Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Religión

Convención Internacional: Elección de la Casa Universal de Justicia

Jaellayna Palmer | Jun 25, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Jaellayna Palmer | Jun 25, 2018

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Mi esposo y yo recientemente celebramos nuestro trigésimo aniversario de bodas. Al reflexionar sobre este hito en mi propia vida, recuerdo dónde y cuándo nos casamos, y un evento muy especial que ocurrió aproximadamente al mismo tiempo.

Un poco de historia: en abril de 1986, viajé a Haifa, Israel, para ser voluntaria en un proyecto de un año en el Centro Mundial Bahá’í. Al final de aquel año, acepté quedarme por otros ocho meses para ayudar con un importante evento que se acercaba: la Convención Internacional Bahá’í. Al final resultó que, durante esos ocho meses, John (también voluntario) y yo nos conocimos y nos casamos. Cuando nos fuimos en 1994, nuestros ocho años en Haifa habían abarcado dos Convenciones Internacionales.

Este evento extraordinario, que se celebra cada cinco años, reúne a los miembros de las Asambleas Espirituales Nacionales de todo el mundo. Durante su estancia en Haifa, los delegados, quienes son elegidos por los bahá’ís en su país de origen, tienen el honor y la responsabilidad de elegir a nueve hombres para servir como miembros de la Casa Universal de Justicia, el órgano de gobierno internacional de la Fe bahá’í.

Bahá’u’lláh confirió autoridad a la Casa Universal de Justicia para ejercer una influencia positiva sobre el bienestar de la humanidad, promover la educación, la paz y la prosperidad mundial, y salvaguardar el honor humano y la posición de la religión. Está encargado de aplicar las enseñanzas bahá’ís a los requisitos de una sociedad en constante evolución y, por lo tanto, está facultado para legislar sobre asuntos que no están explícitamente cubiertos en los Textos Sagrados de la Fe. La guía brindada por la Casa Universal de Justicia asegura la unidad de pensamiento y acción en la comunidad bahá’í a medida que aprende a traducir en realidad la visión de Bahá’u’lláh de una civilización global espiritual y materialmente próspera.

Incluso mientras escribo esto, acaba de ocurrir otra Convención Internacional. Puedo visualizar a miles de delegados, muchos en su vestimenta nativa, que llegan en un colorido remolino de energía vibrante, verdaderamente unidos en amor, servicio, alegría y humildad.

Santuario de Bahá’u’lláh

Santuario de Bahá’u’lláh

En la parte inicial de la Convención, se visitan los Lugares Sagrados en Haifa y Akka. Lo sé de primera mano, debido a que en 1988 y 1993 tuve el privilegio de servir como guía y acompañante de autobús. Recuerdo las diferentes reacciones de los delegados al visitar aquellos lugares que se conectan directamente con la historia de los bahá’ís en Tierra Santa. Por ejemplo, algunos acogen cada sitio con una explosión de energía; algunos tenían una postura reflexiva mientras caminaban lento desde el autobús; algunos se contuvieron, como si se preguntaran si merecían la visita; algunos ayudaron a otros a caminar. De hecho, las muchas formas en que las personas se expresaron tanto física como verbalmente fue una lección para mí como observadora y como su ayudante.

Por fin llegó el día para cumplir el propósito principal de la Convención: la elección de la Casa Universal de Justicia. Con cada nación llamada a votar en orden alfabético, y cada delegado tiene su propio momento para depositar su voto en el escenario del vasto auditorio, el proceso tomó varias horas. Pero el tiempo pasó volando para los observadores como yo que veíamos todo desde el balcón. Me recordó a un desfile de flores, cada una diferente pero una pieza integral de un jardín celestial.

Pensé en el hecho de que hay millones de bahá’ís en todo el mundo. Cada año, a nivel de las bases, elegimos nuestras propias Asambleas Espirituales Locales; también elegimos delegados que a su vez eligen Asambleas Espirituales Nacionales. Finalmente, cada cinco años esos miembros eligen la Casa Universal de Justicia. Ese proceso esencialmente espiritual no se parece ni remotamente a las elecciones como las vemos en la sociedad civil; no hay nominaciones, campañas, partidismo o politiquería.

Shoghi Effendi, el Guardián de la Fe bahá’í y bisnieto de Bahá’u’lláh, aconsejó a los electores:

«… considerar sin ningún rastro de pasión y prejuicio, e independientemente de cualquier consideración material, los nombres de solo aquellos que mejor combinan las cualidades necesarias de lealtad incuestionable, de devoción desinteresada, de una mente bien entrenada, de habilidad reconocida y experiencia madura».  – La Hora Decisiva, p. 157.

En otro día más de la Convención se desarrolló una consulta entre los delegados. Las personas compartieron noticias, hicieron preguntas, hicieron anuncios o buscaron ayuda en una variedad de asuntos. Me fascinó escuchar sus inquietudes y me emocionó enterarme de sus logros.

Nunca olvidaré el día en que se anunciaron los resultados de las elecciones. Cuando se leyeron los nombres de los nueve miembros, los aplausos y aplausos de alegría resonaron en la sala mientras nos levantábamos para saludar y dar la bienvenida a la Casa Universal de Justicia. Algunos habían sido reelectos, y algunos fueron llamados a servir por primera vez. En cualquier caso, sabíamos que habían sido elegidos únicamente por su carácter y capacidad para servir. No habría ganancia personal, ninguna ventaja material. De hecho, a menudo se requiere sacrificio personal. Pero todos ellos servirían como elegidos, enfrentando desafíos y superando lo que la mayoría de nosotros consideraría limitaciones humanas.

Mientras escribo esto, también estoy pensando en el hecho de que cada año dentro de los 12 días de Ridvan, que conmemoran la declaración de Bahá’u’lláh como mensajero de Dios, la Casa Universal de Justicia envía una carta a los bahá’ís del mundo. Siempre amorosa, siempre alentadora y siempre clara en su intención. Me siento tan afortunada de estar conectada con otros y con nuestro organismo de gobierno internacional de una manera tan directa y personal. Cuando llega la carta, esta inspira un deseo renovado de servir y volver a centrarse en lo que se necesita hacer, todo al servicio de la humanidad y del mundo que compartimos.

También podría interesarte

Religión

La Tierra = 1 País y la humanidad sus ciudadanos

Religión

La Fe bahá'í nace

Religión

Cómo las leyes del Bab afectan la vida bahá'í moderna


Comentarios

characters remaining
x
x
How do I become a Baha’i?
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
How do I become a Baha’i?
How do I become a Baha’i?
Get in touch with the Baha’is in your community.