Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá‘í. El sitio web oficial de la Fe Bahá‘í es Bahai.org. El sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Mi autismo, mi corazón y mi fe

Victor Kulkosky | Abr 10, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Victor Kulkosky | Abr 10, 2024

Las opiniones expresadas en nuestro contenido pertenecen al autor únicamente, y no representan puntos de vista de autoridad en la Fe Bahá’í.

Soy un poco extraño, un poco diferente. He pasado muchas horas estudiando a las personas como si fueran de otra especie. Tuve que hacerlo porque, según he aprendido, tengo autismo.

Como autista, me he hecho estas preguntas sobre los demás: ¿Cuáles son sus hábitos? ¿Por qué son tan arbitrarios y crueles? ¿Cómo deciden quién está «dentro» y quién «fuera»? ¿Cuándo entro yo en una conversación? ¿Se reirán conmigo o de mí?

Sospecho que las personas sin autismo, las que ahora se conocen como neurotípicas, probablemente no tienen que hacerse este tipo de preguntas. De algún modo, sus instintos les dan las respuestas. Los míos no.

RELACIONADO: Neuro-Divergencia: cuando simplemente no puedes orar

El autismo en pocas palabras

Este no es el lugar adecuado para abordar los complejos y polémicos discursos que giran en torno al autismo que hoy en día causan furor (no es un término demasiado fuerte). En su lugar, intentaré resumir algunas de las características del autismo, con la advertencia de que cada persona autista es diferente y el grado en que una persona muestra y maneja cada rasgo y cómo interactúan varía ampliamente.

Los autistas nos enfrentamos a menudo a retos en las interacciones sociales con personas neurotípicas. Tenemos que esforzarnos más, a menudo sin éxito, para entender los gestos, las expresiones faciales y el lenguaje corporal. El contacto visual nos resulta incómodo, a veces nos tomamos las cosas al pie de la letra y podemos responder de formas que a las personas neurotípicas les resultan desconcertantes o inapropiadas. A menudo nos inquietamos y agitamos en situaciones sociales o somos incapaces de responder.

Muchos autistas parecen sentirse más cómodos con los hechos y la lógica y se inclinan por carreras científicas y tecnológicas, mientras que otros autistas son muy creativos, tienen su propio sentido de la lógica, y se inclinan por las artes.

Yo tengo un pie a cada lado de esta línea divisoria. De niño, me obsesionaban los dinosaurios y la astronomía; en la adolescencia, descubrí las artes. He llegado a pensar que mi mente está programada en HTML, el lenguaje de programación subyacente a gran parte de Internet. Como tal, sigo mis propios enlaces, estableciendo conexiones rápidas pero a veces impredecibles, a menudo dejando a los demás en blanco.

Se ha descrito a los autistas como personas sin emociones y carentes de empatía, pero esto es falso. Sentimos emociones, a menudo intensas, pero puede que nos cueste identificarlas. Como el Sr. Jones de Bob Dylan, somos conscientes de que «algo está pasando», pero no sabemos qué es. (El término médico para esto es alexitimia). Sentimos empatía, pero nos cuesta expresarla, o nuestro sistema nervioso se sobrecarga intentando procesar las emociones y la información sensorial. Puede que nos desconectemos y no respondamos o que simplemente colapsemos.

Una crisis autista no debe confundirse con una rabieta; no es un acto consciente de búsqueda de atención o manipulación, sino una respuesta a una sobrecarga del sistema nervioso. Piensa en una desconexión o una fusión como en un fallo del sistema informático, y te harás una idea.

Autismo y religión

Teniendo en cuenta todo lo anterior, no es de extrañar que los autistas puedan tener relaciones tensas con la fe. Los dogmas y las apelaciones a la tradición rara vez funcionan con nosotros. Las declaraciones de «así son las cosas», «siempre lo hemos hecho así», «el Señor actúa de forma extraña y misteriosa» y «lo entenderás cuando seas mayor» nos incitan a seguir discutiendo hasta que nos hacen callar o, peor aún, nos amenazan o castigan. Muchos autistas acaban retirándose frustrados.

Además, podemos molestar a los neurotípicos con nuestra insistencia contundente y poco diplomática en la verdad tal como la vemos y con nuestra negativa a aceptar una mentira conveniente o socialmente aceptada «porque todos tenemos que vivir en este mundo».

Sin embargo, si desmenuzamos las capas acumuladas de interpretaciones hechas por el hombre y dogmas institucionales, encontraremos lo que podríamos llamar una insistencia autista en la verdad contra toda oposición. La fe llama a los creyentes a defender la verdad a pesar del ridículo, la persecución e incluso la muerte. ¿Cuántos a lo largo de la historia han hecho precisamente eso, negándose a doblegarse ante todas las formas de autoridad, incluidas la Iglesia y el Estado? ¿Cuántos santos, mártires y chivos expiatorios eran autistas?

Entonces, ¿cómo conciliamos las afirmaciones religiosas de la verdad con nuestra insistencia autista en los hechos y la lógica? La respuesta bahá’í es el principio bahá’í básico de la investigación independiente de la verdad. En su Libro de la Certeza, Bahá’u’lláh escribió:

…el hombre nunca tendrá esperanza de alcanzar el conocimiento del Todoglorioso, nunca podrá beber de la corriente del divino conocimiento y sabiduría, nunca podrá entrar en la morada de la inmortalidad, ni tomar del cáliz de la divina cercanía y favor, a menos que deje de considerar las palabras y acciones de los hombres como norma para la verdadera comprensión y reconocimiento de Dios y Sus Profetas.

Al investigar la verdad religiosa, Bahá’u’lláh aconseja a la humanidad que ignore a los llamados «expertos», las autoridades establecidas, los pronunciamientos del clero, el consenso de la multitud y la adhesión a la tradición. Bahá’u’lláh lleva este principio aún más lejos, dando este consejo al «verdadero buscador»:

Debe purgar su pecho, que es el santuario del amor perdurable del Amado, de toda contaminación, y purificar su alma de todo lo que pertenece al agua y arcilla y de todo apego oscuro y efímero. Debe limpiar su corazón tanto que no quede en él ningún vestigio de amor ni odio; no sea que ese amor le incline ciegamente al error o ese odio le aleje de la verdad.

En este caso, la devoción del autista por la verdad tal y como él la ve le exigirá cierta humildad epistémica y, aún dentro de los límites de la razón y la lógica, modificar sus posturas en función de la nueva información. Bahá’u’lláh consagra esa intensa devoción a la verdad con esta sabiduría esencial: «La veracidad es la base de todas las virtudes humanas. Sin la veracidad, el progreso y el buen éxito, en todos los mundos de Dios, son irrealizables para cualquier alma».

Mi propia adhesión imperfecta a la verdad de la revelación de Bahá’u’lláh siguió a mi investigación de la misma. Llevaba mucho tiempo buscando algo que sentía intensamente, pero que no podía identificar, hasta que me golpeó como un trueno una tarde de enero de 1989, una experiencia que podría llamarse un colapso espiritual. Desde entonces, he tenido experiencias de este tipo en varias ocasiones. Ahora puedo identificar mejor la interacción entre los elementos mentales, físicos y espirituales de esas experiencias.

A medida que avanzo, siento más plenamente el dolor y la alienación de las personas autistas y de las personas diferentes en todas las diversas formas de la raza humana. Hemos buscado el amor y la aceptación que creíamos que obtendríamos en las comunidades religiosas, porque las Escrituras decían que debíamos hacerlo, solo para sentirnos mal acogidos, ya que nuestras preguntas impertinentes, nuestras formas diferentes de experimentar el amor de Dios y nuestros comportamientos atípicos no han provocado un compañerismo incondicional, sino, en el mejor de los casos, incomodidad y distanciamiento, y en el peor, condena, intimidación y rechazo, como si fuéramos hijos de Satanás y no de Dios. En épocas menos ilustradas, ¿cuántos de nosotros fuimos torturados y asesinados, en lugar de ser simplemente alienados?

Con un grado inconveniente de franqueza autista, debo decir que a través del amor de Dios que compartimos, todos tenemos mucho que aprender de los demás y mucho que perdonar. Bahá’u’lláh nos dio este mandamiento a todos, independientemente de nuestras diferencias:

¡Oh hijos de los Hombres! ¿No sabéis por qué os hemos creado a todos del mismo polvo? Para que nadie se exalte a sí mismo por encima de otro. Ponderad en todo momento en vuestros corazones cómo fuisteis creados. Puesto que os hemos creado a todos de la misma substancia, os incumbe, del mismo modo, ser como una sola alma, caminar con los mismos pies, comer con la misma boca y habitar en la misma tierra, para que desde lo más íntimo de vuestro ser, mediante vuestros hechos y acciones, se manifiesten los signos de la unicidad y la esencia del desprendimiento. Tal es Mi consejo para vosotros, ¡oh concurso de la luz! Prestad atención a este consejo para que obtengáis el fruto de la santidad del árbol de maravillosa gloria.

Así que la próxima vez que te encuentres con alguien que parezca un poco diferente, recuerda que no todas las personas piensan, sienten o procesan la realidad de la misma manera, sino que todas las personas proceden del Creador.

También podría interesarte

Cómo la espiritualidad puede vencer al pesimismo
Vida

Cómo la espiritualidad puede vencer al pesimismo

¿Te estresan las redes sociales? Aquí tienes cómo afrontarlo
Vida

¿Te estresan las redes sociales? Aquí tienes cómo afrontarlo

¿Qué es lo que da esperanza a la gente por el futuro?
Vida

¿Qué es lo que da esperanza a la gente por el futuro?


Comentarios

characters remaining
x
x
Conecta con los Bahá'ís de tu área
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.