The views expressed in our content reflect individual perspectives and do not represent the official views of the Baha'i Faith.

Hace un par de semanas, los bahá’ís de todo el mundo celebramos el Festival del Ridván. Cada año procuro hacer algo especial con mi hija de 11 años, y en este Ridván, decidí que ella está en una buena edad para conocer las religiones del mundo en más detalle.

La unidad de las religiones es una de las creencias básicas de la Fe Baha’í, y una educación en estos principios no puede descuidar un conocimiento, aunque sea básico, de las principales religiones, ya sean las más esparcidas por todo el mundo o las ancestrales. En lugar de ignorar otras creencias y sólo centrar a nuestros hijos en la nuestra, podemos compartir un poco de su historia, sus enseñanzas centrales y cómo estuvieron adaptadas a las circunstancias y al tiempo histórico en que aparecieron. Para los baha’ís, cada religión es sagrada y todas las religiones están unidas entre sí.

Abdu’l-Bahá, el hijo del fundador de la Fe Bahá’í, ratifica la unidad de las Manifestaciones de Dios (los fundadores de estas religiones) y la relación entre una religión y las anteriores:

Las Santas Manifestaciones que han sido fuentes fundadoras de los diversos sistemas religiosos están unidas y de acuerdo en sus propósitos y enseñanzas. Abraham, Moisés, Zoroastro, Buda, Jesús, Muhammad, el Báb y Bahá’u’lláh son uno en espíritu y realidad. Además, cada Profeta cumplió la promesa de Aquel que vino antes que Él y, a su vez, cada Uno anunció a Aquel que habría de seguirle. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación de la Paz Universal, pág. 197.

Encontré dos libros de editoriales bahá’is que podríamos leer juntas: Divina Sinfonía y Dios y sus Mensajeros. El primero fue escrito para adultos, principalmente, así que no lo usamos tanto. El segundo resultó bastante entretenido y pudimos aprender historia y reírnos un poco al mismo tiempo. Mi hija se entusiasmó cuando, mientras leíamos sobre el Islám, ella encontró el nombre de uno de sus compañeros de escuela. Ahora ya sabía el origen del nombre de su amigo Alí. Cuando leíamos sobre la vida de Jesús, El Báb y Baha’u’lláh, ella misma pudo medir cuánto conocimiento había ido absorbiendo al participar en las actividades Bahá’is y en sus lecturas de la Biblia Infantil que tenemos en casa.

Otras religiones, como el Budismo e Hinduísmo, tenían menos conexiones con su vida diaria en Sudamérica, pero los conceptos de oración y meditación resonaron con su experiencia personal. Ella había escuchado sobre la reencarnación y el karma. Ahora ya sabía el origen de estas palabras y su significado real. Luego miramos el mapa del mundo y pudimos ubicar en qué regiones se originó cada religión y donde estas tienen más seguidores. .

Lo más importante en esta exploración de las religiones con nuestros hijos es poder comunicar nuestro amor y respeto por sus enseñanzas y la vida de sus  Fundadores.. En el mundo actual, cada grupo religioso estudia sólo sobre sí mismo, y suele ignorar o–peor–activamente crear prejuicio contra los otros. La educación basada en principios bahá’is busca eliminar estos prejuicios por medio del conocimiento y la reflexión. Abdu’l-Bahá dice:

El propósito esencial de la religión de Dios es establecer la unidad entre los hombres. Las divinas Manifestaciones fueron los fundadores de los instrumentos del compañerismo y el amor. No vinieron para crear discordia, lucha y odio en el mundo. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación de la Paz Universal, pág. 197.

Considerando los serios problemas que  actualmente existen por el malentendido de los principios religiosos, y cómo las comunidades religiosas se acusan unas a otras, este conocimiento y apreciación es un gran regalo para nuestros hijos, y constituye el verdadero propósito de la religión. Este conocimiento les da el contexto necesario para comprender mejor lo que escuchan en las noticias y lo que aprenden en la escuela.

Es muy importante explorar estos temas con los jóvenes, especialmente nuestros hijos.  Abdu’l-Bahá indica la importancia de investigar y aprender la realidad sobre las religiones:

Si esta investigación de la realidad fuese universal, las naciones divergentes ratificarían a todos los Profetas divinos y confirmarían todos los Libros Sagrados. No quedaría ni contienda ni rencor, y el mundo se uniría. Entonces nos asociaríamos en la realidad del amor. Seríamos como padres e hijos, como hermanos y hermanas viviendo juntos en completa unidad, amor y felicidad. Porque este siglo es el siglo de la luz. No es como los siglos anteriores. Los siglos pasados fueron épocas de opresión. Ahora los intelectos humanos se han desarrollado y la inteligencia humana ha aumentado. Cada alma está investigando la realidad. Estamos viviendo un momento en el que deberíamos disfrutar de verdadera amistad. – Abdu’l-Bahá, La Promulgación de la Paz Universal, pág. 199.

Como padres, tenemos una responsabilidad especial de compartir estos conocimientos y esta visión de la unidad de la humanidad. Nuestros hijos podrán tener sincero aprecio por sus amigos de otras iglesias y religiones y no sólo fría tolerancia.  Podrán fundamentar por qué creer en la unidad de las religiones. Y podrán “disfrutar de verdadera amistad,” creando unidad dondequiera que vayan.

0 Comments

characters remaining