincoln. Desde una edad temprana, Juliet recibió un talento innato para pintar, por lo que sus padres la enviaron a estudiar a la Escuela de Arte Corcoran en Washington. A la edad de 12 años, su padre, James W. Thompson falleció, lamentablemente llevándose su riqueza y rango con él, dejando a su familia sobreviviendo con poca fortuna.

Como resultado, Juliet apoyó financieramente a su madre y su hermano como artista trabajadora. Afortunadamente para Juliet, ya estaba ganando dinero como retratista, organizando su primera exposición pública de retratos en la galería Knoedler en Nueva York, y asumiendo trabajos tales como una pieza central pintada para un club de caballeros privado y prestigioso en DC llamado Cosmos Club en 1897.

Alice Pike Barney (1927) sobre lienzo, Smithsonian American Art Museum, Regalo de Laura Dreyfus Barney y Natalie Clifford Barney en memoria de su madre, Alice Pike Barney.

Alice Pike Barney (1927) sobre lienzo, Smithsonian American Art Museum, Regalo de Laura Dreyfus Barney y Natalie Clifford Barney en memoria de su madre, Alice Pike Barney.

Como se había convertido en un miembro activo de la comunidad artística de DC, una destacada artista de retratos estadounidense, Alice Pike Barney, invitó a Juliet a Francia para exponer su trabajo y estudiar como aprendiz en 1898. Acompañada por su madre y su hermano, Juliet fue presentada rápidamente a la hija de Alice y la amiga de su hija a su llegada a París. Sus nombres eran Laura Dreyfus-Barney, prominente bahá’í y escritora, y May Bolles, la primera bahá’í en el continente europeo y futura esposa del renombrado arquitecto canadiense Sutherland Maxwell.

Juliet se enamoró rápidamente de las enseñanzas de la Fe bahá’í, y se convirtió en uno de los primeros grupos de bahá’ís en París. Ayudado por la presencia y el entusiasmo entusiasta de May Bolles, Thomas Breakwell (el primer bahá’í inglés) y la influencia de Mirza Abu’l-Fadl, un erudito bahá’í quien Abdu’l-Bahá   había enviado a Francia, Juliet confirmó su fe y su sincero amor por Bahá’u’lláh y su mensaje en 1901.Tras aceptar la Fe Bahá’í en París, Juliet se mudó a la ciudad de Nueva York y tomó residencia con otra artista bahá’í llamada Daisy Pumpelly Smyth. Juntas vivieron en una casa de piedra de Greenwich Village en 48 West Tenth Street, la cual se convirtió en el centro de la ciudad de Nueva York para las reuniones regulares de los bahá’ís.

Juliet hizo su primer peregrinaje a Tierra Santa en 1908, un año después de que Abdu’l-Bahá fuera liberado de la ciudad prisión de Akka. Feliz y profundamente inspirada por sus encuentros con  Abdu’l-Bahá, viajó a Francia y Suiza en el verano de 1911, para disfrutar una vez más de su honorable presencia e invitarlo a América.Durante su tiempo con Abdu’l-Bahá en Tierra Santa y Europa, ella registraría sus conversaciones con bahá’is, las charlas de Abdu’l-Bahá y las reuniones personales con él en su diario, que luego se convertiría en parte de un gran libro titulado   El diario de Juliet Thompson :

Él estaba sentado en el diván, en el extremo más próximo a la puerta, y cuando entré, me hizo señas a su lado. Cuando pasé junto a Él para tomar asiento, quise arrodillarme frente sus rodillas, mis propias rodillas casi me arrastraron hacia el piso. Pero, temiendo ser poco sincera, no lo haría. Él tomó mi mano en la suya, su mano tan misteriosa, tan delicadamente hecha, tan fuerte y firme, con corrientes de vida fluyendo de ella.

“¿Estás bien? ¿Eres feliz?”

Pero mis labios parecían estar cerrados. No pude abrirlos.

“¡Habla, habla   conmigo!”, dijo en inglés.

Una pasión sagrada había crecido en mi corazón: mi corazón casi estallando con ella. – Juliet Thompson relatando su primer encuentro con Abdu’l-Bahá, El diario de Juliet Thompson, capítulo 2.

0 Comentarios

characters remaining