Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Te sientes abrumado con todas las noticias sobre la crisis mundial que recibimos a diario? No eres el único.

En estas últimas semanas, muchas personas me comentaron que han dejado de escuchar noticias porque les producía ansiedad, les deprimía o el nivel del conflicto evidente los ponía de mal humor. Muchas amigas me comentaron que hay muy poca información en las noticias, y más bien mucho comentario negativo sobre a quién asignarle la culpa o quién no está haciendo bien su trabajo. Las imágenes de esta gran tragedia humana mostradas en las noticias también nos pueden llenar de desesperación. Escuchar las noticias en esta coyuntura es importante; pero la actitud y la forma en que estas son presentadas va cobrando una relevancia diferente.

Personalmente, me gusta sentir que estoy informada. Me tranquiliza saber que estoy aprendiendo más ciencia relacionada con el virus y que no estoy siendo ajena a la tragedia humana.

Recientemente tomé un par de cursos informativos en línea de la Organización Mundial de la Salud, y luego encontré sus ruedas de prensa. La OMS, como toda institución humana, no es perfecta, pero su manera de comunicarse es realmente muy especial. Inmediatamente noté el tono planetario y empático, muy diferente a las noticias regionales o internacionales que recibimos a diario. Algo muy interesante es el énfasis en “comunidades” por parte de la OMS. En una de las ruedas de prensa, cuando se les preguntó sobre los países en desarrollo, mencionaron lo fuertes que estos países son en su sentido de “comunidad”, y cómo los fuertes lazos de comunidad y la conciencia del bienestar colectivo son una de las mejores defensas contra el COVID-19. En otra rueda de prensa mencionaron que la humildad y la amabilidad también son herramientas para combatir el virus, e hicieron un llamado a que toda la población haga de su altruismo un regalo para los demás.

Los escritos bahá’ís dicen que “Una lengua amable es el pan del espíritu, reviste de significado las palabras, es fuente de alegría y entendimiento”, y creo que escuchar explicaciones que usen una lengua amable para explicar esta tragedia humana nos puede ayudar a comprenderla mejor.

Hay otras fuentes de noticias que también tienen este marco de amabilidad, empatía y compasión. Hay que buscarlas. Las noticias sobre las actividades de la comunidad bahá’í también nos ayudan a estar al tanto que lo que sucede en el mundo, en todos los aspectos: no solo en los aspectos tristes y conflictivos, sino también en los positivos y esperanzadores.

Es refrescante ver las cosas desde una perspectiva global en estos momentos difíciles. Las agencias que regularmente trabajan en varios continentes comparten un discurso compasivo y amoroso donde las diferentes comunidades son valoradas y tienen algo que aportar. Con tantas voces divisivas en los medios de comunicación, me alegró el corazón escuchar las noticias de la pandemia con tanto compasión como seriedad.

Con el acceso al internet, tenemos la posibilidad de conocer la situación de todo el mundo. Tal vez, al cultivar nuestra visión global, podamos ver cómo otros países y regiones están lidiando con la crisis de una manera diferente, más creativa o más positiva.

 Y, si bien es importante estar al día con las noticias, especialmente en estos momentos, siempre podemos elegir escuchar fuentes que presenten la información con empatía y con base científica, que muestran también los esfuerzos de las comunidades grandes y pequeñas para paliar los sufrimientos de sus hermanos. Aquellas noticias dadas con una lengua amable son, verdaderamente, alimento para el alma.

0 Comentarios

characters remaining