Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando participas en un círculo de estudio bahá’í, comienzas un recorrido a través de un currículo de materiales de estudio, comenzando con el primer libro del Instituto, “Reflexiones sobre la vida del Espíritu”.

En ese libro, colaborarás con un grupo y un tutor que estudian tres aspectos espirituales importantes: comprender los escritos bahá’ís; oración; y vida después de la muerte. Explorarás lo místico, lo bello y lo poderoso. Escritos bahá’ís como éste:

Sabe que el alma del hombre, es exaltada sobre todas las enfermedades de cuerpo y mente y es independiente de ellas. Que una persona enferma muestre signos de debilidad, se debe a los obstáculos que se interponen entre su alma y su cuerpo, porque el alma misma no es afectada por ninguna dolencia del cuerpo… Considera la luz de la lámpara. Considera la luz de la lámpara. Aunque un objeto exterior interfiera su resplandor, la luz en sí continúa brillando sin disminuir su poder. De igual manera, cualquier mal que afecte el cuerpo del hombre, es un obstáculo que impide la manifestación del poder y fuerza inherentes al alma. Cuando ésta abandona el cuerpo, sin embargo, evidenciará tal ascendiente y revelará tal influencia como ninguna fuerza en la tierra puede igualar. Cada alma pura, refinada y santificada será dotada de tremenda fuerza y se regocijará con inmensa alegría. – Bahá’u’lláh, Pasajes de los Escritos de Bahá’u’lláh, pág. 81.

¿´Cuál es el currículo de aprendizaje del círculo de estudio?

En general, el plan de estudios del círculo de estudio comprende una serie de diez libros que reflexionan sobre las principales enseñanzas bahá’ís.

En la sección inicial del primer libro del instituto “Comprensión de los escritos bahá’ís”, los participantes leen algunos de los escritos de Bahá’u’lláh y reflexionan sobre los significados de ellos. En un círculo de estudio del “Libro Uno”, las personas comienzan a leer y comprender esos escritos de forma ligera, mejorando las habilidades de comprensión al buscar los conceptos y significados espirituales de todo el océano de los escritos de Bahá’u’lláh.

A medida que los participantes aprenden a comprender los escritos bahá’ís, el tutor les pide que piensen en profundidad sobre los significados internos y cómo aplicarlos a sus vidas. Los participantes leen una serie de citas y exploran sus significados, por ejemplo:

El mejoramiento del mundo puede ser logrado por medio de hechos puros y hermosos, por medio de una conducta loable y correcta. – Bahá’u’lláh citado por Shoghi Effendi en “El Advenimiento de la Justicia Divina“, pág. 25.

Las citas bahá’ís incluidas en los círculos de estudio tratan temas profundos y ofrecen soluciones espirituales que afectan el núcleo espiritual de todos en la comunidad. Una premisa implícita dentro de los escritos de Bahá’u’lláh es que la capacidad de cambiar está en nuestras manos.

La segunda unidad del Libro Uno, “La oración”, ayuda a los participantes a entender el concepto de la oración y su importancia. Las discusiones a menudo exploran la opinión bahá’í de que la oración es un elemento esencial de la vida. Pero los bahá’ís entienden la oración de una forma no tradicional, en lugar de una costumbre obsoleta, donde el rol del individuo es participar en la oración de memoria como miembro de una congregación pasiva guiada por el clero, las enseñanzas bahá’ís fomentan la comunión individual con Dios.

Eso significa que aquellos involucrados en los círculos de estudio se esfuerzan individualmente por ajustar sus corazones y mentes para poder entrar en una condición espiritual apropiada para el estado de oración. Así es como los bahá’ís trabajan por despertar el deseo de conversar con Dios y sentir la alegría de estar cerca de Dios. Se alienta a los participantes a desarrollar un hábito espiritual diario de orar para nutrir nuestro ser interior.

La tercera unidad del Libro Uno, “La vida después de la muerte”, ayuda a los participantes a apreciar que su camino de crecimiento espiritual debe entenderse en el contexto más completo de la vida, que se extiende más allá de nuestra existencia terrenal y continúa para siempre a medida que nuestras almas progresan. Algunas de las preguntas y ejercicios en esta parte del Libro Uno abordan conceptos abstractos donde no hay respuestas concretas, lo que hace que las discusiones sean interesantes y animadas.

En este punto de su estudio, los participantes comienzan a comprender que tienen la responsabilidad de convertirse en agentes activos de su propio aprendizaje, no solo en los receptores pasivos de la información proporcionada por otros. Las personas que participan del aprendizaje de los grupos de estudio bahá’ís entienden que están adquiriendo habilidades significativas que tienen un efecto en sus espíritus, lo que les permite estar mejor equipados para continuar su viaje espiritual eterno.

0 Comentarios

characters remaining