Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Espiritualidad

Ata tu camello, pero confía en Dios

Peter Gyulay | Ago 6, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Peter Gyulay | Ago 6, 2020

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

 «Ata tu camello, pero confía en Dios». El dicho no es exactamente así; el Hadith islámico original – una colección de frases del profeta Muhammad – dice lo contrario: «Confía en Dios, pero ata tu camello». Antes de Muhammad, Hipócrates dijo algo similar: «La oración es buena, pero mientras se invoca a los dioses, el hombre debe echarse una mano». Y la misma idea también se repite en el proverbio: «Invoca a Dios, pero rema lejos de las rocas».

Hipócrates

¿Acaso no es lo mismo que el título de este artículo? Bueno, quizás, pero no exactamente.

Lo que «confía en Dios, pero ata tu camello» significa es que aunque la voluntad de Dios es suprema, todavía tenemos libre albedrío y la responsabilidad de decidir nuestros propios destinos. A mi entender, este consejo fue dirigido a un pueblo que ya confiaba en Dios completamente. Se dieron cuenta de que Él es el más poderoso, el Creador y el controlador de todas las cosas. En comparación con Dios, el individuo es impotente.

Por eso muchos musulmanes usan la frase «Inshallah», si Dios quiere. «Entonces, ¿nos vemos a las 3 p.m.?» pregunta un amigo. «Inshallah», responde el musulmán. Es una expresión del hecho de que aunque hagamos planes, nuestro destino siempre está en manos de Dios.

La forma en que la voluntad de Dios y nuestra voluntad coexisten es una de las paradojas más desconcertantes de la vida. Pero si aceptamos las enseñanzas de las Manifestaciones de Dios -mensajeros divinos como Cristo, Muhammad y Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í- de que tenemos que elegir el bien en lugar del mal, aceptamos este enigma irresoluble y simultáneamente ponemos nuestra confianza en Dios y «atamos nuestros camellos»… o, en estos días, «ponemos seguro nuestros autos». En otras palabras, ponemos nuestras vidas completamente en manos de Dios pero, al mismo tiempo, nos ocupamos de los aspectos prácticos de la vida: cuidar nuestra salud, proteger nuestras posesiones, planificar el futuro. Confiar en Dios no significa ignorar las obligaciones diarias que conforman nuestras vidas.

¿Y qué hay de lo contrario? «Ata tu camello, pero confía en Dios». Mientras que el dicho de Muhammad estaba dirigido a una comunidad que confiaba en Dios con énfasis en «atar su camello», muchos de nosotros no venimos de comunidades que confíen en Dios. Muchos de nosotros hemos sido criados en una sociedad que pone toda la responsabilidad en el individuo, lo que a menudo conduce a un inmenso miedo y ansiedad: » ¿Se lastimarán mis seres queridos en algún accidente? ¿Perderé mi vuelo? ¿Perderé mucho dinero comprando o vendiendo una casa?».

Hace unos 10 años, mi esposa y yo nos mudamos de China a Australia. Lo que hizo que esta mudanza fuera tan difícil fue que mi esposa tenía cuatro meses de embarazo, y yo no tenía un trabajo. A pesar de enviar currículums por todo Sydney, solo podía conseguir un día de trabajo aquí y allá. Como no tenía un trabajo regular, no podía mostrar una hoja de pago a la inmobiliaria, así que no podíamos alquilar un apartamento. Estaba muy estresado. Y para ser sincero, en ese momento, no creo que fuera capaz de confiar en Dios. Pero pronto, conseguí un trabajo estable, encontramos un lugar para vivir, y mi esposa dio a luz a un niño sano. Así que, mirando hacia atrás, no había razón para preocuparse – todo lo que tenía que hacer era hacer mi pequeña parte y confiar en Dios.

Todo en la vida puede ser una gran fuente de preocupación, por lo que confiar en Dios cobra importancia a medida que equilibramos la practicidad con la tranquilidad. Después de hacer nuestra pequeña parte de empacar los pasaportes, ahorrar suficiente dinero en el banco, comer bien y hacer ejercicio, debemos renunciar a nuestra necesidad de tratar de controlar nuestro destino final.

Podemos entregarnos completamente a Dios, confiando plenamente en él. Podemos recordar las palabras de Abdu’l-Bahá, el hijo del fundador y profeta de la fe bahá’í:

No desesperéis, sino más bien sonreíd por la misericordia de vuestro Señor; y no os angustiéis cuando os encontréis con las dificultades y depresiones mundanas, porque ellas pasarán, y vuestra será la inmortalidad durante edades y centurias, épocas y ciclos.

No se trata de entregarnos a Dios, porque ya somos suyos. Se trata de darse cuenta plenamente de este hecho y soltar nuestro control imaginario sobre la vida.

También podría interesarte

Espiritualidad

Exploración espiritual para los ateos

Espiritualidad

Celebrando nuestra diversidad: apagando el fuego de los prejuicios

Espiritualidad

La historia tiene sentido: la evolución social de la humanidad


Comentarios

characters remaining
x
x
¿Quiero ser bahá'í?
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
¿Quiero ser bahá'í?
¿Quiero ser bahá'í?
Cuéntanos un poco sobre ti para poder contactarte con un bahá'í en tu localidad.