Inspired
by the
Baha’i Faith
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í. El sitio web oficial de la Fe Bahá’í es Bahai.org y el sitio web oficial de los bahá’ís de los Estados Unidos es Bahai.us.
ENTENDIDO
Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.
¿Quiero ser bahá'í?
Ciencia

Dándole un nombre al 2020

Hugh Locke | Ene 28, 2021

PARTE 2 IN SERIES Cambiando la trayectoria actual de la humanidad

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

¿Interesado en otros temas?

Tenemos algo para todos
Hugh Locke | Ene 28, 2021

PARTE 2 IN SERIES Cambiando la trayectoria actual de la humanidad

Las opiniones y puntos de vista expresados en este artículo pertenecen al autor únicamente, y no necesariamente reflejan la opinión de BahaiTeachings.org o de alguna institución de la Fe Bahá'í.

Al tratar de resumir el año 2020, se me ocurren palabras como sísmico, sin precedentes y trágico, pero todas ellas se quedan cortas para captar la magnitud de lo que estamos viviendo como comunidad mundial.

Es posible que usted tenga algunas palabras que le gustaría asociar a este duro año -algunas de ellas probablemente imposibles de expresar aquí-, pero me gustaría proponer la invocación de un término que, aunque no es exactamente del lenguaje común, capta este momento verdaderamente único.

La palabra en cuestión es «época» y el diccionario Merriam-Webster dice que se refiere a «un período iniciado o desencadenado por alguna cualidad, cambio o serie de acontecimientos significativos o llamativos». Entre los nombres de épocas anteriores se encuentran la Edad Media, el Renacimiento y la Ilustración. Lo que estamos viviendo en este momento es ciertamente digno de una época, por lo que enmarcar nuestro caos actual en estos términos ayuda a dar forma a lo que de otro modo puede parecer amorfo y apocalíptico.

Aclaremos que la palabra época tiene dos definiciones distintas. Lo descrito anteriormente se refiere a las épocas históricas. Las épocas geológicas, en cambio, se definen por las pruebas en las capas de roca y se miden en millones de años, con nombres como Mioceno y Jurásico Medio.

Entonces, ¿por qué mencionar ambas cosas a la vez, dado que nunca ocurren simultáneamente? De hecho, en toda la historia de la humanidad, las nuevas épocas geológicas e históricas nunca han sido concurrentes, es decir, hasta ahora.

Empecemos por las capas de roca. Llevamos algo más de 11.500 años de Holoceno, la época geológica que se suponía que iba a durar varios milenios. Sin embargo, el químico atmosférico holandés Paul Crutzen, ganador del Premio Nobel, propuso en el año 2000 una teoría, actualmente bien aceptada entre sus colegas científicos, según la cual ya hemos comenzado una nueva época, con millones de años de antelación. La denominó «Antropoceno», refiriéndose con «antrop» al impacto humano en el medio ambiente a través de la contaminación, las emisiones de combustibles fósiles y gases de efecto invernadero, la destrucción del hábitat y la extinción de plantas y animales.

La hipótesis de Crutzen -que la actividad humana en los aproximadamente 200 años transcurridos desde la Revolución Industrial es de tal envergadura que ya está siendo registrada en las capas rocosas de la Tierra- define por tanto una nueva época geológica. (Hay que señalar que no todo el mundo en la comunidad científica está de acuerdo, y que el nombre de Antropoceno aún no ha sido adoptado oficialmente por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas, el organismo rector de la geología mundial).

Un nuevo artículo publicado en la revista científica Nature refuerza el argumento de Crutzen. Los autores fijan el año 2020 como el año en que los materiales fabricados por el hombre (como el hormigón, el asfalto, el plástico y el metal) superarán a todos los seres vivos de la Tierra, la biomasa que incluye todas las plantas, animales, insectos, hongos y seres humanos. Está claro que los autores no esperaban el mencionado reconocimiento oficial del nombre cuando escribieron: «… la empresa humana da una caracterización cuantitativa y simbólica basada en la masa de la época inducida por el hombre del Antropoceno».

La época histórica correspondiente que está tomando forma actualmente es tan nueva que aún no tiene un nombre reconocido. Cuando se le dé un nombre, creo que el zeitgeist de la época -los atributos espirituales, intelectuales y culturales únicos por los que será conocida- invocará la unidad de alguna manera. Ese nombre final debería hacer referencia, y probablemente lo hará, al momento de la historia en el que nos dispusimos a reorganizarnos como especie utilizando la unidad como principio central y trascendente, tal y como indican las enseñanzas bahá’ís en este extracto de una charla que Abdu’l-Bahá, el hijo y sucesor de Bahá’u’lláh, dio en la Universidad de Columbia en 1912:

Todas las Manifestaciones divinas han proclamado la unidad de Dios y la unidad de la humanidad. Enseñaron que los hombres deben amarse y ayudarse mutuamente para poder progresar. Ahora si este concepto de la religión es verdad, su principio esencial es la unidad de la humanidad. La verdad fundamental de Las Manifestaciones es la paz. Esto subyace en toda religión, en toda justicia. El propósito divino es que los hombres vivan en unidad, concordia y acuerdo y se amen el uno al otro. Considerad las virtudes del mundo humano y comprended que la unidad de la humanidad es el fundamento primario de todas ellas. Leed el Evangelio y los otros Libros Sagrados. Encontraréis que sus principios son uno y el mismo. Por tanto, la unidad es la verdad esencial de la religión y, cuando así es entendida, abarca todas las virtudes del mundo humano.

Navegando en la doble época

La nueva época de la unidad reconoce que, por defecto, más que por diseño, la humanidad funciona ahora como una comunidad global extendida, integrada e interdependiente.

El problema es que carecemos de una forma eficaz de gobierno global para gestionar esa comunidad. La ausencia de una respuesta mundial coordinada a la pandemia de coronavirus, como un solo ejemplo, ha roto la ilusión de que la humanidad puede gestionar eficazmente sus propios asuntos tal y como están las cosas. La combinación de soluciones ad hoc, unidas con el equivalente diplomático de la cinta adhesiva y los trozos de cuerda, no funciona, y ha provocado la enfermedad y la muerte de millones de seres humanos.

Existe un apoyo generalizado al cambio, incluso en ausencia de un nuevo modelo de gobernanza al que adherirse. Una encuesta realizada este verano por el Pew Research Center en 14 países reveló que muchos creen que una mayor cooperación mundial podría haber reducido el número de víctimas de Covid-19. La misma encuesta reveló un fuerte apoyo a tener en cuenta los intereses de otros países, incluso si esto requiere un consenso.

La actual ausencia de una acción coordinada y colectiva a nivel internacional significa que problemas localizados y manejables pueden escalar, a veces en cuestión de meses como en el caso de la pandemia de coronavirus, y convertirse rápidamente en algo mundial. Cada crisis posterior sobrecarga y erosiona aún más una estructura de gobernanza ya inadecuada, haciéndola aún menos capaz de responder al siguiente problema antes de que se convierta en una crisis.

Dejando a un lado este clásico escenario de Catch-22, otro enfoque es aplicar el adagio de que se necesita una crisis para provocar el cambio. Desde este punto de vista, deberíamos buscar iniciativas positivas y puntos de inflexión en las respuestas a nuestra actual panoplia de crisis mundiales.

En este último marco conceptual, el cambio no procede necesariamente de los gobiernos o de las instituciones internacionales existentes. En cambio, gran parte del cambio real está siendo liderado por los esfuerzos individuales creativos de pensadores y artistas innovadores, diversos movimientos populares, programas innovadores de desarrollo social y económico, nuevas formas de ayuda humanitaria y el liderazgo de la comunidad empresarial.

Ninguna de estas iniciativas ha cambiado todavía la forma fundamental en que la comunidad internacional lleva a cabo sus asuntos, pero todas buscan, de una forma u otra, definir nuevas normas y soluciones internacionales que trasciendan las fronteras nacionales, al tiempo que reconocen una diversidad de respuestas a nivel nacional y regional. Todas dependen de un compromiso amplio y multisectorial, que representa un reflejo más fiel de lo que somos como familia humana, en contraste con nuestros gobiernos electos, cada vez más divisivos.

Dos de estas respuestas a la crisis, en particular, creo que son la clave para un reordenamiento global más amplio: el nuevo movimiento popular liderado por Estados Unidos para erradicar el racismo sistémico y la mayor urgencia de los esfuerzos mundiales para combatir el cambio climático. En los dos últimos ensayos de esta serie, analizaremos estas dos cuestiones cruciales y examinaremos algunas de las soluciones aportadas por la Fe bahá’í y la diversa comunidad mundial que ha construido con éxito.

También podría interesarte

Ciencia

Nuestro planeta tierra: ¿Reciente o antiguo?

Ciencia

La física cuántica: Puente entre la ciencia y la religión

Ciencia

Sanación y salud: de lo científico a lo espiritual


Comentarios

characters remaining
x
x
Connect with Baha’is in your area
¡Bienvenido!
¿Cuál es su nombre?
Gracias my friend Nos gustaría contactarte con algún bahá'í de tu localidad, ¿de dónde eres?
¡Muchas gracias! ¿Cómo podrían contactarte?
To put you in touch with a Baha’i in your area who can answer your questions, we would like to kindly ask for a few details about yourself.
Connect with Baha’is in your area
Connect with Baha’is in your area
Get in touch with the Baha’is in your community.