Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Durante mis primeros años como bahá’í, me preguntaba cómo habría sido el aspecto de Bahá’u’lláh, y cómo hubiera sido viajar para visitarlo en la prisión como muchos de los primeros bahá’ís hicieron durante su vida.

Estoy seguro de que este tipo de pensamientos son comunes, no sólo para los bahá’ís, sino para cualquier persona que ama al fundador de su Fe. La gente no puede dejar de preguntarse cómo hubiera sido vivir en los tiempos del mensajero de Dios, haber podido conocer a Moisés o Buda o Jesús o Muhammad. Esos profetas y mensajeros de Dios, según las enseñanzas bahá’ís, brillan con una sola luz:

…los hombres siempre han sido instruidos y guiados por los Profetas de Dios. Todos los Profetas y Mensajeros provienen de un solo Espíritu Santo y son portadores del Mensaje de Dios que conviene a la época en que aparecen. La Luz Única está en Ellos, y Ellos son Uno entre Ellos. – Abdu’l-Bahá, Abdu’l-Bahá en Londres, pág. 06.

Cuando era niño, crecí viendo pinturas de Jesús en las paredes de las iglesias y en las casas de mis compañeros de escuela. Jesús vivió mucho antes de la invención de la cámara y la fotografía, por lo que estas fueron, por supuesto, concepciones de artistas. Al mirarlos, siempre me pregunté si Jesús estaba siendo retratado en la corriente del artista. Normalmente se le pintaba en el centro del primer plano como un hombre alto, de ojos azules y pelo rubio sobre un fondo de gente más oscura. En esas representaciones, Jesús aparecía como si fuera escandinavo o europeo del norte como la mayoría de mis antepasados. Esto era culturalmente poco realista. Jesús nació en una familia judía en un remoto punto del este del Imperio Romano. En Palestina, en esa parte del Levante donde nació, la gente era y es racialmente oscura, tanto en el color de sus ojos como en el de su cabello.

Más tarde descubrí que los artistas de diferentes razas y países tendían a producir retratos de un Jesús con el que se podían identificar. Los artistas blancos pintaron a Jesús de blanco, los artistas negros lo pintaron de negro. Empecé a entender lo engañoso de estos retratos. En muchos sentidos, hacían que el racismo fuera religiosamente justificable en las mentes de algunas personas. Pensé que sería mejor no tener ningún retrato imaginario de Jesús, ni en las paredes de las habitaciones ni en la mente de las personas. Sería mejor reemplazar estos cuadros exteriores e interiores con las palabras y acciones de Jesús. Sería mejor concentrarse en sus enseñanzas, en lugar de dar un falso significado a la imaginación de un artista.

Sin embargo, aún me pregunto cómo lucía Bahá’u’lláh.

Él vivía en una época en la que la fotografía acababa de inventarse, y descubrí que, de hecho, sí existían dos fotografías de Bahá’u’lláh. Los bahá’ís no reproducen ni distribuyen esas fotografías, por lo que más adelante viajaría a visitar Tierra Santa para verlas. Habiendo nacido en 1949, una fotografía era lo más cercano que podía llegar a conocer al propio Bahá’u’lláh.

Para cuando yo nací, ya habían pasado cincuenta y siete años desde que el periodo de vida de Bahá’u’lláh había terminado. Cuando era un joven bahá’í, una parte de mí se lamentaba haber nacido demasiado tarde. Pero entonces empecé a darme cuenta de que incluso si hubiera nacido cien años antes, no habría habido ninguna garantía de que yo hubiera sabido acerca de Bahá’u’lláh, y mucho menos de que lo hubiera conocido.

Sólo unas pocas personas que vivieron durante su vida escucharon acerca de Bahá’u’lláh, y sólo algunos de ellos lo conocieron. Lamentablemente, sólo unos pocos de los que realmente lo conocieron lo reconocieron como un mensajero de Dios. Esto es lo mismo que sucedió durante la vida de Jesús; muy pocas personas lo reconocieron como el tan esperado Cristo.

En mi país natal de los Estados Unidos, la primera mención de la Fe Bahá’í ocurrió en 1893 en una presentación en la Exposición Colombina Mundial en Chicago – el año después de la muerte de Bahá’u’lláh. Tres años más tarde, el primer estadounidense, Thornton Chase, se convirtió en un bahá’í.

Todo esto me hizo darme cuenta de que toma tiempo para que la noticia de la existencia del mensajero de Dios se difunda. Fue lo mismo durante la vida de Jesús -poca gente fuera de Judea, Galilea y Samaria conocía su existencia, y relativamente poca gente dentro de esas tres regiones se levantó realmente para seguirlo. El cristianismo tardó siglos en llegar a las costas de América. Dependiendo de si se lee la historia irlandesa, vikinga o española, fue en el año 554, 1121 o 1497 d.C. antes de que los primeros cristianos cruzaran el Atlántico hacia América del Norte, y no fue hasta 1.500 años después de la muerte de Jesús que un primer nativo americano anónimo se convirtió en cristiano.

Así que leí vorazmente todo lo que pude acerca de Bahá’u’lláh, tratando de aprender más acerca del fundador de mi Fe.

La lectura de biografías sobre la vida de Bahá’u’lláh respondió a muchas preguntas sobre cómo era estar vivo durante su vida, pero en 1967 tuve el privilegio de conocer a alguien que realmente había conocido a Bahá’u’lláh personalmente. Esto era historia viva. Se llamaba Tarazu’llah Samandari y en ese momento era probablemente una de las últimas personas vivas en haber estado en presencia de Bahá’u’lláh. El padre del Sr. Samandari había sido uno de los diecinueve apóstoles de Bahá’u’lláh, y de joven su hijo había viajado por tierra desde su natal Persia hasta Akka, Palestina, para conocerlo.

Cuando me enteré de que el Sr. Samandari se iba a quedar unos días en    Los Ángeles, pedí aventones a dedo y caminé durante tres días desde Apple Valley para conocerlo. No tenía dinero para un transporte más rápido. No me sorprendió encontrar la habitación llena de compañeros bahá’ís cuando llegué. Parecía que muchos de nosotros habíamos tenido la misma idea. Todos habíamos reconocido que esta era una oportunidad que no volvería a presentarse, era como conocer a uno de los hijos de los apóstoles cristianos, Simón, Pedro o Felipe, los niños que podrían haber conocido a Jesús.

Esta serie de ensayos es una adaptación del libro de Joseph Roy Sheppherd Los elementos de la fe bahá’í, con el permiso de su viuda Jan Sheppherd.

0 Comentarios

characters remaining