Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

De acuerdo con las tradiciones espirituales pasadas, la búsqueda de este viajero por esperanza lo llevará a través de siete valles y por siete cadenas montañosas, cada una abordando una de las dimensiones críticas de un mundo en crisis.

Así como en todas las misiones significativas, ese viaje se vuelve absolutamente necesario si deseas encontrar la verdadera esperanza en nuestro mundo.

Primero cruzarás el valle desértico de almas ciegas, donde las personas se arrastran unas sobre otras para obtener poder y riqueza, antes de escalar las montañas de visión a largo plazo, conocimiento integrado y sistemas en evolución. Aquí adquirirás el escudo de la ética y los valores necesarios para defenderte en este viaje.

Luego pasarás por el segundo valle a través de la jungla amenazante de crisis ambientales. Avanzarás a lo largo de los precipicios de los límites planetarios, con amenazas de catástrofes a cada paso, antes de caminar hacia los picos de la sostenibilidad ambiental.

Más allá se encuentra el tercer valle, un páramo social de ricos que viven en castillos que son asediados por las masas de pobres y sin poder. Aquí pasarás un cruce peligroso que te llevará a las laderas de la construcción de la comunidad y por el camino de la acción social hacia las montañas de la justicia y la unidad.

La fuerza adquirida en este viaje te equipará para enfrentar el cuarto valle, que está lleno de fuego y humo. Aquí, las arenas movedizas peligrosas de una economía materialista y una sociedad de consumo amenazarán con hundirte cada vez más en deudas. Pero, más allá de este valle, se elevan los picos majestuosos de la economía social, abundantemente arbolada con trabajo, tuno que se realiza con espíritu de servicio.

Las experiencias y las pruebas de estos valles te ayudarán a atravesar el quinto valle, que se entrecruza con los cañones del yo y barrancos de corrupción, para que puedas comenzar a escalar los acantilados del altruismo y escalar las alturas del servicio a la humanidad.

A medida que continúas en tu búsqueda por alcanzar una realidad más elevada, el sexto valle se llena con las brumas de vanas imaginaciones desde las cuales debes encontrar el camino hacia la alta meseta de las inevitables limitaciones humanas. Pero es aquí donde vislumbrarás una visión de aquel universo inalcanzable de realidades superiores y potenciales infinitos.

Desde allí entras en el séptimo valle, donde se encuentran visiones del futuro que están a tu alcance, inspirando tus pasos siempre hacia adelante en esta Tierra mientras refinas tu carácter y contribuyes a una civilización en continuo progreso. Cuanto más alto vayas, mayores serán las vistas de la civilización mundial emergente que se extiende ante ti y atrae a las generaciones futuras.

Si bien su viaje individual solo contribuirá a un corto período de progreso social, junto con miles de millones de otros, su satisfacción vendrá de las cualidades internas que adquirió durante su búsqueda y los ladrillos que colocará en el edificio de la nueva civilización que está por venir:

…que el mundo de la humanidad pueda salvarse de las pruebas de la ignorancia, la ceguera y la muerte espiritual. Entonces contemplaréis luz sobre la luz, gozo sobre gozo, la felicidad absoluta reinando en todas partes, el pueblo de las religiones armonizando con fragancia y felicidad y este mundo en su madurez volviéndose el reflejo del Reino eterno…- Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 429.

Preparándose para el viaje

Una palabra de advertencia: como con cualquier viaje, no debes comenzar sobrecargado con exceso de equipaje, ya que tendrás que abandonarlo en el camino.

Todos comenzamos con suposiciones heredadas sobre el mundo y sobre nosotros mismos, transmitidas por nuestros padres o absorbidas inconscientemente por nuestra comunidad y los medios de comunicación, tal vez estas también incluyan una larga tradición religiosa o perspectiva política. En este viaje, debes estar listo para cuestionar, no para rechazar todo en un gesto violento de liberación, sino para sacar a la superficie y reexaminar cada suposición y preconcepción en un acto de investigación independiente de la verdad, de modo que lo que decides aceptar es tuyo y forma un todo coherente, en el que puede confiar durante tu viaje:

Dios no desea que el hombre imite ciegamente a sus padres y antepasados. Lo ha dotado con una mente o facultad de razonamiento y con ella ha de investigar y descubrir la verdad, y lo que encuentre real y verdadero debe aceptarlo. No debe ser un imitador o ciego seguidor de ninguna alma. No debe confiar en la opinión de ningún hombre sin cuestionar previamente. No. Cada alma debe buscar de modo inteligente e independiente para llegar a la conclusión real, obligado sólo por esa realidad. – Abdu’l-Bahá, La promulgación a la paz universal, pág. 298.

Equipado con el espíritu de investigación independiente, una brújula moral y señalizaciones para este viaje, puede emprender con confianza y esperanza, sin inmutarse por los pesimistas y negativos o los temerosos y celosos, empoderado con la fuerza para asumir la responsabilidad de su propio destino.

El nuevo libro de Arthur Lyon Dahl In Pursuit of Hope, A Guide for the Seeker, publicado por George Ronald Books, está disponible aquí.

0 Comentarios

characters remaining