Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Desde que tengo memoria, mi madre, una trabajadora social abierta y reflexiva, ha trabajado en instalaciones escolares.

Ha trabajado con niños de todas las edades: niños de kindergarten recién llegados a la escuela, estudiantes en la edad de la pubertad que pasan por aquella crucial etapa de encontrar sus voces y jóvenes en edad de secundaria que a menudo descubren nuevos horizontes de independencia. Aunque las edades de sus estudiantes han variado, ella ha trabajado casi exclusivamente con personas jóvenes que han sido diagnosticadas con trastornos emocionales y de comportamiento.

Un número exponencial de factores impactan esta línea de trabajo .El bienestar emocional y de comportamiento de una persona puede verse afectado por el estrés familiar, las expectativas sociales negativas, las predisposiciones genéticas, el estrés relacionado con la violencia comunitaria, las rupturas de diferentes tipos de apego, las influencias negativas de los compañeros, etc. Esta lista sigue y sigue.

Una aspecto que ha observado a lo largo de los años: el papel que juegan la dieta y la comida en la configuración de la vida de sus estudiantes. ¿Cómo puede alguien realmente esperar que jóvenes que para el desayuno comieron papas fritas y bebidas azucaradas vengan a la escuela, se sienten en calma en un escritorio y se enfoquen en el material académico? ¿Es realmente sorprendente que estos jóvenes tengan dificultades conductuales? ¿Cómo podría cambiarse la dieta para ayudar a que más jóvenes tengan éxito en la escuela? La dieta es ampliamente subestimada en las soluciones generales para los trastornos emocionales y de comportamiento en los jóvenes.

Si bien muchas culturas indígenas en todo el mundo han sido muy conscientes y tienen mucho más práctica en el uso de alimentos como medicina, el mundo occidental colonizador parece estar aún en las primeras etapas de adaptación de estos métodos. Una de las figuras centrales de la Fe Bahá’í , Abdu’l-Bahá, dijo que la humanidad aprenderá mucho más sobre cómo usar efectivamente los alimentos para la sanación de distintos males:

…Ahora nos referiremos a la curación por medios materiales. La ciencia de la medicina aún se encuentra en su infancia; todavía no ha alcanzado la madurez. Pero cuando la haya alcanzado, las curaciones se realizarán por medios que no sean repugnantes al olfato y al paladar del hombre, sino con alimentos, frutos y vegetales que sean sabrosos y de aroma agradable… – Abdu’l-Bahá , Contestaciones a algunas preguntas, pág. 311.

Por supuesto, la capacidad de usar los alimentos de manera efectiva para promover la salud física y mental depende de la capacidad de poder abordar la presencia de desiertos alimentarios, esto es la falta de acceso local a productos frescos, así como los puntos ciegos en la educación nutricional y los problemas relacionados con la mejora de la forma en que producimos lo que comemos. Parece que diversas modalidades podrían emplearse para ayudar a la humanidad a alcanzar la realidad futura que describe Abdu’l-Bahá .

Por otro lado, hemos sobresalido en el avance de otras formas más complejas de la medicina “moderna”. Los frutos de la ciencia son milagrosos y, por supuesto, absolutamente cruciales, ya que muchos atraviesan vidas con enfermedades y trastornos agresivos. Sin embargo, ¿será que en algunos campos de la medicina, nos estamos volviendo dependientes? ¿Estamos teniendo dificultades por mantener nuestras aspiraciones científicas centradas en el bienestar natural y equilibrado?

Las enseñanzas bahá’ís sugieren:

No descuidéis el tratamiento médico cuando sea necesario, pero abandonadlo tan pronto como hubierais recobrado la salud. Curad la enfermedad preferentemente por medio de la dieta, procurando usar pocas drogas; y si encontráis remedio en una sola hierba, no acudáis a las medicinas compuestas… Absteneos de las drogas cuando la salud sea buena, pero acudid a ellas cuando sea necesario – Bahá’u’lláh , citado por JE Esselmont en Bahá’u’lláh y la Nueva Era , pág. 92.

Más allá de confiar en las drogas, podemos aprovechar el poder de la visualización, la oración y la esperanza como una forma de aumentar la curación. Para algunos, parece haber una contradicción entre confiar en las fuerzas espirituales para sanar o confiar en la voluntad de Dios y aprovechar los avances científicos de la medicina, pero los bahá’ís creen que ambos pueden coexistir:

Existen dos maneras de curar las enfermedades: por medios materiales y por medios espirituales. La primera se efectúa por el tratamiento de los médicos; la segunda consiste en oraciones que los seres espirituales ofrecen a Dios y volverse hacia Él. Deben utilizarse y practicarse ambos medios. – Abdu’l-Bahá , Selecciones de los Escritos de Abdu’l-Bahá , pág. 115.

Esto se alinea con una de las enseñanzas centrales de la Fe bahá’í : la armonía entre la ciencia y la religión:

Si la religión fuese contraria a la lógica de la razón, entonces dejaría de ser una religión, para ser meramente una tradición. La religión y la ciencia son las dos alas con las que la inteligencia del ser humano puede remontarse a las alturas, con las que el alma humana puede progresar. ¡No podrá volar sólo con un ala! Si trata de volar sólo con el ala de la religión, caerá inmediatamente al lodazal de la superstición, mientras que, por otro lado, si sólo trata de usar el ala de la ciencia, tampoco podrá hacer ningún progreso, pues se hundirá en el angustioso pantano del materialismo. – Abdu’l-Bahá , La Sabiduría de Abdu’l-Bahá , pp. 175-176.

Lo que parece claro es que la forma en que abordamos la salud está profundamente interconectada con otras cuestiones relacionadas con la forma en que nuestra sociedad trata a los pobres, cómo la raza afecta nuestro acceso a los alimentos y el efecto que tiene el consumismo en la forma en que utilizamos los medicamentos y vemos el bienestar. Tanto la ciencia como la religión juntos ofrecen herramientas útiles para el progreso de este esfuerzo multifacético.

 

1 Comentario

characters remaining
  • Danny Vásquez Franco
    Apr 27, 2019
    Es tan interesante leer y dejar ver la armonía entre la ciencia y la religión. Fenomenal!