The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

La esperanza se ha convertido en una mercancía rara en el mundo de hoy. Todo parece estar yendo mal y las fuerzas de desintegración están acelerando.

Podemos preguntarnos qué vendrá primero: ¿un colapso financiero, una catástrofe climática, una pandemia global, una tercera guerra mundial o algún otro desastre igualmente destructivo para una civilización material fuera de control? La juventud del mundo en particular enfrenta destino sombrío.

Sin embargo, también hay fuerzas de integración funcionando; personas que marcan la diferencia y viven vidas con sentido. Si hubiera más de ellos, eso podría ayudarnos a evitar lo peor y tomar otro camino, uno hacia un mañana más brillante.

En mi trabajo profesional como científico ambiental, he pasado más de medio siglo investigando y difundiendo noticias deprimentes sobre las crisis ambientales que enfrentaremos en el futuro o las que ya están sucediendo. Entonces, me pregunté qué podía hacer para compensar aquello y dar alguna esperanza para el futuro. ¿Por qué logré mantener la esperanza y la motivación a pesar de tener tanta evidencia para sentir lo contrario?

Por sorprendente que parezca para un científico natural, especialmente uno especializado en ecosistemas complejos como los arrecifes de coral ahora amenazados con desaparecer, la respuesta para mí fue mi perspectiva como miembro de la Fe Bahá’í, fundada en el siglo XIX por el Bab y Bahá’u’lláh, que anticipó los desafíos que enfrentamos hoy:

Al igual que en las afirmaciones inequívocamente dadas por su autor y el carácter general del crecimiento de la comunidad bahá’í en todos los continentes del mundo, [la fe bahá’í] no puede considerarse bajo ninguna otra luz que una religión mundial, destinada a evolucionar a lo largo del tiempo en una comunidad que abarque a todo el mundo, cuyo advenimiento debe señalar la Edad de Oro de la humanidad, la era en la que la unidad de la raza humana se habrá establecido de manera incuestionable, su madurez alcanzada y su glorioso destino desplegado a través de la nacimiento y eflorescencia de una civilización mundial.

… esta Fe ahora demuestra cada vez más su derecho a ser reconocida, no como otro sistema religioso más superpuesto a los credos en conflicto que durante tantas generaciones han dividido a la humanidad y oscurecido su destino, sino más bien como una reafirmación de las verdades eternas que subyacen a todas las religiones. del pasado, como una fuerza unificadora que instila en los adherentes de estas religiones un nuevo vigor espiritual, infundiéndoles una nueva esperanza y amor por la humanidad, encendiéndolos con una nueva visión de la unidad fundamental de sus doctrinas religiosas y desplegando frente a sus ojos el glorioso destino que le espera a la raza humana.

El principio fundamental enunciado por Bahá’u’lláh, creen los seguidores de Su fe firmemente, es que la verdad religiosa no es absoluta sino relativa, que la Revelación Divina es un proceso continuo y progresivo, que todas las grandes religiones del mundo son divinas en origen, que sus principios básicos están en completa armonía, que sus objetivos y propósitos son uno y el mismo, que sus enseñanzas son solo facetas de una misma verdad, que sus funciones son complementarias, que difieren solo en los aspectos no esenciales de sus doctrinas y que sus misiones representan etapas sucesivas en la evolución espiritual de la sociedad humana. – Shoghi Effendi, Declaración resumida – 1947, Comité Especial de las Naciones Unidas sobre Palestina (traducción provisional).

Como científico, pude ver que la ciencia por sí sola no tenía todas las respuestas a la condición humana, que los valores éticos y la motivación tenían otras raíces, no contrarias a la ciencia y la razón, sino complementarias a ellas, creando un todo coherente. Luego me pregunté cómo podría capturar mi propio viaje hacia la esperanza, de una manera que pudiera hacerla accesible a otros, particularmente a aquellos con una mentalidad racional y escéptica.

Mi nuevo libro, En busca de la esperanza: una guía para el buscador, es el resultado. Espero que esta serie de ensayos, adaptada del libro para BahaiTeachings.org, estimule su pensamiento y abra su corazón para poder vislumbrar el mejor mundo posible y su propio papel en la construcción de este:

Esta será, en verdad, la digna culminación del proceso de integración que, partiendo de la familia, la unidad más pequeña de la escala de organización humana, y habiendo luego creado la tribu, la ciudad-estado y la nación, debe continuar actuando hasta terminar en la unificación de todo el mundo; objetivo final y suprema gloria de la evolución humana en este planeta. Esta es la etapa a la que, quiéralo o no, se acerca la humanidad irresistiblemente. Para esta etapa, allana misteriosamente el camino la atroz prueba de fuego que sufre la humanidad. – Shogui Effendi, El advenimiento de la justicia divina, pág. 109.

El nuevo libro de Arthur Lyon Dahl, En busca de la esperanza: una guía para el buscador, publicado por George Ronald Books, está disponible aquí.

0 Comments

characters remaining