Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Vida

Cómo formamos una familia adoptiva a través de pruebas emocionales y espirituales

Hélène Harper | Ago 27, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Hélène Harper | Ago 27, 2021

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Cuando empecé a salir con mi ahora marido, conocí a su hijo de cuatro años. Todo iba de maravilla. Jugábamos, pasábamos tiempo juntos, veíamos películas. Pero no por mucho tiempo.

Resultó que también estábamos siendo un poco ingenuos con respecto a nuestra aspirante a familia adoptiva.

A medida que Eric y yo nos hacíamos más cercanos y nuestra relación se volvía más seria, surgían nuevas emociones para nosotros. Como un coche de policía que aparece de repente en tu espejo retrovisor, nunca vi venir esos sentimientos. Tampoco lo vio mi marido, ni su hijo.

Nuestra relación se convirtió en un extraño triángulo amoroso:

  • El padre ama a su hijo y a su nueva novia.
  • El hijo ama a papá y se pregunta si empezará a perderlo por ella, ya que la atención de papá ya no es exclusivamente para él.
  • La novia se pregunta si alguna vez será una prioridad y un igual en la vida de su pareja.
  • El padre se pregunta por qué la novia no quiere a su hijo como él.
  • La novia quiere integrarse en su dinámica para dejar de sentirse como una extraña. Se siente como si papá e hijo fueran un todo, y no hay espacio para la novia.
  • El novio empieza a ver a la novia como una madre y comparte las responsabilidades de su hijo.
  • La novia empieza a establecer un vínculo con el niño.
  • El niño empieza a establecer un vínculo con la novia.
  • El niño sigue confundido. A veces quiere que sus padres biológicos vuelvan a estar juntos, a veces está muy contento de tener una nueva madrastra.
  • Y así sucesivamente.

Afortunadamente, esta historia tiene un «en curso» feliz, más que un «final» feliz, ya que todos seguimos vivos y viviendo nuestra vida de familia adoptiva día a día.

Un poco de fe en Dios me ha ayudado a crecer en esta relación. Entiendo por qué recibo estas pruebas, y por qué Eric y mi hijastro también reciben las suyas. Llegan para que podamos crecer, y las enseñanzas bahá’ís me aseguran que nadie soporta pruebas más allá de su capacidad. Bahá’u’lláh, el profeta y fundador de la fe bahá’í, escribió:

[Dios] nunca procederá injustamente con nadie, ni tampoco señalará a las almas una tarea superior a sus capacidades. Él es ciertamente el Compasivo, el Todo Misericordioso.

Y su hijo Abdu’l-Bahá, una de las figuras centrales de la fe bahá’í, dijo:

Los hombres que no sufren no alcanzan la perfección. La planta más podada por los jardineros es la que cuando llegue el verano, tendrá los más bellos capullos y los más abundantes frutos.

Mis pruebas me han ayudado a aprender que es mucho más complicado hacer funcionar una familia adoptiva de lo que cualquiera de nosotros hubiera imaginado. Por mi parte, me aferré durante mucho tiempo a un deseo innato de tener una familia nuclear. Esa era mi imagen de una familia perfecta. Sin embargo, aquí estaba, formando una familia no nuclear. Una cosa es segura: sabía que tenía que hacerlo funcionar.

RELACIONADO: 3 pasos espirituales para construir y mantener la unidad familiar

El hecho de que Eric viniera con un hijo nunca fue una bandera roja para mí. Más bien, fue una prueba para mi crecimiento espiritual – el crecimiento de querer una familia nuclear, a darse cuenta de que una familia es lo que uno hace.

A pesar de los retos, sabía que Eric era el hombre con el que quería casarme. Teníamos que resolverlo y hacer que funcionara, sin peros.

Tipos de familias adoptivas

Investigué un poco online sobre las familias adoptivas y encontré tres tipos: la romántica, la matriarcal y la neotradicional.

El enfoque romántico es más o menos donde empezamos. Pero, por suerte, enseguida nos dimos cuenta de su realidad y supimos que no era un buen camino a seguir. La fase romántica se caracteriza por la creencia del padre biológico de que el padrastro o la madrastra querrá a su hijo de la misma manera que ellos, y por la expectativa de que el niño ame, escuche y se acerque al padrastro o la madrastra como lo hace con el padre biológico. Las parejas que siguen pensando así tienen el mayor índice de divorcios, según las conclusiones de un estudio longitudinal del Dr. James Bray, uno de los padres de la investigación sobre la familia adoptiva.

RELACIONADO: Negativo y Positivo: ¿Cuál es la mejor proporción para una relación?

La familia adoptiva matriarcal tiene menos posibilidades de divorcio Aunque la relación matrimonial puede estar en buen estado, cuando se trata de la crianza de los hijos, existen tensiones entre marido y mujer. La principal característica de la familia adoptiva matriarcal es el papel dominante de la madre biológica. El padrastro no es visto como un padre, sino como el compañero de mamá. No está involucrado en la disciplina, y esto no es necesariamente por su propia elección. Se casan para tener un nuevo matrimonio, no necesariamente una nueva familia.

Por último, está la familia adoptiva neotradicional, que tiene el mayor índice de éxito, caracterizada por parejas que manejan bien el estrés y los retos. Suelen reconocer las dificultades asociadas a una familia adoptiva y aprenden a adaptarse a los cambios que se producen. La pareja se une inicialmente para formar una familia, además de ser una pareja. Afortunadamente, esto es lo que mi nueva familia desarrolló orgánicamente cuando aprendimos a crear vínculos en una familia adoptiva.

Cómo crear una familia adoptiva

Antes de conocer los tipos de familias adoptivas, pedimos ayuda a padres adoptivos, sobre todo a los que tuvieron que tomar clases de paternidad, junto con padres, ancianos y psicólogos. Recibimos excelentes consejos que nos aseguraban que los sentimientos de todos eran normales y formaban parte de un proceso.

Una de las mejores lecciones que recibimos vino de nuestra amiga que había adoptado niños. Nos habló de las actividades que podíamos hacer con mi hijastro para reforzar nuestro vínculo.

También dijo algo que resonó mucho en mi marido: cuando el niño está en nuestra casa, nosotros somos los padres. Mi esposo ya no era un padre soltero, y no tenía que asumir todas las responsabilidades solo, porque yo estaba encantada de compartirlas con él. Aunque parezca una tontería, ser quien ata los zapatos de nuestro hijo o le prepara un sándwich de mantequilla de maní fueron pequeños pasos significativos para los tres.

Nuestra amiga nos recomendó varios tipos de actividades para estrechar lazos: participar en el tiempo de juego, la alimentación, el baño y la hora de dormir. Efectivamente, en cuanto hice esas cosas con nuestro hijo, todos nos unimos más.

Por suerte, recibimos estas sugerencias a los pocos meses de empezar nuestra relación, una coincidencia importante porque para entonces nuestro hijo ya estaba preparado para estos cambios.

Una familia adoptiva incipiente

Me gustaría decirte que todo fue de color de rosa después de eso. Pero la verdad es que no siempre fue fácil. Todos participamos en el proceso de transformación en el que una familia adoptiva aprende a crecer.

Sin embargo, cuando miro el panorama general, me doy cuenta de que cada día estábamos más unidos. Tanto es así, que no mucho después de anunciar nuestros planes de boda a mi hijastro, este entró en casa llamando alegremente: «¡mamá, mamá!». ¡Vaya, no me lo esperaba! Se me derritió el corazón. Llegó a este título para mí por sí mismo.

Pero los obstáculos siguen llegando de vez en cuando. Por ejemplo, ahora, tras más de un año de matrimonio, nuestro hijo sigue diciendo a veces que desearía que su madre y su padre siguieran casados. Otras veces desea que vivamos todos en la misma casa (con su madre biológica, su pareja, Eric y yo) y que no tengamos que separarnos. Otras veces, se acurruca conmigo y me dice que no puede esperar a que tengamos un bebé para poder tener un hermano. Lo más importante es que quiere una hermana.

Lo mejor que podemos hacer por él ahora es ser un buen ejemplo de una relación sana: de consulta, aceptación y amor, pase lo que pase. Nuestro matrimonio no podría funcionar si no fuera porque mi increíble marido es tan abierto, me acoge y me ve como una madre igual.

RELACIONADO: ¿Cómo saber si has encontrado a tu «alma gemela»?

Desde entonces hemos conocido a familias increíbles que también son poco tradicionales. Por ejemplo, una familia que estaba de viaje, recibiendo a su nuevo hijo adoptado, solo para descubrir que ella había quedado embarazada al mismo tiempo. Otras tuvieron primero hijos biológicos y luego adoptados; mientras que otras tuvieron que pasar por tratamientos de fertilidad, algunos que funcionaron, otros que no dieron resultado.

Nuestra historia familiar se ha convertido en la de una familia adoptiva que quiere crecer, sea cual sea la forma que tome. ¿Y sabes qué más? Nuestra historia familiar es la historia de una familia, así de simple. Somos una familia.

También podría interesarte

Vida

Por qué debemos empezar a pensar con una mentalidad beneficiosa para todos

Vida

Abrazando una identidad colectiva en tiempos de crisis

Vida

La dimensión mística de nuestros sueños


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.