Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mientras estaba en el Parlamento Mundial de las Religiones, me preguntaba: ¿podrán las religiones del mundo unirse alguna vez?

¿Te imaginas, por un momento, qué pasaría si eso ocurriera? La lucha y la guerra disminuirían drásticamente, el amor y la armonía aumentarán, y todos podríamos abordar juntos los problemas verdaderamente urgentes que el mundo enfrenta.

Las enseñanzas bahá’ís sostienen esa visión, y los bahá’ís de todo el mundo trabajan para alcanzar ese resultado unificado. Las enseñanzas bahá’ís dicen:

Dios nos ha creado a todos, a cada uno de nosotros, ¿por qué actuamos contrariamente a Sus deseos, cuando todos somos Sus hijos y amamos al mismo Padre? Todas estas divisiones que vemos por doquier, todas estas disputas y antagonismos, se originan porque el ser humano se apega al ritual, y a las observancias externas, y olvida la simple y fundamental verdad. La práctica externa es la que hace que las religiones sean tan diferentes, y es la causa de enemistades y disputas, mientras que la realidad es siempre una y la misma. La Realidad es la Verdad, y la verdad no tiene división. La verdad es la guía de Dios, es la luz del mundo, es amor, es misericordia. Estos atributos de la verdad son también virtudes humanas inspiradas por el Espíritu Santo.

Por tanto, ¡aferrémonos todos y cada uno de nosotros firmemente a la verdad, y seremos realmente libres!

Llegará el día cuando todas las religiones del mundo se unirán, pues, en principio, son una. Ya no existe ninguna necesidad de división, al ver que es tan sólo por las formas exteriores por lo que están desunidas. – Abdu’l-Bahá , La Sabiduría de Abdu’l-Bahá , pp. 153-154.

En el Parlamento Mundial de las Religiones, pude vislumbrar cómo podría ser este tipo de futuro espiritualmente unificado, y se sintió revelador. Estos últimos tres temas me mostraron las posibilidades de cooperación y unidad interreligiosas:

Tema #4 del Parlamento Mundial de las Religiones: Justicia: Promoviendo un cambio concreto hacia un mundo justo, pacífico y sostenible

Al igual que el cambio climático, el concepto de justicia impregnó muchas de las presentaciones y gran parte de la discusión todos los días. Esto iba desde justicia hacia las criaturas vivientes; respeto a las diferencias culturales; la justicia entre las personas en todos los asuntos humanos; y prácticas permanentes para garantizar la sostenibilidad. Aunque ahora no tengamos un estándar universal para medir la justicia, un concepto religioso universalmente aceptado como “la regla de oro”, este al menos nos da un punto de partida. Dos citas me vienen a la mente:

“La injusticia en cualquier lugar es una amenaza para la justicia en todas partes”. – Martin Luther King, Jr.

“… la justicia de Dios se hará manifiesta a través de los asuntos humanos, y la igualdad humana será universalmente establecida”. – Abdu’l-Bahá , La Promulgación a la Paz Universal , pág. 147.

Tema # 5: Combatir la guerra, el odio y la violencia: paz y amor, no guerra, odio y violencia

Como lo señaló un orador más, las personas que asisten al Parlamento Mundial de Religiones, quieren estar allí .Los asistentes del Parlamento se respetan mutuamente, sienten curiosidad por la fe de los demás, honran nuestra diversidad y desean trabajar juntos .Entonces, para todos los que asistimos, la idea de paz y amor en lugar de guerra y odio no es siquiera un punto de discusión. Esto me hizo darme cuenta de que nuestra principal tarea consiste en curarnos a nosotros mismos, reconocer nuestra esencia espiritual y trabajar juntos, al igual que las enseñanzas bahá’ís nos animan a todos a hacer.

Tema # 6: Próximas generaciones: La interreligiosidad no tiene edad, voces juveniles para el cambio

Como dijo uno de los presentadores: “los jóvenes son actualmente nuestros maestros”. A juzgar por la presencia de jóvenes y adultos jóvenes en el parlamento, estoy de acuerdo.

Admiré especialmente la pasión que algunos de los presentadores adultos jóvenes aportaron a los temas del cambio climático, la justicia, la inclusión y la compasión. Demostraron un pensamiento claro, sabiduría y un rango de experiencia más allá de lo que podríamos adivinar si supiéramos sus edades. Por ejemplo, conocí a un joven de 18 años que ha organizado la siembra literalmente millones de árboles. Escuchamos a hombres y mujeres jóvenes de todo el mundo que ponen en práctica sus convicciones. Ninguno se fijó en culpar al resto de nosotros por los problemas del mundo. A falta de culpa, estos inspiran la acción del canal juvenil, y los resultados.

¿Qué sigue para mí?

A mitad del segundo día ya me sentía profundamente inspirada, abrumada de ideas y frustrada por no saber qué hacer a continuación. También me pregunté por qué estoy aquí ahora, ¿por qué estamos aquí ahora? ¿Es posible que estemos aquí porque juntos podemos hacer una diferencia?

Justo cuando pensaba en esto, escuché a un orador sugerir que en lugar de preguntar: “¿por qué yo?” sería mejor solo decir “¡Wow, yo!”

Teniendo esto en cuenta, espero poder contribuir de manera concreta, comenzando por contarles sobre el Parlamento Mundial de las Religiones. Voy a escribir columnas para el periódico local y estaré organizando al menos una presentación pública. Estoy en el proceso de revitalizar mi trabajo voluntario relacionado con el cambio climático. Espero con interés discutir los planes de acción con personas de ideas afines en las comunidades cercanas para buscar iniciativas en las que podamos unirnos o quizás encontrar una para comenzar. Habiendo pasado varios días con cerca de 10,000 personas de 220 religiones, estoy ansiosa por continuar los eventos interreligiosos aquí cerca de casa.

¿Qué harás para ayudar a las religiones del mundo a unirse? Por favor únase con todos aquellos que quieren ayudar a la humanidad a realizar esta maravillosa visión:

Visto que la realidad esencial de las religiones es una y que su pluralidad y aparente variación es apego a formas e imitaciones que han surgido, es evidente que estas causas de diferencias y divergencias deben abandonarse para que la Realidad subyacente pueda unir a la humanidad con su instrucción y educación. Todos los que se aferren a la única Realidad estarán en armonía y unidad. Entonces las religiones convocarán a los pueblos a la unidad del mundo y la justicia universal; luego proclamarán la igualdad de derechos y exhortarán a los hombres a la virtud y a la fe en la amorosa misericordia de Dios. – Abdul-Bahá, La Promulgación a la Paz Universal, pp. 115-116.

0 Comentarios

characters remaining