Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

El 9 de julio, los bahá’ís de todo el mundo conmemoran un impactante momento histórico: el martirio del Bab. En 1844 el Bab (que significa Puerta en árabe, y se pronuncia bŏb) declaró que era el más reciente mensajero de Dios. Preparó a la gente para recibir nuevas enseñanzas de Dios a través de las cuales el mundo entero pudiera unirse para crear justicia y paz duradera y preparó el camino para Bahaʼu’llah, el profeta y fundador de la fe bahá’í. Un pelotón de fusilamiento ejecutó al Bab en 1850.

 Los fotógrafos Nancy Wong y Robert Reddy delante de una instalación de 15 x 8 pies compuesta de 750 retratos que conmemoran el Martirio del Bab.

En conmemoración del Martirio del Bab, creamos una instalación de arte fotográfico de 750 imágenes como una meditación visual para esta ocasión. La instalación comprende 750 retratos de velas encendidas individualmente que produjimos en colaboración con otros 16 fotógrafos y artistas visuales de cinco países diferentes. La instalación, que tiene aproximadamente 15 pies de ancho y 8 pies de alto, fue creada en respuesta a una convocatoria abierta a los artistas para la conferencia 2019 de Arte en Respuesta a la Violencia en Chicago. Nosotros propusimos una pieza de instalación de arte en respuesta a la violenta muerte del Bab.

The installation displayed at the Welcome Center of the Baha'i House of Worship in Wilmette, IL.
La instalación se exhibe en el Centro de Bienvenida de la Casa de Adoración Bahá’í para América del Norte en Wilmette, IL.

En 1844, el Bab declaró que encarnaba un “Gran Anuncio” para toda la humanidad – que era inminente una revelación que transformaría el mundo, destinada a desbaratar los patrones prevalecientes de división religiosa, racismo, nacionalismo, desigualdad de género e injusticia. Esa revelación resolvería las fuerzas conflictivas de la infancia de la humanidad y marcaría el comienzo de su madurez espiritual, dando como resultado el reino de la justicia, el conocimiento y la unidad en todo el mundo – una era anticipada por las profecías religiosas a lo largo de la historia.

Los que ostentan el poder no recibieron con agrado el anuncio de Bab en Persia (actual Irán). Bahá’u’lláh escribió que “Tan pronto como Se reveló, todo el mundo se alzó contra Él”. El alboroto de las autoridades religiosas y civiles se extendió por toda la sociedad durante los seis años siguientes y más allá, incitando a la violencia extrema contra miles del creciente grupo de creyentes de esta nueva causa. Finalmente, en 1850, el 9 de julio, el Bab fue sentenciado a muerte y se enfrentó a un regimiento de 750 soldados, cada uno con un rifle apuntando a su ser. En la ejecución, el primer intento de un pelotón de fusilamiento fue espectacularmente fallido. Otro regimiento de 750 tiradores se reunió rápidamente y se le ordenó abrir fuego. Este segundo asalto de 750 balas destrozó el cuerpo del Bab y el de uno de sus jóvenes seguidores, Anis, quien suplicó morir con él.

750 fotografías – velas sostenidas por uno o más seres humanos, en varios lugares del planeta, recordándonos que somos, en verdad, una familia humana.

750 respuestas – a la oscuridad de la violencia que eventualmente cobró la vida de más de 20.000 personas inocentes en Persia a mediados de 1800 – incluyendo una (el Bab) cuyas enseñanzas reverberan hasta el día de hoy – llamándonos a la acción y al servicio, para sanar, transformar y poner fin a la brutalidad que existe hoy en día.

750 luces – para recordar el sufrimiento y el sacrificio del Bab, alimentándonos con energía, visión y esperanza para continuar trabajando por un mundo mejor y más hermoso, reconociendo que las enseñanzas del Bab de justicia, igualdad, unidad y amor nunca se apagarán; como escribió Bahá’u’lláh: “El amor es una luz que no brilla nunca en un corazón poseído por el miedo”. 

750 instalaciones de arte recibieron subvenciones de apoyo de la Conferencia de Arte en Respuesta a la Violencia, la Casa de Adoración Bahá’í y la Asamblea Espiritual Local de los Bahá’ís de Chicago.

Fotógrafos: Kamāl Atešhi (Kuwait); Jaime Baskin (EE.UU.); Ronald Browne (EE.UU.); Linda DuPuis Rosen (EE.UU.); Brian Gorman (EE.UU.); Nancy Greenman (EE.UU.); Lauren Herrmann (EE.UU.); Edit Kalman (Hungría); Lindsey Lugsch-Tehle (EE.UU.); Nate Mathews (EE.UU.); Ramraj Meetun (Mauricio); Majid Nolley (EE.UU.); June Perkins (Australia); Robert Reddy (EE.UU.); Earle Rowe (EE.UU.); Sholeh Samadani Munion (EE.UU.); Dawn Vogel (EE.UU.); Nancy Wong (EE.UU.)

0 Comentarios

characters remaining